juicio del 'caso palau'

Dos empresarios reconocen haber facturado al Palau trabajos prestados a Convergència

Se falsificaron presuntamente 15 facturas por un valor de casi un millón de euros con cargo al Palau de servicios que empresas como Altraforma y Hispart hicieron para CDC en campañas electorales

Foto: A la derecha, Pedro Buenaventura junto al también exdirectivo de Ferrovial Juan Elizaga. (Efe)
A la derecha, Pedro Buenaventura junto al también exdirectivo de Ferrovial Juan Elizaga. (Efe)

Se crearon facturas falsas con cargo al Palau de la Música de servicios realizados a Convergència. Así lo ha confirmado en el juicio del caso Palau el que fuera presidente de la agencia de publicidad Altraforma, Miguel Giménez-Salinas, que ha reconocido que su empresa emitió tres facturas por trabajos realizados en campañas electorales de Convergéncia a través del Palau de la Música. Dichas facturas eran falsas "para aparentar que eran trabajos en el Palau" y cada una de ellas tenía un importe aproximado de 60.000 euros.

Giménez-Salinas ha desvelado que en 2006 y 2007 recibió varias llamadas desde CDC en las que le pidieron que falsificara los conceptos de dichas facturas para cargarlos a la cuenta de la institución cultural. Y así lo hizo, ha dicho, alegando que "nosotros lo que queríamos era cobrar". Este empresario no sabe quién era el cargo de Convergència que hizo estas llamadas ya que de esas gestiones se encargaba la directora financiera de su empresa, que ha fallecido. "Dentro de mi ignorancia fui algo frívolo en aceptar ese método de pago", ha dicho ante el juez.

Esta versión también la ha corroborado el empresario de Hispart -dedicada al montaje audiovisual-, Juan Manuel Parra, que ha ido un paso más allá al confirmar que su empresa hizo 13 facturas de varios trabajos por una cuantía de más 825.000 euros para la campaña electoral de CDC en las elecciones generales de 2004 que fueron facturados íntegramente al Palau por mandato del extesorero de CDC Carles Torrent, al que sustituyó tras su fallecimiento Daniel Osàcar. De todo ello, ha dicho, eran conocedores tanto el expresidente del Palau de la Música, Fèlix Millet, y su mano derecha, Jordi Montull.

Ferrovial y la adjudicación de obra pública

El que fuera exdirector territorial de Ferrovial en Barcelona, Pedro Buenaventura, ha negado durante la sesión de este viernes que se realizaran adjudicaciones ilícitas a la constructora a cambio de comisiones a la antigua Convergènciaaunque ha admitido que el director de zona de Cataluña de Ferrovial, Rafael Puig-Pey le comentó que el expresidente del Palau de la Música, Fèlix Millet, tenía "contactos" que les podrían ayudar a conseguir obras en la Generalitat. Sobre las donaciones al Palau, que ascendieron a más de 11 millones de euros, ha apuntado que se hicieron únicamente como parte del patrocinio por "el prestigio" y "el plus" que esta entidad cultural daba a Ferrovial. "Tener en catálogo una obra como el Palau te abre miles de puertas de otros edificios emblemáticos", ha relatado ante el juez.

Buenaventura, que se enfrenta a cuatro años y medio de cárcel por delitos de tráfico de influencias y administración desleal, ha negado haber presionado a través de una carta a Fèlix Millet para que Ferrovial recibiera adjudicaciones después de que en 2010 el Consorcio del Palau de la Música entregara al juez un fax donde la constructora pedía ayuda al exnúmero dos del Palau, Jordi Montull, para conseguir licitaciones. Además, en una anotación de una de las agendas incautadas había una nota en la que se especificaba una reunión entre el extesorero de CDC, Daniel Osàcar, y un responsable de Ferrovial. Tiempo después, a Ferrovial se le adjudicó la construcción de un nuevo pabellón en Sant Cugat del Vallès por un importe de 4.176.019 euros. "No es por menospreciarla, pero una obra de cuatro millones con una facturación de 4.500 millones...", ha dicho Buenaventura, que considera que esta adjudicación no fue ilícita.

[Lea aquí: 'El extraño fallo de memoria del extesorero de CDC ante el juez']

Siguiendo los pasos marcados por Ferrovial, que ha negado a través de un comunicado haber recibido trato de favor en la adjudicación en Cataluña, Buenaventura ha negado "rotundamente" pagos a CDC como han confesado Fèlix Millet y Jordi Montull así como cualquier tipo de reunión con Daniel Osàcar ni con su predecesor Carles Torrent. Lo que sí ha reconocido el exdirector de Ferrovial en Barcelona son sus muchos encuentros en el Palau con Millet para abordar cuestiones como las obras de remodelación en el Pala y la construcción del Petit Palau y pero que, una vez terminaron -con más de dos años de retraso- dejaron de reunirse.

Presiones de Millet para aportar más dinero

Sobre el motivo por el que Ferrovial triplicó las aportaciones al Palau de la Música entre 2001 y 2002 de 600.000 euros a cerca de 1,7 millones, Buenaventura no ha sabido justificarlas aunque ha confirmado al fiscal Emilio Sánchez Ulled la cifra de 11 millones de euros dados a esta institución cultural desde 1992. "Las donaciones se hacían para ganar visibilidad en Cataluña donde apenas teníamos negocio", ha confesado para advertir que Ferrovial no era una empresa que "tuviera muchas adjudicaciones" en la Generalitat. Aun así, la constructora consiguió en los años que se están investigando dos adjudicaciones importantes: la línea 9 del metro de Barcelona y la construcción de la Ciudad de la Justicia de Barcelona, precisamente donde se está celebrando el juicio del caso Palau.

Buenaventura también ha admitido que Millet era muy insistente y "presionaba" para que Ferrovial aportara más a los convenios de patrocinio porque aseguraba que el Palau tenía déficit o necesidad de liquidez para promocionar sus conciertos y eventos. Sobre una carta del expresidente de la institución pidiéndole que resolviera una problema por un pago porque estaban quedando muy mal al no poder atender "los compromisos que tenemos adquiridos y tú ya conoces", Buenaventura ha indicado que se trataba, una vez más, de temas de patrocinio y planificación de conciertos.

Misma línea que Buenaventura ha seguido el que fuera director de Relaciones Institucionales e I+D+i de Ferrovial, Juan Elizaga, que ha afirmado que "nunca escuché nada de obra pública" y que el patrocinio servía para mejorar la imagen de la constructora.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios