Nada apunta a la inhabilitación por parte del Constitucional

El independentismo especula con una Forcadell mártir para movilizar la Diada

Pese a la insistencia desde Cataluña con el tema, el TC se ha ido de vacaciones. Y el debate político en Madrid pivota tan sólo alrededor de la cuestión de la investidura de Mariano Rajoy

Foto: Carme Forcadell (d), Oriol Junqueras (c) y Neus Munté (i) lideran una manifestación contra la suspensión de las leyes catalanas. (EFE)
Carme Forcadell (d), Oriol Junqueras (c) y Neus Munté (i) lideran una manifestación contra la suspensión de las leyes catalanas. (EFE)

Nada hace pensar en una inhabilitación de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, por parte del Tribunal Constitucional. Fuentes jurídicas de Madrid aseguran que ni el presidente del alto tribunal, Francisco Pérez de los Cobos, ni el resto del pleno se van a precipitar en su decisión. Ni tampoco nada apunta en este momento a que la decisión vaya a suponer la inhabilitación de Forcadell. El Tribunal Constitucional (TC) se ha ido de vacaciones. Y el debate político en Madrid pivota alrededor de la investidura de Mariano Rajoy. Pero, mientras, el independentismo se ha movilizado en los medios en Cataluña advirtiendo del nuevo agravio que supondría una improbable inhabilitación. Fuentes políticas soberanistas apuntan a la necesidad de movilizar a la sociedad catalana cara a la Diada del 11 de septiembre.

Entre estas voces agoreras se encuentran la portavoz de la Generalitat, Neus Munté; los predecesores de Forcadell en el cargo: Joan Rigol, Ernest Benach y Núria de Gispert, o el senador de ERC, Santi Vidal. Todo para crear en la opinión pública una tensión inexistente, que en Madrid no ha pasado de alguna editorial pidiendo contundencia contra la presidenta de la cámara catalana.

Una gran 'estelada' cubre a un río de manifestantes en la Diada de 2015. (Reuters)
Una gran 'estelada' cubre a un río de manifestantes en la Diada de 2015. (Reuters)

El despliegue mediático coincide con una movilización del 11-S diferente que la de otros años. Hay 50.000 voluntarios inscritos para cinco manifestaciones que se repartirán por toda Cataluña, según los datos de la propia Assemblea Nacional de Catalunya (ANC). Son la mitad de los que había el año pasado por las mismas fechas. Algunas fuentes vinculan esta voluntad de convertir a Forcadell en una mártir “avant la lettre” a la necesidad de compensar una cierta desmovilización social.

Sin embargo, las fuentes jurídicas de Madrid apuntan a que Forcadell no peligra. Primero porque Pérez de los Cobos es tan conservador como prudente. Segundo porque se quiere mantener la unanimidad, incluyendo los cuatro magistrados progresistas, dos de los cuales son catalanes – Encarnació Roca y Juan Antonio Xiol–, tal y como han marcado directrices políticas del Congreso. Por tanto, con la prioridad de mantener la unanimidad y el apoyo del PSOE en este tema, la inhabilitación de Forcadell queda prácticamente descartada.

Jugar con el calendario

Por el contrario, Pérez Cobos pretende enfriar el tema. Para ello no habrá prisa, ya que el TC puede demorarse todo lo que quiera una vez que Carme Forcadell  y el resto de la Mesa del Parlament haya podido presentar alegaciones. Septiembre podrá pasar sin problemas y hasta octubre el pleno del alto tribunal no se pronunciará.

Para qué precipitarse en inhabilitar a Forcadell si a lo mejor la CUP acaba antes con todo. Hasta el próximo mes octubre no es previsible que el TC se pronuncie

Así, por un lado pasarán las elecciones vascas y gallegas. Si Arnaldo Otegi saca un resultado pobre, Forcadell saldrá debilitada, ya que fue su principal avalista al recibirlo en el Parlament. Del mismo modo, si el presidente catalán Carles Puigdemont no pasa la cuestión de confianza del 28 de septiembre, la cámara catalana tendrá que disolverse. Así que para qué precipitarse en inhabilitar a Forcadell si a lo mejor la CUP acaba antes con todo. Hasta el próximo mes octubre no es previsible que el TC se pronuncie.

Multa

Lo más probable es una multa. Con las nuevas atribuciones que el PP dio al TC en 2015, el tribunal tiene potestad penal para sancionar por desobediencia a Carme Forcadell y otros cargos públicos. Las multas pueden ser de hasta 30.000 euros. La reforma se hizo en contra del criterio de Pérez Cobos y de otros miembros de peso del Constitucional, según explican fuentes jurídicas.

Las competencias del TC están muy regladas. Por ejemplo, para hablar con propiedad el TC no puede inhabilitar a Forcadell. En realidad su competencia se limita a poder apartarla del cargo de manera preventiva y pedir que se abra la vía penal para que sea el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) quien sí inhabilite a Forcadell. Tampoco está claro, por la falta de precedentes, si en este hipotético caso, Forcadell podría seguir siendo diputada. En todo caso, esta opción es la más improbable en este momento, por más que desde el independentismo se quiera enarbolar la imagen de una Forcadell en la hoguera para animar a un movimiento que lleva más de un año viviendo más de los errores ajenos que de los aciertos propios.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios