en san cugat y a propuesta de CDC

Concejales de ERC y la CUP logran una subida de sueldo del 46% tras quejarse

Las dos ediles independentistas pasarán a cobrar 35.000 euros y el ayuntamiento pagará la Seguridad Social gracias a una iniciativa de CDC... cuyos votos necesita

Foto: La alcaldesa de Sant Cugat del Vallés, Mercè Conesa. (EFE)
La alcaldesa de Sant Cugat del Vallés, Mercè Conesa. (EFE)

Independentistas, sí. Pero la pela es la pela. En Cataluña, hay quien apuesta decidida y radicalmente por la independencia, pero mientras esta llega, no está de más un 'salario digno' y la correspondiente cotización a la Seguridad Social, aunque sea la española. Y si esa remuneración proviene del erario público, mejor. Eso es lo que piensan en Sant Cugat del Vallès, localidad rayana con Barcelona y durante mucho tiempo la ciudad catalana más grande gobernada por CiU y auténtica referencia a nivel político. Su actual alcaldesa, Mercè Conesa, es también la presidenta de la Diputación de Barcelona. El año pasado ganó las elecciones, al obtener más de 13.500 votos y 11 concejales (el ayuntamiento tiene 25 ediles), frente a los cuatro de la CUP, los tres de Ciutadans y ERC, dos de  ICV, uno del PSC y uno del PP. Con el apoyo de los independentistas, Conesa gobierna en solitario y sin sobresaltos.

Al pleno de este lunes, Conesa llevó una moción “sobre la modificación del cuadro económico de retribuciones, indemnizaciones a miembros del consistorio y grupos municipales y determinación a efectos económicos del régimen de dedicación en las áreas de responsabilidad política”. Un pomposo nombre para una sencilla iniciativa: la de subir el sueldo de 24.000 a 35.000 euros anuales a determinados concejales de la oposición. O, lo que es lo mismo, aumentar el salario un 45,83%. Casi nada.

Mapa de ubicación

Los 24.000 euros anuales que los concejales de la oposición cobraban hasta ahora, y que provienen exclusivamente de dietas, fueron pactados al principio de la legislatura entre todos los grupos. En el año que ha transcurrido desde las municipales, sin embargo, algo parece haber cambiado, y de ahí la presión independentista sobre la alcaldesa para remunerar a los portavoces de la oposición. El salto cuantitativo en los salarios es importante, sobre todo, porque en él entra la cotización a la Seguridad Social, lo que no ocurre con los concejales que no tienen dedicación exclusiva. El ayuntamiento, pues, no solo aumenta el salario de los concejales sino que además paga la Seguridad Social de los mismos, cuando los concejales de la oposición que no son portavoces han de pagarse la Seguridad Social de su bolsillo, bien cotizando como autónomos o a través de sus respectivas empresas.

Lo curioso es que la moción no fue llevada a pleno por ninguno de los grupos de la oposición, sino por la alcaldía. “En realidad, tanto ERC como la CUP fueron los que pidieron poder cobrar. En Sant Cugat, como en la mayoría de poblaciones catalanas, el cargo de concejal de la oposición no es remunerado. En ciudades de un cierto tamaño, solo reciben sueldo por dedicación exclusiva los concejales del partido de gobierno y que están obligados a dedicación exclusiva”, explican a El Confidencial fuentes del consistorio de Sant Cugat.

La moción de Conesa

Y es que en la junta de portavoces, los representantes de los dos partidos independentistas exigieron “un salario digno y cotizar a la Seguridad Social”. Así, en la propuesta de acuerdos a llevar al pleno, se hizo consignar la opción de que los portavoces de los grupos municipales de la oposición pueden acogerse al régimen de dedicación exclusiva y cobrar 35.000 euros brutos anuales. Otra cosa es si una localidad como Sant Cugat debe diferenciarse del resto de localidades similares y establecer un salario fijo para esos concejales.

La alcaldesa de Sant Cugat del Vallés, Mercè Conesa. (EFE)
La alcaldesa de Sant Cugat del Vallés, Mercè Conesa. (EFE)

Para los que no tengan dedicación exclusiva, se prevén diferentes dietas: 500 euros por asistencia a pleno; 540 euros por asistencia a plenos extraordinarios; 470 euros por asistencia a comisiones informativas (con un máximo de dos comisiones); 350 euros por asistencia a junta de portavoces, y 300 euros por asistencia a la Comisión Informativa Especial de Cuentas. Por estos conceptos, un concejal puede cobrar al año hasta casi 24.000 euros brutos.

La decisión implica que se ha de variar el presupuesto municipal aprobado. Y para ello, según una moción de la propia alcaldesa, esta ha asumido “el compromiso de incorporar las dotaciones económicas complementarias en los términos y cuantía que pueda hacer falta en el Presupuesto Municipal General a través de un expediente de modificación de crédito”.

Entre los beneficiados por la iniciativa de CDC se encuentran la republicana Mireia Ingla, que fue candidata al senado por ERC en Barcelona, pero que no resultó elegida, y Núria Gibert, que casi con toda probabilidad integrará la próxima cúpula de la CUP, que en pocos días renovará su secretariado. Gibert figura en la candidatura que promueve el exdiputado Quim Arrufat para hacerse con el control de la formación anticapitalista.

La propuesta de aumento salarial contó con el voto a favor de CiU, de la CUP, de ERC y de ICV. Ciutadans votó en contra y PSC y PP se abstuvieron. En otras palabras: los 20 concejales alineados con el ‘procés’ fueron los que apoyaron la original propuesta de Mercè Conesa.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios