este domingo ELIGE NUEVA CÚPULA

‘Agujero’ en las cuentas de la ANC: culpa de sus pérdidas al Estado español y a Hacienda

La entidad que ha hecho de punta de lanza del independentismo en Cataluña ha perdido más de cien mil euros en su último ejercicio y ha señalado a responsables externos

Foto: Manifestación ante la Delegación del Gobierno de Barcelona convocada por la ANC. (EFE)
Manifestación ante la Delegación del Gobierno de Barcelona convocada por la ANC. (EFE)

El Estado español es el causante del déficit de la Asamblea Nacional Catalana (ANC). Así lo recoge el informe económico de esta entidad, que este domingo celebra una asamblea general ordinaria en Manresa para aprobar las cuentas del último año, elegir una nueva cúpula directiva y detallar la hoja de ruta del próximo año. Según los balances de pérdidas y ganancias, la ANC tuvo un ‘agujero’ el último ejercicio de 132.049 euros, lo que contrasta con el superávit del año anterior, cuando obtuvo unos beneficios de más de 1,3 millones.

Estas pérdidas se debieron, según explica el informe, a “diferentes actuaciones del Estado”, que supusieron “pagos de más de 245.000 euros, lo que explica el déficit después de impuestos de 132.000”. En el detalle de las cuentas que presentará a la asamblea general especifica que casi 167.000 euros corresponden a impuestos diversos que ha tenido que pagar al Estado, al Impuesto de Sociedades y a los “ajustes de los ejercicios anteriores resultantes de la inspección de Hacienda”. Otra partida bajo el epígrafe de “resultados financieros” corresponde, según explica en los balances, a “intereses de Hacienda” y asciende a otros 9.959 euros. Y anota otros 140.000 euros pertenecientes a tributos, que incluyen “el ajuste del IVA de ejercicios anteriores resultante de la inspección de Hacienda”.

Por otra parte, una partida de 83.696 euros corresponde a una sanción de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD). Esta estableció tres sanciones a la ANC y a Òmnium Cultural por vulnerar la Ley Orgánica de Protección de Datos al crear un fichero donde se detallaban las afinidades ideológicas de los catalanes durante una macroencuesta del año 2014 que estaba incluida en la campaña ‘Ara és l’hora’ (‘Ahora es la hora’). La macroencuesta estaba realizada semanas antes de la consulta del 9 de noviembre de 2014.

Carme Forcadell presidió hasta 2015 la ANC. (EFE)
Carme Forcadell presidió hasta 2015 la ANC. (EFE)

Durante el otoño de 2014, casi una veintena de personas habían denunciado a la ANC. En las denuncias, muy similares, se detallaba que “sin perjuicio del camuflaje ‘festivo’ que se califica dicha actividad [la confección del fichero], por este denunciante hay el convencimiento, y en cualquier caso existe el riesgo evidente, que dicha acción tenga como fin el establecer una ‘lista negra’ por motivos ideológicos, distinguiendo los titulares de los domicilios y sus habitantes entre afectos y no afectos a un eventual proceso de independencia de Cataluña”. El 8 de octubre de 2014, Ciutadans presentó una denuncia formal en términos similares, advirtiendo de que “se finge una encuesta y se recopilan datos personales mediante artificio o engaño”. Señalaba también la denuncia de Ciutadans que “lejos de perseguir realizar una encuesta para obtener y tratar informaciones de contenido estadístico, desde un principio se reconoció que esta iniciativa perseguía crear una enorme base de datos con las personas afectas a la independencia”.

Tres sanciones

El 16 de octubre, Vox presentó una demanda similar en la que, siguiendo los argumentos de C’s, destacaba que “con la encuesta, a través de las respuestas, se trata de deducir la orientación o el sentimiento nacionalista o no del encuestado. Al mismo se le llega a preguntar al final si irá a votar. Y se le piden sus datos personales: nombre, dirección, teléfono y correo. Y como se realiza ‘puerta a puerta’, visitando directamente los hogares, hasta la recepción hostil a la encuesta puede quedar registrada”.

También fue sancionada la ANC por haber permitido una fuga de información tras descubrir El Confidencial que se podía acceder a los datos de los afiliados de la entidad a través de internet. La ANC negó en un primer momento que ello fuese cierto y, ante la evidencia, se justificó señalando que lo que había filtrado Anonymous Cataluña era un documento para controlar a los afiliados durante la asamblea general ordinaria de 2014. Sin embargo, a pesar de sus desmentidos, lo cierto es que el listado de socios era accesible a través de internet.

La AEPD determinó multar con 240.000 euros a la entidad (200.000 por la macroencuesta y 40.000 por el fallo del fichero de socios) y con otros 200.000 a Òmnium Cultural, que contribuyó y se benefició también del listado de la macroencuesta.

LA ANC ha sido uno de los motores de la movilización independentista en Cataluña. (EFE)
LA ANC ha sido uno de los motores de la movilización independentista en Cataluña. (EFE)

Las cuentas detallan también que las cuotas de socios ascendieron a más de 1,6 millones de euros, mientras que las donaciones llegaron a una cifra similar y los ingresos por 'merchandising', a 1,2 millones. Por autocares, la ANC recaudó 664.517 euros (los precios de los billetes que pagaron los usuarios para asistir a actos). En el capítulo de gastos, consigna más de 880.000 euros en transportes y 1,3 millones en gastos de las campañas del 11 de septiembre del año pasado y de las elecciones  autonómicas del 27 de septiembre. A proveedores externos, pagó otros 1,2 millones; a servicios profesionales independientes, más de 158.000 euros; a arrendamientos, más de 282.000 euros; y a gastos de personal, 411.889 euros.

Subirá la cuota de 2016

La ANC tiene también una partida, al margen de los gastos de las campañas del 11-S y del 27-S que es la aportación oficial de la Asamblea a la campaña unitaria para celebrar la Diada de 2015 (11S), en la que participó activamente y se estrenó en campaña electoral la nueva marca Junts pel Sí (JxS). La aportación monetaria de la ANC ascendió a 488.954 euros.

Las deudas con las Administraciones públicas de la ANC se dispararon en el 2015: en el 14, esas deudas ascendían a algo más de 9.000 euros: el año pasado, llegaron a casi 194.000 euros. Las deudas a corto plazo también se dispararon de 22.000 a 187.000 euros, mientras que los débitos a acreedores comerciales pasaron de 323.000 a 276.000 euros.

Para 2016, los números son mucho más reducidos que el año pasado: prevé ingresos por cuotas de socios por 1,7 millones y gastos de arrendamiento por 113.000 euros, mientras que los servicios profesionales independientes se verán reducidos a 108.000 euros, las compras de actividad de servicios externos, a 272.000 euros, la impresión de material a 135.000 euros y los gastos corrientes de actos, a 402.000 euros. Para el próximo ejercicio, la ANC espera subir la cuota un euro y con ese excedente recaudar casi 49.000 euros, que se destinarían a financiar campañas.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios