SU RENUNCIA A 'PRESIDENT' LE REFUERZA EN EL PARTIDO

Mas ya tiene nueva prioridad: desactivar la rebelión interna de sus barones

El haber perdido el pulso con la CUP y haber tenido que renunciar a la Presidencia del Gobierno "ha dado a Mas un empujón hacia arriba. Al final, su salida de la Generalitat le beneficia en grado sumo”

Foto:  El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, habla por teléfono en el interior del Parlament. (EFE)
El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, habla por teléfono en el interior del Parlament. (EFE)

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Artur Mas dedicará los próximos meses a desactivar la rebelión interna de los barones de su partido, dispuestos a plantarle cara para reconducir la estrategia y variar la hoja de ruta independentista, retrotrayendo Convergència a sus posicionamientos autonomistas de las últimas décadas.

Fuentes internas de CDC señalan a El Confidencial que, a pesar de que pueda parecer lo contrario, el haber perdido el pulso con la CUP y haber tenido que renunciar a la Presidencia del Gobierno “ha dado a Mas un empujón hacia arriba. Al final, su salida de la Generalitat le beneficia en grado sumo”.

Mas ya tiene nueva prioridad: desactivar la rebelión interna de sus barones

Este beneficio se da en un doble sentido: primero, porque de cara al exterior ha querido dar la sensación de que ha sido él el artífice del cambio de candidato, cuando en realidad fue una opción impuesta, dado que su sustitución se había apalabrado a sus espaldas. Sin embargo, su aparato de propaganda ha insistido en que su gesto de dar un paso atrás para que otro ocupe su lugar lo ha hecho “en beneficio del país”. La verdad es que o daba ese paso o tenía que ir a elecciones. Y además, se tendría que presentar en solitario. Las encuestas de que disponía le daban menos de una veintena de diputados (CiU tenía 62 en 2010), lo que hubiese supuesto una humillación, porque lo relegaban al cuarto puesto en el 'ranking' de partidos.

El segundo beneficio es que ahora podrá recomponer Convergència y prepararla para el futuro. “Ahora, los críticos lo tienen más difícil. Felip Puig se ha quedado fuera del Gobierno (deja la Consejería de Empresa y Empleo), Santi Vila ya no se puede postular como el sucesor (pasa de consejero de Territorio a consejero de Cultura) y Germà Gordó, consejero de Justicia, se queda como diputado simple. Por tanto, están todos los potenciales rivales neutralizados y él tiene las manos libres para hacer lo que quiera en los próximos meses”, señala una de las fuentes consultadas.

El expresidente de la Generalitat Artur Mas. (Reuters)
El expresidente de la Generalitat Artur Mas. (Reuters)

Mas tiene mucho trabajo por delante. “El partido está muy desanimado”, admite otra fuente. Y pone como ejemplo el mensaje de Año Nuevo enviado a la militancia el pasado 3 de enero. Se trata de un vídeo de poco más de un minuto y medio que, tras una mezcla de imágenes de las últimas movilizaciones y de la actividad institucional desarrollada por el ‘expresident’, termina con un corto mensaje de un Artur Mas en mangas de camisa, sin corbata y en blanco y negro. A última hora de la tarde de ayer, el vídeo solo había sido visionado por 1.757 personas, lo que da una idea “de la desidia que impera en el partido, cuando en un momento tan delicado como este no interesa a la militancia el mensaje que le pueda hacer llegar su líder”.

En CDC creen que Mas dejará también próximamente su acta de diputado en el Parlamento autonómico para poder dedicarse con más intensidad a su labor dentro del partido. Y subrayan que con el solo anuncio de su retirada de la Presidencia de la Generalitat “ya tiene mucho ganado” para superar el descontento. “Es verdad que ha habido un cierto abandono de las cuestiones internas de Convergència, pero era porque la situación política le exigía una dedicación especial. Los tres meses de negociaciones para la investidura han sido muy duros, y Mas ha estado volcado exclusivamente en ese proceso. Pero ahora podrá desquitarse y dedicarse exclusivamente a recomponer CDC”.

“A los barones les resultará mucho más difícil ahora hacerse con CDC porque Mas está a por todas y ellos no tienen ya ni siquiera cargos de peso en el partido“

La misma fuente añade que “la salida del Govern ha dado une nueva dimensión a su figura. Para empezar, a ver quién es capaz de plantarle cara ahora, con los principales críticos arrinconados”. Además, cuenta con el apoyo incondicional de los principales dirigentes: Josep Rull, Jordi Turull y Lluís Corominas son su guardia de corps, los mandos que le rinden obediencia ciega. Esta terna ha sido también el tridente que negoció a cara de perro con la CUP las condiciones de la investidura. Ellos fueron los artífices de las condiciones del plan de choque que los radicales impusieron para dar su visto bueno al nuevo Gobierno.

“Artur Mas parte en esta nueva etapa con muchas ventajas. La principal es que tiene las manos libres para maniobrar a su antojo. Y la otra es que controla los resortes del partido, por lo que le puede resultar relativamente fácil mantener el control. A los barones les resultará mucho más difícil ahora hacerse con CDC porque Mas está a por todas y ellos no tienen ya ni siquiera cargos de peso ni en el partido ni en la Administración”, zanjan las fuentes. De este modo, en el congreso que Convergència celebrará en el mes de abril, Mas podrá presentar un plan de acción y una hoja de ruta a su medida, con un único objetivo: que CDC se recupere y esté en condiciones de afrontar unas elecciones autonómicas en 18 meses. Solo habrá que ver si llega a tiempo de reanimar al partido.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios