La influencia de Mas en el ejecutivo, a prueba

Puigdemont se encontrará un Gobierno de la Generalitat ya pactado por Artur Mas

Carles Puigdemont ha sido nombrado el 130º presidente catalán, pero a costa de asumir como propio el Ejecutivo que ya habían pactado hace días Artur Mas y el líder de ERC, Oriol Junqueras

Foto: Carles Puigdemont, junto a Artur Mas. (Reuters)
Carles Puigdemont, junto a Artur Mas. (Reuters)

Carles Puigdemont será el primer presidente de la Generalitat que ni forma Gobierno ni pacta su configuración: se lo darán todo hecho. Puigdemont ha sido nombrado el 130º presidente catalán pero a costa de asumir como propio el Ejecutivo que ya habían pactado hace días Artur Mas y el líder de ERC, Oriol Junqueras.

El Gobierno contará con dos vicepresidencias: una económica, que encabezará Junqueras, y otra social, al frente de la cual estará la actual portavoz en funciones, Neus Munté. El tercer hombre fuerte del nuevo Gobierno catalán será Raül Romeva, persona de confianza de Junqueras que ocupará un departamento de nueva creación: Asuntos Exteriores, según fuentes de CDC.

Junqueras dirigirá la Conselleria de Economía y a su vicepresidencia deberán rendir cuentas cuatro 'consellers': tres de ERC -Agricultura, Trabajo y Empresa- y otro de CDC, que según informó TV3 será Josep Rull, diputado, coordinador general de la formación convergente y persona de confianza de Mas en el partido. Presumiblemente, Rull ocupará la Conselleria de Territori i Sostenibilitat, equivalente a Obras Públicas. La titular de Tabajo sería la exsindicalista de UGT de Girona Dolors Bassa.

[Así le contamos en directo la investidura]

Tanto las presencias en el Govern de Puigdemont de Rull y de Neus Munté configuran la esencia de un Gobierno 'masista', igual que el que haya una persona de la plena confianza de Mas en Ensenyament, la exconsejera de Governació Meritxell Borràs.

Los termómetros de la independencia

A corto plazo, la independencia que estará en duda no será la de Cataluña sino la del propio Puigdemont respecto al hombre que asegura haberlo escogido, Artur Mas, quien aspira a convertirse en el Xabier Arzalluz de Cataluña. Y como el Gobierno ya está configurado, la prueba del nueve del margen de maniobra del que puede gozar Puigdemont se reflejará en la continuidad de dos personas en el seno de la Conselleria de Presidencia.

El primero es Jordi Baiget, secretario del Govern, especialista en leyes y una persona del círculo más estrecho de Artur Mas en los últimos días. Más cercano, incluso, que el propio David Madí. El segundo es Jordi Vilajoana, secretario general de la Presidencia, amigo personal de Artur Mas y otro de sus más próximos colaboradores.

Oriol Junqueras, Carles Puigdemont y Marta Rovira. (EFE)
Oriol Junqueras, Carles Puigdemont y Marta Rovira. (EFE)

Si Baiget y Vilajoana continúan en sus puestos, el nuevo Gobierno de Carles Puigdemont podrá ser tan independentista sobre el papel como dependiente en la realidad de la voluntad de Artur Mas, quien dirigirá la obra de gobierno, ya sea desde la sede de CDC en Còrsega, ya sea desde su escaño en el Parlament.

En cambio, si Puigdemont configura su propia guardia de corps de confianza al menos en Presidencia, entonces todavía podría esperarse ver una acción política con personalidad propia. Pero por ahora Mas quiere gobernar a través de un mando a distancia. Y además, si al final todo fracasa, la culpa será de otro, tal y como ocurrió con Raül Romeva como líder de Junts Pel Sí. Por la firmeza que mostró Carles Puigdemont en sus réplicas en el debate de investidura, Mas a lo mejor no lo tiene fácil.

Artur Mas quiere dirigir la Generalitat por control remoto. La solidez mostrada por Puigdemont ayer en el Parlament puede ser que no se lo ponga fácil

Sin consejeros de su confianza y rodeado por el núcleo duro de Artur Mas, el nuevo Gobierno solo sería una prolongación del anterior, por mucho que haya cambiado su máximo titular. Eso sí, el nuevo presidente es mucho más de derechas que Artur Mas y matizará las tentaciones socialdemócratas que habían teñido los últimos movimientos del ya expresidente. Algo que puede servirle a CDC para recuperar sus bases sociales tradicionales y que cuando vayan pasando los meses irá dejando a la CUP en muy mala posición ante sus votantes.

Elecciones en 2018

Según fuentes de la formación convergente, Artur Mas pretende que Puigdemont sea presidente hasta 2018, el tiempo que precisa para refundar CDC con una ideología liberal, independentista y socialcristiana. Puigdemont será el escaparate perfecto para esto. Pero eso obligará a forzar el periodo de 18 meses al que la CUP espera limitar esta legislatura.

Entre los nuevos 'consellers' estarán Santi Vila, también de Girona, que dejará Territori para pasar a Cultura, también por un pacto personal con Artur Mas. Igual que Jordi Jané, que se había garantizado con el presidente saliente continuar como 'conseller' de Interior. Otro nuevo 'conseller' sería el exsocialista Toni Comín, que ocuparía Sanidad. Por tanto, la CUP habría cobrado más cabezas que la de Mas, entre otras las de Felip Puig (Empresa y Ocupación) y Boí Ruiz (Sanidad), ambos considerados bestias pardas de la agrupación anticapitalista. Pero difícilmente se dará una gestión diferenciada de la del actual Gobierno.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios