El PP quiere un 'pacto constitucional' en Cataluña con PSC como el del País Vasco
  1. España
  2. Cataluña
PARA DESALOJAR A LOS INDEPENDENTISTAS

El PP quiere un 'pacto constitucional' en Cataluña con PSC como el del País Vasco

El PP mueve ficha en Cataluña con el objetivo de alertar de que hay vida más allá del independentismo y de que los antiindependentistas también existen

Foto: La líder de los Populares en Cataluña, Alicia Sánchez Camacho. (Efe)
La líder de los Populares en Cataluña, Alicia Sánchez Camacho. (Efe)

Ante la posibilidad de que Convergència i Unió (CiU) y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) puedan llegar a un acuerdo con el que establecer una gran coalición independentista, el PP ha comenzado a mover ficha con el objetivo de alertar de que hay vida más allá del independentismo y de que los antiindependentistas también existen. La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, lo dejó claro este viernes ante dirigentes de su partido, a los que reunió en el Museo de Historia de Barcelona con motivo de un acto de conmemoración del 36º aniversario de la Constitución.

“Son ya tres generaciones de catalanes que han vivido con nuestra Constitución, que nos da el mayor autogobierno que nunca ha tenido Cataluña. Es una historia de éxito que los independentistas pretenden ahora arrebatarnos, intentando imponer un pensamiento único”, dijo la dirigente popular a los suyos. Pero luego dejó caer su mensaje, el verdadero leitmotiv del acto: “Estamos ante un gran reto: liderar la mayoría constitucional. Seremos alternativa de Gobierno en Cataluña, seria y comprometida con la unidad y la convivencia. Lo tenemos que liderar nosotros. Los complejos del PSC no le permiten defender España y a Ciutadans le interesa más ganar votos que defender la unidad”.

Un alto dirigente popular señala a El Confidencial que “María Dolores de Cospedal ya habló de una gran coalición que no se pretende que sea preelectoral, sino postelectoral. Y aquí en Cataluña parece que sólo los independentistas se mueven. Nada más lejos de la realidad. El mensaje que intenta dar Alicia es que no nos tenemos que resignar, que hay otra opción”. Frente a las críticas de la dirigente a PSC y Ciutadans, sin embargo, consideran que entran dentro del juego político. Lo importante, enfatizan, es que “en estos momentos, es necesario enviar el mensaje de que los constitucionalistas nos movemos y de que necesitamos a PSC y a Ciutadans para hacer posible esa nueva mayoría, porque nosotros solos no podemos. Por tanto, no nos tenemos que resignar a ser gobernados por el independentismo y entre todos podemos darle la vuelta a la situación. Y lo más lógico sería que nos apoyásemos los partidos que defendemos la Constitución”, dice a este diario un miembro de la cúpula del PP catalán.

En su alocución, Sánchez-Camacho llamó a reforzar el pacto constitucional y criticó “las concesiones que el PSOE quiere hacer a los independentistas”. Sin embargo, en Cataluña la situación es diferente. “Este jueves, los socialistas celebraron con entusiasmo el Día de la Constitución y eso es un síntoma de que el PSC está en la línea del constitucionalismo. De ahí que sea necesario el mensaje lanzado por Alicia, explica un dirigente de la cúpula del PP. Se refiere al acto de homenaje a la Carta Magna organizado por Sociedad Civil Catalana (SCC), al que acudió la plana mayor del PSC: Miquel Iceta, Assumpta Escarp, Esther Niubó, José Montilla, Pere Navarro y Maurici Lucena, entre otros.

Dispuestos a pactar

Ante ello, aseguran en la cúpula popular, “estamos dispuestos a movernos y a negociar lo que sea para que no haya un nuevo Gobierno independentista en la Generalitat. Para nosotros, en estos momentos, lo prioritario es que se visualice el voto de PP y de PSOE como una alternativa real de Gobierno en Cataluña. Lo óptimo sería una fórmula como la que se dio en el País Vasco, donde gobernaron los socialistas con el apoyo de los populares. En Cataluña debería ser posible una opción de estas características, incluso con el apoyo de otras fuerzas políticas, como C’s, antes de que haya un nuevo tripartito o un nuevo Ejecutivo independentista”.

Pero subrayan que todo depende “de la calle que tome el PSC”. Reconocen que no ha habido contactos en este sentido pero que, en todo caso, en lo que trabaja el PP es en hacer posible que pueda haber una mayoría no independentista en la comunidad. Todo pasa por esa mayoría y, en ese caso, el PP no tendría inconveniente en dar su apoyo a un socialista (y exigiría lo contrario en caso de obtener más votos que el PSC) para presidir la Generalitat, antes de volver a tener a un Artur Mas o un Oriol Junqueras.

Las buenas intenciones de los populares, sin embargo, chocan con la realidad. Los sondeos vaticinan un importante bajón del PP y un también importante descenso de los socialistas, aunque apuntan a un ascenso sin precedentes de Ciutadans, que se podría situar como cuarta fuerza política tras ERC, CiU y Podemos. Las tres fuerzas constitucionalistas, sin embargo, podrían quedar bastante parejas en escaños, aunque la suma de todos sus diputados no llegaría ni a la cincuentena (la mayoría absoluta se sitúa en los 68). El gran reto de PP y PSC es evitar la fuga de votos (se les van hacia C’s y hacia Podemos), aunque subrayan que cualquier alianza se debería hablar en clave postelectoral para apoyar un Gobierno autonómico no independentista. Y también resulta muy difícil que el partido de Pablo Iglesias (al que algunas encuestas sitúan en tercera posición, a pesar de que tradicionalmente PP y PSC tienen mucho voto oculto) pueda apoyar un bloque constitucionalista donde figure el PP. Antes preferiría continuar como oposición aunque gobierne un independentista.

PSC Política Oriol Junqueras Independentismo
El redactor recomienda