EL SOCIÓLOGO CARDÚS, TAMBIÉN SONDEADO

Mas ‘toca’ al economista Sala i Martín para formar su Gobierno hacia la independencia

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, sigue moviendo ficha para preparar el “tramo final” del proceso hacia la independencia que quiere pilotar en persona

Foto: Xavier Sala i Martín
Xavier Sala i Martín

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, sigue moviendo ficha para preparar el “tramo final” del proceso hacia la independencia que quiere pilotar en persona. Lo importante es no pararse, avanzar, llevar la iniciativa. Y ya ha sondeado varios nombres para integrar su Gobierno, que llevará a la secesión.

Son nombres concretos que deberían realizar ese “sacrificio” y abandonar sus actividades profesionales durante año y medio “en beneficio del país”. Entre ellos destacan, según ha podido saber El Confidencial, el del sociólogo Salvador Cardús y el del economista Xavier Sala i Martín, que ya sonó como posible consejero de Economía en el primer Gobierno de Artur Mas en 2010. A ambos se les sondeó para conocer su disponibilidad para formar parte del próximo Gobierno y, en principio, dejaron la puerta abierta a esa posibilidad.

Para completar la lista, se considera importante que también puedan incorporarse “algún consejero de la etapa del tripartito, algún empresario con peso y algún intelectual de la izquierda radical”. Con ello, se abarcaría un abanico ideológico muy grande, lo que le daría una pátina de transversalidad necesaria para captar votos en todos los segmentos del espectro político.

La intención de Mas es, ante todo, no dejarse arrebatar el timón de la nave que le lleva hacia la tierra prometida, Ítaca. Su plan, desvelado la pasada semana, es conseguir una candidatura unitaria independentista para, de ese modo, convocar unas elecciones autonómicas que los soberanistas pretenden convertir en “plebiscitarias”, concurriendo esa candidatura con un programa en el que sólo existe un punto: la proclamación de la independencia. Si la lista resulta ganadora, formaría un Gobierno que tendría que ultimar las estructuras de Estado” necesarias para la independencia, redactar una constitución y convocar “elecciones constituyentes” 18 meses más tarde, o sea, en 2016, para la proclamación definitiva de la independencia.

La portavoz de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), Mercé Conesa. (EFE)
La portavoz de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), Mercé Conesa. (EFE)

La portavoz de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), Mercè Conesa, ya dio por sentado ayer que no se entendería que Artur Mas no encabezase esa candidatura unitaria, aunque el president ya advirtió la pasada semana de que los integrantes de la lista en estas “plebiscitarias” no podrían presentarse en las “constituyentes”, a las cuales concurrirían ya los partidos individualmente. Y él está dispuesto a “realizar ese sacrificio”. O sea, a ser el candidato ahora y renunciar a lo que considera que sería el primer presidente de la Cataluña independiente. Un sacrificio, afirma, que hace por el bien del país.

En el entorno de Mas, se asegura que en ese periodo se quiere contar con un plantel de “personalidades” independientes que destaquen en sus respectivos ámbitos. “Se trataría de constituir un verdadero Gobierno de los mejores, que fue lo que Mas quiso hacer en las últimas legislaturas, en cuyo intento fracasó. Además, se ha de visualizar en lo posible que no haya muchas de estas personalidades ligadas a un partido determinado e incluso ha de dejar patente su transversalidad”, explican las fuentes consultadas.

La cautela de ERC

En Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), no obstante, no quieren oír hablar de nombres. “Tenemos que hablar del ahora qué más que del ahora quién”, matizó ayer Anna Simó, portavoz de la formación republicana. “Lo que tenemos que hacer es sentarnos a hablar de una hoja de ruta común”, subrayó. Luego ya vendrá hablar de los nombres que integren la candidatura.

La portavoz de ERC, Anna Simó. (EFE)
La portavoz de ERC, Anna Simó. (EFE)

De hecho, el presidente de Esquerra, Oriol Junqueras, desvelará hoy su hoja de ruta, una semana después de que lo hiciera Artur Mas. Lo que dirá el líder republicano se mantiene en el más estricto secreto, aunque se rumorea que el president conoce sus líneas maestras o, de lo contrario, no asistiría para evitar una  “ducha escocesa” como la que él le dio a Junqueras en la presentación de su hoja de ruta la semana pasada, subrayan estas fuentes. El día de su discurso, un Junqueras con semblante muy serio compartía primera fila con medio Gobierno y con los líderes de Convergència, pero no aplaudió la intervención del president cuando desveló su hoja de ruta.

Mas, pues, encabezará la delegación de Convergència al acto de Junqueras y le acompañará la cúpula de su partido: el coordinador general, Josep Rull, el presidente del grupo parlamentario, Jordi Turull, y la portavoz, Mercè Conesa. De hecho, la asistencia de Mas es una señal de que Convergència está dispuesta a acometer renuncias a cambio de llegar a un acuerdo en la candidatura unitaria. “Debemos dejar de lado la lucha partidista y centrarnos ahora en esta parte del proceso. Luego ya vendrán elecciones donde se presentarán los partidos individualmente. Y en CDC estamos dispuestos a hacer las renuncias que sean necesarias, aunque exigimos que los demás también las hagan y estén dispuestos a asumir los mismos riesgos que nosotros”, asegura a este diario un alto dirigente convergente. Entre esas renuncias figura, dicen, dejar por el camino su “principal activo”, que es Artur Mas.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
56 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios