ERC, de acuerdo con la convocatoria de elecciones

Mas empieza a recabar apoyos de la ANC para su 'lista país' a las plebiscitarias

Pere Pugès, uno de los fundadores de la ANC, urgió a Artur Mas a que convoque lecciones plebiscitarias cuanto antes. “Corremos el riesgo de estrellarnos”.

Foto: El secretario general de UDC, Ramon Espadaler; el presidente de Convergència, Artur Mas; y el vicesecretario de organización, Lluís Corominas. (EFE)
El secretario general de UDC, Ramon Espadaler; el presidente de Convergència, Artur Mas; y el vicesecretario de organización, Lluís Corominas. (EFE)

Pere Pugès, uno de los fundadores de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), miembro del secretariado permanente de esta entidad y responsable de política y relaciones externas, urgió ayer al presidente catalán, Artur Mas, a que convoque lecciones plebiscitarias cuanto antes. “Si no hacemos las elecciones en febrero del 2015, nos vamos al 2016 y corremos el riesgo de estrellarnos”. El dirigente separatista, que es una de las personas con más peso dentro de la organización, reclamaba también una candidatura única independentista: “Ya fallamos en las europeas para hacer una lista unitaria y los partidos tienen las municipales para marcar perfil propio”, subrayó.

Pugès se mostró especialmente sensible con el tema de la candidatura única que los partidos del bloque soberanista miran de reojo porque su coinfección levantará ampollas. En este sentido, el fundador de la ANC se dijo partidario de “dos listas unitarias”, una de los partidos prosistema y otra de los antisistema (o sea, la CUP). Y la de los prosistema, “sólo puede ser presidida por el presidente Mas, ya que de lo contrario no se entendería”. Además, en esa lista, los partidos sólo deben poner a sus respectivos líderes: el resto serían miembros de la “sociedad civil”. O sea, de las organizaciones que han liderado las movilizaciones de los últimos años.

Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), por su parte, sólo ve dos caminos para solventar la actual situación de Cataluña: o bien celebrar un referéndum pactado con el Gobierno central o la convocatoria de elecciones “plebiscitarias”.  En ambos casos, la meta es lograr la independencia de Cataluña. Josep Rull, coordinador general de CDC, afirmó ayer, tras la reunión del comité de dirección de Convergència, que ambas vías son necesarias para conseguir sus objetivos.

Cataluña, el día después

Vídeo: Cataluña, el día después

 

El primer camino ya se ha iniciado y su punto culminante es una carta que el presidente catalán, Artur Mas, enviará inmediatamente al presidente español, Mariano Rajoy, pidiéndole la materialización de ese referéndum en esta legislatura.

Esta iniciativa es una condición sine qua non para poder echar mano del plan B, que es el de las “elecciones plebiscitarias, con todo lo que ello conlleva”. Estos comicios hace tiempo que se han convertido en la única alternativa viable de Artur Mas. De hecho, según manifestaron a El Confidencial fuentes del propio Ejecutivo catalán, son el auténtico plan B del president.

Desde el Palau de la Generalitat se espera que el Gobierno central mueva ficha y ofrezca algo con lo que iniciar un diálogo. De lo contrario, se afirma desde las filas convergentes, a Mas no le queda más remedio que radicalizar su discurso y echarse en brazos de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). Y eso lleva otra amenaza implícita: la posibilidad de plantear una declaración unilateral de independencia.

Rajoy y Mas, condenados a entenderse tras la consulta

Vídeo: Rajoy y Mas, condenados a entenderse tras la consulta

 

El secretario general de CiU, Ramon Espadaler, señaló a última hora de la tarde de ayer, tras la reunión del comité ejecutivo de la federación nacionalista: “Pedimos al presidente Rajoy menos tribunales, menos fiscalías y más política, lo que quiere decir más propuestas, más diálogo, más capacidad de entender lo que pasa en Cataluña. Trabajaremos para que el Gobierno central entienda de una vez la necesidad de dar una salida democrática, que quiere decir votando y acordada”. Para Espadaler, “para la gente de CiU, la voluntad de ser de este pueblo no pasa por los tribunales ni por la desobediencia, sino por continuar haciendo las cosas bien, con solidez y firmeza”.

Una estrategia como la de ERC y la ANC

Pero a Convergència, en realidad, ya no le interesan ni siquiera los tempos, porque sabe que se encontrará con la negativa del Ejecutivo central. Lo sabía antes, cuando Mas se empeñaba en convocar la consulta, y lo sabe ahora. Por eso, su mirada está puesta en el día después de las elecciones.

La estrategia de Artur Mas es copiada de la que aplicó ERC y la ANC durante los últimos años: quiere quemar etapas proponiendo distintas alternativas al Gobierno central y que este las rechace todas para “cargarse de razones y legitimidad ante la comunidad internacional”. De ese modo, espera justificar “cualquier” decisión futura de los nacionalistas aunque suponga forzar la legalidad vigente.

En Esquerra están de acuerdo con la convocatoria de elecciones. Su secretaria general, Marta Rovira, señaló ayer que, en el 9-N, "ganó de forma rotunda la independencia, ya que una mayoría de ciudadanos manifestó su confianza en la construcción de un nuevo país”. Los republicanos entienden que “la ciudadanía nos dio un mensaje y un mandato político muy claro. Hemos de abrir un proceso constituyente, protagonizado por la ciudadanía, que nos lleve a la construcción de un nuevo Estado”.

Y eso que todos habían insistido antes de la jornada que de ella, tal y como estaba planteada y por las nulas garantías democráticas que ofrecía, no podía salir ningún mandato democrático. Pero la política, además de extraños compañeros de cama también produce, en ocasiones, paradojas como esta. Y aferrarse al resultado de este domingo para legitimar la propia hoja de ruta es una estrategia que dice muy poco de la transparencia y el talante democrático de los partidos. Aun así, los republicanos quieren abrir conversaciones con los demás partidos del bloque soberanista para valorar el “mandato democrático” de la pseudoconsulta del 9-N.

Ahora, pues, se abocan todos a un escenario donde sólo la independencia es posible. La propia presidenta de la ANC, Carme Forcadell, lo afirmaba ayer por Twitter: “Hoy, 10N, iniciamos una nueva etapa, una revolución democrática para construir, con más fuerza que nunca, una república catalana de todos y para todos”. Y otro mensaje de la Asamblea rezaba: “¡Felicitémonos por la jornada de ayer! Hemos demostrado que somos soberanos. ¡Hoy continuamos trabajando por la independencia!”.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
43 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios