ACTO UNITARIO DEL 12-0

Los antiindependentistas 'llenan' Barcelona para denunciar ‘el proceso’

Miles de personas se citaron esta mañana en la plaza de Cataluña de Barcelona en una manifestación convocada por Sociedad Civil Catalana (SCC)

Unas 38.000 personas, según datos municipales, se citaron esta mañana en la plaza de Cataluña de Barcelona en una manifestación convocada por Sociedad Civil Catalana (SCC), que contó con el apoyo de PP, Ciutadans y UPyD. “Existe una absoluta diversidad ideológica en este acto. Hay muchas banderas españolas, catalanas e incluso republicanas. Además, cuenta con dirigentes tanto de la derecha como socialistas, que han venido a título particular”, señaló a El Confidencial el exdiputado José Domingo, uno de los organizadores del evento. El lema del acto era, precisamente, La España de todos.

No pretendía ser una movilización contra nadie. “Nosotros hacemos nuestros actos y reivindicamos la pluralidad. Estamos en contra del proceso alocado al que nos condenan los nacionalistas y lanzamos un mensaje de solidaridad con el resto de España”, añade Domingo. Nada equiparable, pues, a las manifestaciones independentistas, que congregan a cientos de miles de ciudadanos y a las que apoya no sólo el aparato ultramovilizado de los partidos soberanistas, sino inclusotas maquinarias del Gobierno catalán y de los ayuntamientos en manos de partidos nacionalistas o independentistas.

Por su parte, Rafael Arenas, portavoz de SCC señaló a este diario que “este acto forma parte de una trilogía, que se basa en tres fechas clave: 11 de septiembre,12 de octubre y 6 de diciembre. El 11 de septiembre [Diada nacional catalana] es la fecha en que Cataluña asume como propias todas las culturas; y el 12 de octubre es la fiesta en que España ha de ver como riqueza la pluralidad de culturas que tiene, y no como un problema. Esta manifestación nos debe permitir transmitir un mensaje de que hay una España plural. Y lo que no queremos es competir con manifestaciones de otros signos”. Arenas subraya también que desde SCC “no creemos que haya referéndum, porque es ilegal. La realidad se acaba imponiendo”.

La mayoría silenciosa, en la callle

De manera parecida se expresa el diputado y dirigente de UPyD Toni Cantó. “Me siento orgulloso de pertenecer a una mayoría cada vez menos silenciosa. Juntos seremos más y mejores”, explicó Cantó a El Confidencial. “Nosotros denunciamos la Cataluña y la España de la corrupción, la mentira, el despilfarro y la mala gestión. Queremos una España distinta”, añadió. El actor subrayó también que no pretende competir con las grandes manifestaciones independentistas “porque no pretendemos competir con los que se saltan la ley” y enfatizó que “Artur Mas quiere hurtar al resto de España el derecho a decidir y no estamos dispuestos a permitir que nos robe ese derecho”.

Elecciones anticipadas

El presidente de Ciutadans, Albert Rivera, advirtió al presidente catalán que “el juego se ha acabado. Mas debe abandonar. Necesitamos un Gobierno que reconstruya la Cataluña democrática. Para Mas, el enemigo es España, pero el verdadero enemigo son la crisis económica, la corrupción y la pobreza”.

La portavoz de Ciutadans, Carina Mejías, señaló a El Confidencial que “pedimos unas elecciones anticipadas para que un nuevo Gobierno pueda proceder a la reconciliación de todos los catalanes y que solucione los problemas sociales. Mas ha estado estafando a la sociedad para tapar sus problemas de corrupción y mala gestión diciendo que todo se solucionaría saliendo de España. Pero lo que necesitamos son políticas de regeneración democrática y reactivación económica para solventar los problemas de la gente”.

La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, que compareció acompañada por el líder popular en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, volvió a reclamar, lo mismo que Rivera, unas elecciones anticipadas y afirmó, asimismo, que el 9 de noviembre no habrá ningún referéndum. La dirigente del PP aprovechó para echar en cara al líder socialista, Miquel Iceta, que su partido no apoyara oficialmente el acto (“Eso demuestra los complejos de la dirección del PSC”, enfatizó), aunque en el mismo se hallaban algunos dirigentes socialistas, puesto que esta formación dio libertad a sus militantes para asistir o no a la manifestación.

El acto contó con la participación de 12 oradores representativos de todos los sectores sociales (hubo desde un parado o un ama de casa hasta el escritor Ignacio Martínez Pisón o el psiquiatra Leopoldo Ortega-Monasterio) y que pretendían reflejar la pluralidad territorial (intervino incluso una polaca residente en Girona).

Llamamiento a la cordura

Pero lo más esperado fue el discurso de Josep Ramon Bosch, presidente de SCC. Alertó del proceso independentista e hizo un llamamiento “a la cordura y a la sensatez”, porque la deriva que lleva Cataluña “nos hará más pobres, más irrelevantes y menos libres”. Bosch pidió desterrar “debates absurdos” y puso de relieve que miles de catalanes “consideran a España un proyecto que nos conecta con Europa”. Bosch hizo hincapié en que “nuestro deseo, el deseo de los que estamos aquí, es que esta división llegue a su fin, que la amenaza de ruptura de nuestro Estado cese, que el desafío a la legalidad termine, que las diferentes propuestas, alternativas e intereses puedan volver a discutirse en ese marco de convivencia que con tanto esfuerzo construyeron las generaciones que nos precedieron”.

“Reivindicamos una Cataluña plural en una España de todos. Ése es nuestro objetivo, un objetivo que planteamos sin complejos, con naturalidad y con el respaldo de los miles y miles que hoy estáis aquí”, exclamó Josep Ramon Bosch.

Minutos antes, el vicepresidente de la entidad, el catedrático Joaquim Coll, había afirmado en su discurso que “la independencia no es justificable ni económicamente, ni políticamente ni moralmente”. Coll criticó el proceso independentista y acusó a los independentistas de querer imponer un pensamiento supremacista y naïf. Pero arremetió especialmente contra el proceso soberanista, al que definió como “falaz y tramposo” y que “fractura y divide socialmente”. Ante ello, añadió, no se puede salir corriendo. “Es un drama y un fracaso, que tensiona y deja heridas en la sociedad (…) y ante los problemas de cada uno, se pueden poner los sentimientos que se quiera, pero, sobre todo, hay que poner sentido común e inteligencia. In-te-li-gen-cia”.

La jornada no tuvo incidentes dignos de mención, a excepción del apedreamiento de un autocar en Lérida por una docena de encapuchados (rompieron las lunas del vehículo) y otro incidente menor en Tortosa, cuando cinco coches que acudían a la concentración de Barcelona fueron retenidos durante media hora por una patrulla de los Mossos. “Nos pararon, pidieron refuerzos y nos retuvieron allí mientras comprobaban los papeles de los coches. Y todo porque llevábamos bien visibles las banderas españolas”, explicó a El Confidencial una de las personas que viajaba en esa comitiva. Y en el centro de la capital catalana, muchas banderas dobles (la española junto a la catalana) y muchos letreros con lemas para la ocasión: Pujol y Mas roban de más; Aislarse es empobrecerse; Ni separadores ni separatistas; Som Catalunya, Somos España; Fer ponts, no murs (Hacer puentes, no muros); Esa independencia es una gran inconsciencia

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
164 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios