EL PP PASA AL ATAQUE CONTRA LOS SECESIONISTAS

Rajoy insiste en que no habrá referéndum y que impedirá que "se fragmente España"

Rajoy no quiso andarse por las ramas. Nada más comenzar su intervención en la convención catalana del PP dijo que no habrá consulta secesionista

“He procurado ser prudente para no causar tensiones adicionales. Pero esta prudencia no está reñida con la necesidad de dejar las cosas claras: mientras yo sea presidente del Gobierno ni se celebrará ese referéndum que algunos pretenden ni se fragmentará España”. Así de contundente se mostró esta mañana Mariano Rajoy en la clausura de la convención que el PP catalán celebró en Barcelona.

Rajoy, hasta ahora desaparecido en combate, cambió de táctica. Quizá porque la mejor defensa es un buen ataque. Y fue a buscar el cuerpo a cuerpo con los independentistas en su centro neurálgico, la capital catalana. “¿Porqué digo esto? -añadió- Porque la ley no lo permite. España es un estado de derecho. Y como tal, se rige por unas leyes escritas. Todos saben, pues, a qué atenerse. Nuestra ley escrita dice que convocar un referéndum es competencia del Gobierno de España. Y lo saben también quienes pese a todo se empecinan en convocarlo. Bien, el deber del Gobierno es no permitirlo. Porque violaría la ley quien lo convocara y quien lo permitiera”.

El presidente repitió la negativa en varias ocasiones, apelando a muchas razones. “No pido a ningún partido que renuncie a sus ideas, sino que se atengan a las normas. Yo cumplo con mi deber. Y cuando me dicen que cómo se puede prohibir votar si es un derecho democrático, hemos de contestar que lo es, pero no en cualquier sitio, de cualquier manera y, mucho menos, sobre cualquier asunto. La esencia de la democracia es la ley. A ella deben someterse las votaciones o incluso los Parlamentos. Ser demócrata implica obediencia a la ley aprobada por todos. Por eso se dice que la democracia es el imperio de la ley”.

En un claro mensaje a Artur Mas, Rajoy afirmó que está “abierto permanentemente al diálogo, pero que no me busquen en el campo de la ilegalidad. Que no se me busque para negociar lo que perjudica al conjunto de mis compatriotas. Que respeten las formas y el decoro, porque habla de diálogo quien ya decidió por su cuenta, y sin dialogar ni negociar, que va a haber una consulta; y la fecha de la misma; y la pregunta que hará; y si me apuran hasta la respuesta”. Subrayó que “cuando no se respetan las leyes, lo que se busca no es el diálogo, sino el desestimiento, la aquiescencia o, pero aún, la complicidad. Pero los que piden diálogo que comiencen por dar ejemplo y lo practiquen con los que tienen más cerca, que son los catalanes que no comparten sus planes. Por tanto, mientras yo sea presidente, no habrá referéndum; mientras yo sea presidente, no habrá fractura; mientras yo sea presidente, no consentiré que ningún español se vea privado de ser español y europeo. No quiero que los catalanes dejen de ser españoles ni que nadie pase a ser extranjero en su propio país”.

“España es un bien indiviso”

Se refirió también Rajoy al “derecho a decidir”, que “es la versión moderna de la autodeterminación. Nadie lo discute. Pero todos los españoles lo ejercemos normalmente cuando vamos a las urnas”. Aseguró también que el referéndum separatista no está reconocido constitucionalmente. “¿Y porqué no permite la Constitución este tipo de referéndums? Porque el futuro de España no puede determinarse en una comunidad autónoma en un referéndum particular ni decidirse en una votación parcial. Tienen derecho a opinar todos los afectados, es decir, todos los españoles”.

Porque, avisó, los habitantes de una comunidad tienen derecho a escoger a sus gobernantes, pero no a decidir sobre España. Como buen registrador de la propiedad, Rajoy apostilló: “España es un bien indiviso. Ningún español es propietario de la provincia que ocupa. Y la autonomía no es una transferencia de soberanía, sino la posibilidad de gobernarla conforme a la ley”.

Reconoció, no obstante que queda el camino de cambiar la Constitución para permitir hacer aquello que ahora no contempla, aunque mientras no se cambia hay que atenerse a las circunstancias. “Pero pido respeto hacia aquello que hemos acordado entre todos en 1978. Porque no me gusta oír que la Constitución es un estorbo para la libertad al contrario, es la garantía”. Hizo una loa a la Constitución, el proyecto común, porque fue la que abrió las puertas de Europa “¿Y le fue mal a Cataluña con ellanbsp;No. Sin ella, no hubiera tenido libertad ni Generalitat ni Estatuto. La Cataluña del siglo XXI le debe mucho a la Constitución, porque ésta es sinónimo de prosperidad”. En este sentido, afirmó que Cataluña goza de competencias “tan extremas” que ya quisieran para sí muchas regiones de estados federales. Y recordó que la Constitución fue votada en 1978 en Cataluña con un voto favorable muy superior a la media española.

El presidente español también subrayó que “cuando los esfuerzos se suman, los resultados se multiplican. Separados, perdemos todos y juntos, todos ganamos. Quien habla de división, no ayuda a España, pero tampoco beneficia a Cataluña”. En otro momento del discurso, explicó que “a Cataluña le conviene ser española, como ha sido siempre. España es la nación más antigua de Europa y Cataluña siempre ha sido parte de ella. Hemos forjado lazos que nos unen, intereses, afectos y luchas contra dificultades. Así hasta hoy. Si Cataluña se separa, se aleja de la modernidad. España es la mejor plataforma para construir un futuro de oportunidades”.

Los riesgos de la independencia

Criticó con dureza a los nacionalistas: “No voy a admitir la sensación de fractura que algunos airean de manera injustificada. No hay más fractura que la que promueven los que quieren justificar su propio proyecto”. Lamentó también que la actual tensión “distrae energías que se debían gastar en otras cosas, como la lucha contra la crisis y crea un clima de tensión incluso en el seno de familias”. Y sin citarlos, se dirigió a los principales dirigentes secesionistas para achacarles un punto de mezquindad: “Se pide a los ciudadanos una aventura colectiva en la que ninguna persona sensata, como las que la proponen, arriesgaría sus intereses particulares”.

Criticó a los independentistas por disfrazar la realidad y presentar siempre la independencia relatando sus ventajas pero no sus inconvenientes. “¿Alguno de vosotros conoce alguna circunstancia en la vida que reúna un dechado de bienes sin mezcla de mal alguno? Al parecer, se ha descubierto una: es la que se os está ofreciendo a los catalanes para intentar endosaros los encantos de la independencia”, dijo.

Y luego pasó a los detalles: “Diseñan un futuro idílico y los inconvenientes no aparecen ni en la letra pequeña. Es muy chocante. ¿Habéis oído hablar de que Cataluña sería mucho más pobre? ¿O que saldría de Europa sine die? ¿O de que también saldría de otros organismos internacionales? ¿O de que tendría que abandonar el euro? Que esos señores miren a los ojos de la gente y le expliquen las consecuencias de esos proyectos, porque cuando alguien le plantea a la gente que debe renunciar a algo, a una parte de lo ue ahora tiene, también debe tener la obligación de contarle los riesgos y costos de esa renuncia. Es lo mínimo que se merecen los ciudadanos de Cataluña, que tienen derecho a saber”.

Rajoy criticó también la campaña España nos roba abogando por la solidaridad. “Es injusto plantear el debate en estos términos. Los catalanes han aportado mucho al resto de España, pero también el resto de España aportó mucho a Cataluña. Por ejemplo, la Seguridad Social es deficitaria en Cataluña, pero sus pensionistas no lo notan. Y los créditos bancarios son superiores a los depósitos. Y luego tenemos el FLA o los planes de pago a proveedores como ejemplo de esa solidaridad de ida y vuelta. Nadie puede presumir, pues, de eso, de mantener a los otros. Es toda España quien lo hace. Y a mí me llegan peticiones para que cierre el grifo, pero no las voy a escuchar, no voy a cortar el grifo ni a frenar las inversiones ni voy a perturbar ni una décima de segundo las posibilidades de recuperación de Cataluña porque me siento tan responsable como de todas las demás comunidades”.

Andanada contra ERC y CiU

Poco antes, la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, había reivindicado en su alocución que su partido “es el único serio y riguroso que puede sacar a Cataluña de la crisis y del conflicto en que nos han metido”. Sánchez-Camacho recordó al expresidente Josep Tarradellas. “Querido Mariano Rajoy, con políticos de altura como Tarradellas no hubieras tenido los problemas que tienes, porque era responsable, eficaz y leal y ese espíritu de responsabilidad, eficacia y lealtad es lo que le falta a Artur Mas”.

Recordó las acusaciones del presidente de la Generalitat este viernes, que afirmó que la convención del PP era un “festival de amenazas”. La dirigente popular subrayó que lo que se presentaron en esta convención fueron “soluciones sensatas y constructivas. No voy a contestarle en los términos que utilizó él. Le pido que escuche las opciones del PP para que Cataluña salga de la crisis. Que escuche y no insulte. Aquí no hay amenazas, sino propuestas y soluciones. Pero quizás alguno lo que quiere es que los catalanes no sepan la verdad”.

Arremetió también contra ERC, que pide la independencia de Gibraltar, un trozo de tierra que España cedió merced al Tratado de Utrech. “¡Qué ridículo y falta de sentido común que ERC vaya pidiendo por Europa la independencia de Gibraltar! Es que no saben historia. No nos merecemos unos gobernantes como Oriol Junqueras, porque lo que están diciendo es una absoluta barbaridad”.

Acusó también a Artur Mas de “dimitir de sus responsabilidades como presidente de la Generalitat porque no trabaja para consolidar el déficit fiscal, ni para ajustar las cuentas a la disciplina que ha sido dictada, ni toma medidas para reformar la cota de paro, ni toma medidas para mejorar la producción industrial. Hoy, Cataluña tiene más desigualdad económica y social que nunca. Y si lidera las exportaciones y el turismo es por el Gobierno de España, de los emprendedores, de los trabajadores y de las familias catalanas, no gracias al Gobierno de la Generalitat ni a Artur Mas”. Y echó en cara al President que lleva a la comunidad hacia el abismo y que con la convocatoria del referéndum pretende “saltarse la ley. No nos lo merecemos. No nos merecemos un presidente así”.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
84 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios