Rigor de ingeniera, discreción y mano dura para una SEPI en el foco
  1. España
  2. Andalucía
BELÉN GUALDA, NUEVA PRESIDENTA

Rigor de ingeniera, discreción y mano dura para una SEPI en el foco

Gualda, aupada por la ministra Montero de Navantia a la presidencia de la SEPI, hilvana 20 años de trayectoria en cargos públicos en la Junta siempre con un perfil muy profesional

placeholder Foto: Imagen facilitada por Navantia de la nueva presidenta de la SEPI, Belén Gualda. (EFE)
Imagen facilitada por Navantia de la nueva presidenta de la SEPI, Belén Gualda. (EFE)

De la presidencia de los astilleros públicos, Navantia, a ponerse al frente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) en un momento crucial para el rescate de empresas y con polémicas abiertas como el rescate millonario a la aerolínea Plus Ultra. Belén Gualda (Granada, 1974) no está acostumbrada a los focos. Es una mujer de un potente perfil técnico que ha sido elegida de forma directa y sin intermediarios por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, con quien coincidió en la administración andaluza y que ya la trajo a Madrid para convertirla en la mujer más joven en la presidencia de Navantia.

La avalan 20 años de carrera profesional en el sector público andaluz y un perfil muy técnico, lejos de padrinazgos políticos o carambolas con el carné, que no tiene, o las amistades socialistas. “Es una mujer muy profesional”, es lo que más repiten quienes han trabajado con ella en los últimos años. “Trabajólica”, es otra de sus definiciones, aunque no le guste.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), conversa con el vicepresidente Pablo Iglesias (2d), durante su último Consejo de Ministros, este martes. (EFE)

La presidencia de la SEPI llevaba vacante desde octubre de 2019, cuando la justicia imputó a Vicente Fernández por el conocido como caso de Aznalcóllar. Fernández era otra de esas personas de los equipos de confianza de Montero y llegó a Madrid tras archivar la justicia, hasta en dos ocasiones, el concurso público a la empresa minera. La ministra, convencida del archivo definitivo de la causa. Ya no se la jugará más. Con Gualda apuesta por alguien que le da máxima seguridad y sin tachas o sombras en el expediente.

El eterno caso Aznalcóllar, por la localidad sevillana donde su ubica la mano, se abrió en 2015 tras denunciar la adjudicación a Minera Los Frailes-Grupo México la otra empresa perdedora del concurso, Emérita Resources. En seis años de instrucción ni Anticorrupción, que ha pedido en varias ocasiones el archivo, ni la Intervención General del Estado ni la UCO de la Guardia Civil vieron indicios de prevaricación o fraude. Sin embargo, la Audiencia, con la dirección de la jueza Mercedes Alaya, logró la reapertura de la causa y desde entonces la SEPI había estado vacante en su puesto de más rango, ocupado de forma provisional por Bartolomé Lora, el vicepresidente. Ese vacío no podía continuar mientras que polémicas como la del rescate millonario a Plus Ultra saltaban a los periódicos. La crisis económica urgía a un nombramiento.

"Es una mujer muy profesional", es lo que más repiten quienes han trabajado con ella. "Trabajólica", es otra de sus definiciones

El momento era crucial y Montero quería a alguien de su total confianza en ese puesto. La sorpresa es que la ministra ha conseguido elegir, de nuevo, a la persona que ocupará la presidencia de la SEPI sin interferencias. La elección de Gualda se motiva desde el Ministerio de Hacienda por “su experiencia directiva en el sector público empresarial y porque es una persona que como presidenta de Navantia ya era parte de la SEPI, con lo que la transición será rápida en un momento clave a la hora de ayudar a las empresas”.

Tampoco hay que obviar que Montero elige promocionar a una mujer, directiva, andaluza, en su afán por lanzar en el ámbito nacional perfiles profesionales femeninos y procedentes del sur, con los que ha coincidido en su etapa en la Junta de Andalucía. Quienes conozcan los tópicos del carácter andaluz, de Gualda dicen que es seca en el trato, "muy de 'Graná".

Foto: Un avión de Plus Ultra. (EFE)

Ingeniera de Caminos, Canales y Puertos, se licenció con nota de sobresaliente y se curtió su propia carrera en la administración de la Junta de Andalucía sin padrinos políticos, destaca alguien de su equipo, con un perfil profesional y siempre muy técnico. En el sector público empresarial andaluz fue saltando hacia puestos de cada vez más responsabilidad. Empezó como ingeniera a pie de obra y acabó dirigiendo grandes proyectos de infraestructuras como directora gerente de la Agencia de Obra Pública de Andalucía, en 2017. Antes, desde 2015, ya había ocupado el sillón de alto cargo como secretaria general de Medio Ambiente y Cambio Climático.

Del submarino a la eólica marina

Siempre le han interesado muchos los asuntos medioambientales y la economía verde y en su equipo de Navantia destacan que su apuesta por diversificar los astilleros y reorientarlos hacia la eólica marina será parte de su legado. En esta etapa, algo más de año y medio, llegó a Navantia en septiembre de 2019, “ha puesto mucho orden y ha reorganizado la casa”, explican desde su equipo. Junto a la apuesta clara por la construcción de buques, con contratos de Arabia Saudi, Estados Unidos o el S-81, el submarino que Navantia produce para la Armada, destacan en la casa que Gualda “se empeñó por diversificar la actividad de los astilleros y miró hacia la eólica marina”.

Montero elige promocionar a una mujer, directiva, andaluza, en su afán por lanzar perfiles profesionales femeninos y procedentes del sur

El perfil de Gualda no depara grandes sorpresas. “Puntillosa”, “legalista”, “transparente”, “cuadriculada” son algunos de los adjetivos que recibe desde personas que han compartido con ella diversas etapas profesionales. “Si buscaban a alguien extremadamente riguroso que agote por no permitir que en cada expediente falte ni un dato, ella es la persona”, agregan desde su actual gabinete en Navantia. Su vida es su trabajo y a su ocupación dedica todas las horas, para agotamiento, en ocasiones, de quienes la acompañan en la tarea. Es “autoexigente” y “muy profesional”, aseguran sobre Gualda.

Sánchez: ''Somos un Gobierno feminista y lo seguiremos siendo''.

Su rosario de cargos en la administración andaluza es largo. Además de directora gerente de la Agencia de Obra Pública de Andalucía y secretaria general de Medio Ambiente y Cambio Climático, ocupó sillón de alto cargo en la Agencia Andaluza del Agua, en la Empresa de Gestión Medioambiental SA (Egmasa) y como directora general de Transportes de la Consejería de Obras Públicas. Su primer puesto fue en la empresa pública de Gestión de Infraestructuras de Andalucía (Giasa) en 2002 y su primer cargo como jefa llegó en Egmasa en 2005.

Con el cambio de Gobierno en Andalucía volvió a la obra y a ponerse las botas para dirigir a pie de tajo desde su puesto público en la Junta. Tardó poco en volver a los despachos de la mano de Montero con Navantia como objetivo. Ahora su tarea será mucho más delicada, con más presión y bajo los focos. "No se dejará intimidar", dice alguien que la conoce bien.

De la presidencia de los astilleros públicos, Navantia, a ponerse al frente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) en un momento crucial para el rescate de empresas y con polémicas abiertas como el rescate millonario a la aerolínea Plus Ultra. Belén Gualda (Granada, 1974) no está acostumbrada a los focos. Es una mujer de un potente perfil técnico que ha sido elegida de forma directa y sin intermediarios por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, con quien coincidió en la administración andaluza y que ya la trajo a Madrid para convertirla en la mujer más joven en la presidencia de Navantia.

SEPI Navantia Perfil Sector público Hacienda Ministerio de Hacienda Cambio climático Obra Pública
El redactor recomienda