Los policías de Linares, al juez: "Usamos la fuerza imprescindible y no íbamos bebidos"
  1. España
  2. Andalucía
LOS AGENTES, EN PRISIÓN

Los policías de Linares, al juez: "Usamos la fuerza imprescindible y no íbamos bebidos"

Acusados de lesiones y ya expedientados, ambos agentes declaran al instructor que la pelea se inició tras un encontronazo y aseguran que no se identificaron como policías

placeholder Foto: Captura de pantalla de uno de los vídeos de la agresión.
Captura de pantalla de uno de los vídeos de la agresión.

Los policías acusados de apalizar a un hombre y a su hija de 14 años en la entrada de un bar de Linares (Jaén) han relatado su versión de los hechos ante el juez. Ninguno de los dos —un subinspector y un agente; compañeros de turno y ambos fuera de servicio durante la pelea— se arrepiente de lo ocurrido: consideran que utilizaron la fuerza "imprescindible" para reducir al civil, al que acusan de haber iniciado la pelea a las afueras del establecimiento.

Ante el titular del Juzgado de Instrucción nº3 de la capital jiennense, han asegurado que no iban "bebidos ni drogados" la tarde del viernes, cuando se produjo el intercambio de golpes. Se escudan en que la víctima de la agresión —un vecino de la localidad al que aseguran no conocer de nada— es "un hombre corpulento", lo que les llevó a tener que reducirle bruscamente, y sitúan el origen de la trifulca minutos antes de abandonar el bar, poco antes de su cierre a las 18:00, cuando la hostelería debe cerrar en toda Andalucía.

Foto: Agresión en Linares (captura de pantalla de uno de los vídeos)

Uno de los agentes declara que se choca con la víctima cuando pretende acudir al aseo, en el interior del café. "Vamos uno a cero", expresa el policía. "Ten cuidado, a ver si vamos a empatar", aseguran que respondió el hombre, lo que inicia unos empujones que acabarían instantes después en paliza, ya en la calle, delante de la hija menor de este último. "¿Qué pasa con este mierda?", pregunta el otro agente desde una mesa.

Según su declaración ante el juez, niegan haberse identificado como policías en ningún momento. Sin embargo, el instructor ve posibles contradicciones en su testimonio. En uno de los vídeos de la agresión, ampliamente difundidos en redes sociales desde el viernes, uno de los dos agentes trata de evitar que otros viandantes se sumen a la pelea. "Quítate de en medio, a ver si te vamos a detener a ti también", grita, lo que lleva al instructor a sospechar de este extremo, a falta de dilucidar si esta amenaza les delata o no pasa de mera bravuconada.

Por ello, ambos agentes —con sus placas y armas requisadas tras los hechos, previa apertura de expediente— permanecen detenidos por los supuestos delitos de detención ilegal, contra la integridad moral y por lesiones, "mediadas con ensañamiento", reza el auto. El juez les manda a prisión provisional, tal y como solicitaban tanto la Fiscalía como la acusación particular. El Ministerio Público, si su petición no era atendida por el juez, demandaba una orden de alejamiento para el agredido, que sufre lesiones en la cara, una fractura en la nariz, varios puntos en una ceja y problemas en una córnea. Teme perder la visión de un ojo.

Foto: Agresión en Linares (captura de pantalla de uno de los vídeos)

Para escudarse en su versión, uno de los dos agentes ha presentado ante el juez un parte que muestra una raja en uno de sus dientes. Sin embargo, el instructor quiere analizar su historial médico, para comprobar si la herida es previa o no a la pelea, ya que, en los vídeos del suceso, no se ve al agente llevarse las manos a la boca.

El juez ha decretado la prisión provisional de ambos. Considera que ninguno tiene arraigo en Linares —viven allí, pero no tienen familia en la localidad—, ambos tienen capacidad económica y la suma de los años de cárcel que piden las acusaciones por los tres delitos es elevada. Por ello, el instructor no descarta una posible fuga que pretende evitar.

Ambos acusados serán trasladados desde la prisión de Jaén II hasta un módulo especial para fuerzas de seguridad, ubicado en Sevilla, para evitar que en la cárcel de la capital jiennense, donde el suceso ha conmovido tanto a sus ciudadanos —que llegaron a rodear los juzgados— como al propio cuerpo policial, ambos reos puedan sufrir una agresión por parte de otros internos.

Agresión Policía Nacional Jaén