La pandemia deja vacías 15.000 plazas por muertes en residencias para dependientes
  1. España
  2. Andalucía
RECORTES EN PLENA CRISIS

La pandemia deja vacías 15.000 plazas por muertes en residencias para dependientes

Quejas al vicepresidente Iglesias: los meses de covid arrojan un retroceso, las vacantes en los centros por fallecimientos no se reponen y caen en 4.000 las ayudas a domicilio

Foto: La pandemia deja vacías 15.000 plazas por muertes en residencias para dependientes
La pandemia deja vacías 15.000 plazas por muertes en residencias para dependientes

Imaginen que en plena emergencia sanitaria por covid los hospitales no cubren las bajas de pacientes que mueren. Pues ha ocurrido en las residencias para personas dependientes, con 15.000 plazas menos ocupadas a fecha de hoy que a principio de año. Es como si en un hospital la persona que ocupa una habitación falleciese y, en lugar de volver a ocupar esa cama para alguien que está en urgencias o espera una intervención, esa habitación se cerrase. Esto ha tenido además una desigualdad territorial. Donde más ha retrocedido el sistema es precisamente en Madrid y Cataluña, con las tasas de incidencia por covid más altas del país. Es la denuncia de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales atendiendo a los datos oficiales recientemente difundidos por el Ministerio de Derechos Sociales.

Las listas de espera de la dependencia han sufrido un bajón considerable. Hay 35.000 usuarios menos a la espera de atención. Pero no es un buen dato. Al revés, han saltado las alarmas. Esas bajas se corresponden con personas que han fallecido en los últimos seis meses de pandemia y no se está aplicando la tasa de reposición en ninguna de las prestaciones. Son los datos con los que la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales dan un serio toque de atención al vicepresidente Pablo Iglesias, a quien reclaman que convoque de forma urgente el consejo territorial para incrementar las partidas para la dependencia sin esperar a los próximos Presupuestos Generales del Estado.

“En España, cada ocho minutos fallece una persona que está en la lista de espera de la dependencia, con datos oficiales del MoMo del Ministerio de Sanidad. Si hablamos de una escala de sufrimiento seguramente las personas que estarían en la cúspide son las más vulnerables, que además no reciben la prestación o servicio que les corresponde por derecho. Esto es lo que ha ocurrido y lo que sigue ocurriendo. En estos meses de pandemia, se ha reducido la lista de espera de atención a la dependencia, sí, pero no porque se les atienda, porque ni siquiera se mantiene la tasa de reposición, sino porque están en el cementerio. Esto es dramático. En España, el único sector en el que no se ha invertido ni un solo euro ‘ex novo’ del presupuesto público del Estado es la ley de dependencia”, asegura José Manuel Ramírez, presidente de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales.

Las bajas se corresponden con personas fallecidas en los últimos seis meses y no se está aplicando la tasa de reposición en ninguna de las prestaciones

Los números, advierten desde esta asociación, son dramáticos y el sistema de dependencia, ya debilitado por la falta de recursos del Estado y las comunidades, sigue dando pasos atrás pese a una pandemia que consideran debería reforzar toda la atención a los más vulnerables. Entre los datos más llamativos, está el de la caída de personas atendidas en las residencias. Alertan de que la atención residencial en lo que va de año es la que más ha disminuido, con una variación acumulada de -9%, con 14.999 residentes menos que a principio de año. En la ayuda a domicilio la variación acumulada ha sido de -2%, con 4.238 personas usuarias menos que en diciembre de 2019, y en los centros de día la variación ha sido de una bajada de 5 puntos porcentuales con 4.770 prestaciones menos que a principio de año. Estos tres datos hacen, por sí solos, que se pierdan más de 10.000 puestos de trabajo, según esta asociación.

Madrid, Cataluña y Andalucía

Entre las comunidades que mayor retroceso han registrado este año figura Madrid, con 8.569 beneficiarios menos que a principios de año, y Cataluña con 6.308 beneficiarios menos. El mayor incremento de beneficiarios se registró en la Comunidad Valenciana con 9.334 beneficiarios nuevos y Asturias con 2.064. En Andalucía, hay 9.300 dependientes menos con derechos reconocidos de diciembre de 2019 a agosto de 2020 y 6.408 personas han fallecido en listas de espera.

“No es un tema de que se haya detectado una parálisis ni que se haya ralentizado el sistema por la pandemia. Es que hay un grave retroceso. Los documentos con las cifras oficiales demuestran que todos los indicadores presentan datos negativos. Ha habido una dejación de la Administración General del Estado, especialmente, que debería haber financiado el sistema desde el 13 de marzo hasta la fecha”, señala Ramírez.

"Las cifras oficiales demuestran que todos los indicadores presentan datos negativos. Ha habido una dejación de la administración"

Según los datos publicados recientemente por el Ministerio, hay 46.936 solicitudes menos, 37.315 valoraciones menos, 38.668 beneficiarios con derecho a prestación pendientes de recibirla y 3.391 beneficiarios menos con prestación. La lista de espera asciende a 384.149 personas (234.577 que se les ha reconocido el derecho a una prestación o servicio y están a la espera de recibirlo, y 149.572 solicitantes a la espera de valoración). Desde primeros de año no se mantiene la tasa de reposición de los beneficiarios (descienden en 3.391). La lista de espera se reduce debido exclusivamente a los más de 35.000 fallecidos en lo que va de año que murieron sin recibir la prestación o servicio que les correspondía por derecho o sin ni siquiera haber sido valorados.

“Todas las nuevas cifras en su conjunto, ponen de manifiesto de forma incontestable los efectos de los recortes salvajes, 5.864 millones de euros de recorte acumulado desde 2012, sobre el sistema de atención a la dependencia”, denuncian desde la asociación.

Fondos de la UE

El Gobierno ha vinculado buena parte del fondo de reconstrucción, 140.000 millones desde la UE, 72.000 en los dos próximos años, a la creación de empleo público en educación, sobre todo con la universalización de 0 a 3 años, sanidad y en el sistema de dependencia. Se espera, por ejemplo, que 870.000 personas accedan a la teleasistencia y el 6% de los fondos se vincularán a políticas relacionadas con los cuidados, según los objetivos fijados por el Gobierno.

Esa inversión fue reclamada por muchas voces del sector, también por la asociación de directoras y gerentes de servicios sociales en una reunión con el Secretario de Estado de Derechos Sociales y con el director general del Imserso. Los números que sobre la mesa son claros.

Foto: Las agencias deben devolver el importe íntegro de los viajes del Imserso cancelados

Los datos de estudios publicados por la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales dicen que por cada millón de euros que se invierta en el sistema de atención a la dependencia se generan 37 empleos directos estables y no deslocalizables. “Por cada dos plazas de residencia se generan dos puestos de trabajo directo, el 90% son mujeres, son estables, porque somos una sociedad que está envejeciendo y aquí tenemos personas mayores para siempre. Además, nadie se puede llevar a los abuelos a China o a Marruecos o a un país donde la mano de obra sea barata. No demos ideas... Si a eso le añades que el 40% de cada millón de euros retorna otra vez al Estado vía impuestos verdaderamente es una estrategia no solo de justicia social sino de inteligencia gubernamental”, apunta su presidente.

La inversión en nuevas tecnologías, la robótica y la domótica aplicada para que las personas mayores dependientes o las personas con discapacidad puedan vivir en sus casas, que es realmente donde el 96% declara que quiere vivir, es rentable, defienden. “Invirtamos para que estas personas tengan una casa inteligente y puedan quedarse en sus domicilios porque además es mucho más barato. No entiendo por qué cuando hablamos de invertir en nuevas tecnologías pensamos en el ejército y no en mejorar la calidad de vida de los más vulnerables. Le diría al Gobierno que bienvenidos”, concluye José Manuel Ramírez.

Pandemia Presupuestos Generales del Estado Pablo Iglesias Ministerio de Sanidad Administraciones Públicas
El redactor recomienda