un hombre de 70 años

La Junta acusa al Gobierno de ocultar por dos meses información de la fiebre del Nilo

El Ministerio aclara que se tomaron muestras de mosquitos el 10 de junio dentro de un proyecto de investigación y niega la acusación de Andalucía de una tardanza en el aviso

Foto: Un mosquito en una imagen de archivo. (ECDC)
Un mosquito en una imagen de archivo. (ECDC)

El virus de la fiebre del Nilo sigue castigando a la provincia de Sevilla, con una tercera víctima mortal. El Gobierno andaluz ha difundido este viernes un informe del Centro Nacional de Microbiología, dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, que recibió el pasado 24 de agosto para denunciar que el Ministerio ocultó información a Andalucía sobre el virus del Nilo. Así lo denunció el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, en rueda de prensa y mantiene el Gobierno andaluz. Una versión que el Centro Nacional de Microbiología niega y aclara en un comunicado oficial.

La tercera víctima mortal es un varón de 70 años vecino de Coría del Río que permanecía muy grave en la UCI del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) desde hacía dos semanas. Comenzó a tener síntomas el 8 de agosto. Su propio hijo, José David Artiaga, comunicó en las redes sociales que el desenlace fatal para su padre estaba cerca. "Nos acaban de confirmar que el virus del Nilo le ha provocado a mi padre daños irreparables, sólo queda sedarlo y dejarlo que se nos muera", escribió la noche del jueves. Pidió, además, medidas para atajar un virus que aseguró "es letal y más fulminante que el covid-19". Hay 33 infectados y 14 ingresados, según la última comunicación de la Consejería de Salud.

El documento, al que ha tenido acceso este periódico, llegó a la Junta de Andalucía este lunes y fue, explican, "una sorpresa". Nadie esperaba ninguna comunicación ni sabía que el Gobierno de la nación estaba analizando muestras. El Centro de Microbiología comunica que tenía en su poder muestras humanas desde el hospital Virgen del Rocío de Sevilla, así como muestras de mosquitos procedentes de la Estación Biológica de Doñana.

En este último asunto es en el que el Gobierno andaluz, a través de su portavoz, el consejero de Presidencia, Elías Bendodo (PP), mostró su perplejidad por la información que contiene el documento del Ministerio. Señalan que "la recolección de muestras empezó el pasado 10 de junio dentro del proyecto VECTOR Condition, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, y las actividades desarrolladas por el grupo dentro del CIBER de Epidemiología y Salud Pública". En esa fecha, ya se habían capturado mosquitos de las especies Culex de "15 localidades de las provincias de Sevilla y Huelva".

El informe señala que se había detectado "una elevada presencia de este tipo de mosquitos", transmisor de la enfermedad a través de las aves y los caballos. Habla de "un aumento de las zonas con elevada densidad de mosquitos en comparación con años anteriores" en los alrededores de Coria y la Puebla del Río, en Sevilla. El Gobierno andaluz asegura que no tenía constancia de que se hubieran tomado muestras desde el 10 de junio y lamenta que nadie del Ministerio informara de lo que estaba sucediendo en la zona.

El Centro de Microbiología, del Instituto de Salud Carlos III, informa de que ha analizado 173 lotes de mosquitos capturados en la zona y que ha detectado la presencia del virus en muestras recogidas en la Puebla del Río, Palomares, Coria (Sevilla) y en Gibraleón (Huelva).

El Gobierno ha difundido su versión de los hechos en un comunicado. Aseguran que el miércoles 19 de agosto se recibieron mosquitos de las especies Culex modestus, Culex perexiguus y Culex pipiens procedentes de la Estación Biológica de Doñana, capturados en 15 localidades en las provincias de Sevilla y Huelva en el marco del proyecto de investigación VECTOR Condition, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, y las actividades desarrolladas por el grupo dentro del CIBER de Epidemiología y Salud Pública.

"Estas muestras fueron recogidas dentro de un proyecto de investigación que lleva años en curso y cuyo fin no es el control específico del Virus del Nilo. Las muestras se recogen periódicamente con el objeto de realizar un estudio general de vectores. La recolección de estas muestras había comenzado el 10 de junio", subraya el Gobierno.

La nota del Centro de Microbiología explica que "tras detectarse el brote en Andalucía, y dado que existían muestras de mosquitos de las zonas afectadas, se decide analizar esas muestras". Aseguran que lo previsto era empezar a analizar esas muestras "a partir de noviembre o diciembre de este año", pero "debido a la importancia del brote detectado y aprovechando la proximidad al mismo de las capturas, se procedió a su análisis con el fin de esclarecer el posible vector implicado en el mismo", aseguran fuentes oficiales.

Además informan de que sí hubo una comunicación con la Junta de Andalucía el 13 de agosto. El 24 de agosto se concluyó el informe y el 25 se informó a la Junta de Andalucía.

Avisos desde hace años

Que había investigaciones y estudios desde hacía años sobre la presencia del virus de la fiebre del Nilo en la zona de las marismas del Guadalquivir no es nuevo. Este periódico ya avanzó, justo horas antes de que se confirmaran los primeros casos, el pasado 14 de agosto, que existían informes oficiales que instaban a adoptar medidas e informaba de la presencia del virus en esta zona de marismas de Sevilla. Un informe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, firmado en 2017 por varios expertos, entre ellos el doctor Fernando Simón, advertía de la necesidad de controlar la enfermedad del Virus del Nilo en esta zona de Andalucía.

La Junta de Andalucía nunca adoptó medidas específicas para atajar la propagación de este virus. Es más, según narraron los propios vecinos, se habían organizado y recogido firmas para pedir que se dejara de fumigar en la zona, por el temor a los efectos de estos pesticidas que se usaban para los arrozales y la alta incidencia de cáncer en la zona.

Esta denuncia del Gobierno andaluz contra la falta de información y la lentitud en comunicar resultados por parte del Ejecutivo de la nación llega justo después de que esta semana los alcaldes de Coria y La Puebla del Río hicieran una comparecencia conjunta, el pasado miércoles, para denunciar que ellos ya había acometido el plan de fumigación que les habían solicitado para matar al mosquito que transmite al enfermedad mientras que la Junta, advirtieron, aún no había asumido su parte ni comenzado a fumigar en los parques periurbanos de la zona, como aseguraron que se habían comprometido en su momento.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios