inversión en I+D+i

Tecnología e investigación 'made in Andalucía' para frenar el coronavirus

Además del respirador 'Andalucía respira', ya en fabricación, en la región se están desarrollando una decena de proyectos y ensayos clínicos enfocados a paliar el virus

Foto: 'Andalucía respira' en su primera fase de prototipo. (EFE)
'Andalucía respira' en su primera fase de prototipo. (EFE)

Desde que comenzara el covid-19, el esfuerzo de cada uno ha sido clave para reducir sus efectos. Son muchos los profesionales que continúan trabajando sin descanso, en la primera línea, y para ellos la tecnología se convierte en un arma fundamental en esta batalla. No solo por la necesidad de encontrar una vacuna, sino también para garantizar el equipamiento para su día a día.

En este sentido, Andalucía también ha contemplado en sus planes de contingencia el apoyo al I+D+i. Actualmente se encuentran activos una decena de proyectos y ensayos clínicos, financiados por una línea de crédito extraordinaria de 400.000 euros. Se trata de proyectos de una duración máxima de cinco meses, cuyo objetivo reside en contribuir a la mejora de la práctica clínica del covid-19, ya sea en su pronóstico o en el tratamiento.

(EFE).
(EFE).

Entre ellos destacan los ensayos clínicos multicéntricos, liderados por la Red Anacraid (Red Andaluza de Investigación Clínica en Enfermedades Infecciosas), donde participan los principales hospitales de la región. Por ejemplo, uno de ellos evalúa el efecto de sarilumab (un anticuerpo monoclonal humano) en adultos hospitalizados con coronavirus. También existe un ensayo que estudia la eficacia del tratamiento con plasma hiperinmune obtenido de pacientes que ya han pasado por el covid-19. En este último, además, participa la Red Andaluza de Diseño y Traslación de Terapias Avanzadas, integrada en la Fundación Progreso y Salud.

Asimismo, resalta la participación del Hospital Universitario Regional de Málaga y del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla en la investigación nacional sobre la eficacia del antiviral remedesvir, usado anteriormente para paliar el ébola, en pacientes con enfermedad respiratoria moderada, así como la implicación de siete hospitales andaluces en el ensayo llamado Epicos, destinado a la prevención de la infección en el personal sanitario y que se realiza mediante profilaxis.

Financiados por el Instituto de Salud Carlos III

Además de la línea de financiación regional, dos proyectos andaluces cuentan con la subvención impulsa por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) en convocatoria extraordinaria. El primero de ellos destinado a la detección y visualización de la presencia del virus en superficies, a través del uso de tecnologías ópticas ya existentes combinadas con Inteligencia Artificial (IA). En este prototipo participan investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universidad de Sevilla, el Hospital Universitario Virgen del Rocío, el Instituto de Biomedicina de Sevilla, la Red Andaluza de diseño y traslación de Terapias Avanzadas, los TEDAX de la Policía Nacional, el Observatorio Astronómico de Calar Alto, el Joint Research Centre (JRC) de la Comisión Europea y Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA).

El segundo proyecto trabaja en el desarrollo de un test diagnóstico que pueda hacerse desde casa y cuyo resultado sea enviado a través del móvil. Basado en el uso de nanosensores, esta investigación está liderada por el Instituto de Biomedicina de Cádiz (INIBICA), la Universidad de Cádiz, los Hospital Puerto Real, Puerta del Mar y Punta Europa, así como centros de salud jerezanos y la fundación FCadiz para la gestión de la investigación Biomédica en la provincia gaditana.

Fabrican las primeras unidades del respirador andaluz en Fujitsu. (EFE)
Fabrican las primeras unidades del respirador andaluz en Fujitsu. (EFE)

Finalmente, el prototipo de respirador ‘Andalucía Respira’, creado por un equipo de profesionales de los hospitales malagueños Regional y Virgen de la Victoria, investigadores del Instituto de Investigación Biomédica (IBIMA) y profesores de ingeniería de la Universidad de Málaga comenzó a testarse el 19 de marzo. Su autorización por parte de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios ha llegado el 10 de abril. Desde entonces, trabajan en su fabricación empleados de la sede de Fujitsu, de Efficold en Córdoba, de Navantia en su planta de Cádiz, de la jienense Avantecsur, y en las fábricas sevillanas de Airbus y Alestis. Además, otros países como México, Colombia o Ecuador se han interesado por esta tecnología 'made in Andalucía'.

Una plataforma para iniciativas científicas

La Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad ha impulsado PLAnd COVID-19, una plataforma para la recepción, identificación, análisis y transferencia de capacidades y soluciones de innovación, tanto de empresas como de investigadores andaluces, en la batalla contra el coronavirus.

Desde que comenzara su puesta en marcha a principios de abril ha recibido un total de 308 iniciativas: 261 proceden de empresas, 21 de grupos de investigación, nueve de centros de I+D+i, cinco de centros tecnológicos, tres de asociaciones empresariales o ‘clusters’ y nueve de otras entidades como fundaciones o iniciativas individuales.

Test rápidos. (EFE)
Test rápidos. (EFE)

En palabras del titular de Economía, Rogelio Velasco, "se está utilizando el conocimiento obtenido para conectar oferta con demanda, es decir, proveedores de elementos de protección con consumidores y clientes para que esta provisión sea organizada y continuada en el tiempo".

Entre las iniciativas registradas destacan aquellas destinadas al desarrollo y producción del material y equipamiento de tipo sanitario, como el concentrador de oxígeno en aire de Quandum Aerospace S.L. o la Solución Smart Preventiva ante covid-19, enfocada a la captación automática de temperatura en seres humanos de la empresa Suministros y Desarrollos Tecnológicos S.L. También son numerosos aquellos proyectos enfocados a la detección temprana de la enfermedad, como los servicios de seguimiento del coronavirus y optimización de control y gestión de la pandemia planteados por la ‘startup’ Nubentos o el sistema robótico para la detección de síntomas tempranos del covid-19 de MACCO Robotics.

Andalucía