En vigor a partir del 1 de marzo

Se acabó el mercado negro y la reventa en la Alhambra: un cliente, un tique

El Gobierno andaluz aprueba nueva normativa para las entradas a uno de los monumentos más visitados, tras detectar reventas de 14 a 700 euros y monopolio de las agencias de viajes

Foto: El Patio de los Leones, dentro de la Alhambra. (EFE)
El Patio de los Leones, dentro de la Alhambra. (EFE)

Entrará en vigor el próximo 1 de marzo. Se acabó el mercado negro con las entradas de la Alhambra de Granada. O eso pretenden. Tras años de conflictos, un informe de la Agencia de la Competencia dio la voz de alerta y ha dado pie al Gobierno andaluz a aprobar una nueva normativa que regula el acceso al monumento.

Se acabaron las entradas a 700 euros, cuando el precio público tasado es de 14. Se terminaron presuntos fraudes, venta de tiques los días que estaba cerrada, visitantes que se quedaban sin poderla visitar... Fin del monopolio de los llamados agentes autorizados, que copaban el mercado y la reventa. A partir de ahora, el sistema es sencillo: un visitante, una entrada. Bastará con dar nombres y apellidos y se comprará el tique.

La consejera andaluza de Cultura, Patricia del Pozo, explicó la nueva normativa en relación con "la visita pública, comercialización y usos públicos de la Alhambra". Es una medida acordada por unanimidad del patronato del monumento, que conforman Junta, Ministerio de Cultura, ayuntamiento y Universidad de Granada.

El origen del cambio está en una denuncia de una plataforma ciudadana que veía mermados sus derechos. Un informe de la Agencia de la Competencia puso literalmente en jaque el actual sistema de gestión de entradas de la Alhambra. Conforme a sus recomendaciones, se ha diseñado, explicó Del Pozo, las nueva normativa con las premisas de "total transparencia, óptima gestión y consenso institucional".

"El mal funcionamiento del sistema de venta de entradas de la Alhambra y el trato inadecuado a muchos de sus visitantes era una situación que teníamos la obligación y la responsabilidad de resolver", sostuvo la consejera de Cultura, que no ocultó que había un problema grave.

Un turista visita la Alhambra. (EFE)
Un turista visita la Alhambra. (EFE)

La Alhambra, por su protección, tiene un aforo tasado de 2.763.500 visitantes al año. Con ese volumen, era llamativo que no hubiera nunca entradas disponibles. "Nos llegaban personas diciendo que les había pedido 700 euros por una entrada. Se vendieron entradas para el día 25 de diciembre y 1 de enero, los dos únicos días que la Alhambra está cerrada. O nos contaban que se estaban vendiendo entradas de niños, que son gratuitas", informó Del Pozo. La Junta ha puesto algunas de estas denuncias en manos de la Justicia por constituir presuntos fraudes.

Hasta ahora, había tres vías para adquirir las entradas. Existía un canal institucional, que tenía el 22% del aforo, gestionado directamente por el patronato y que se destinaba a grupos sociales, investigadores y visitas escolares. Para la venta de forma individual, se reservaba un 29% del aforo. Eran entradas que se adquirían a través de la web o en taquillas, con un tope máximo de 10 entradas por persona. Estaban muchas veces agotadas.

El tercer canal de venta, el más cuestionado, reservaba un 49% para los llamados agentes autorizados. Un total de 1,3 millones de entradas, la mitad de las visitas anuales, los gestionaban en exclusiva 394 agentes con un código de compras. Además, había 140 agentes más en cartera a la espera de ser autorizados y este sistema cada vez estaba generando más conflictos.

La Consejería de Cultura detectó "el acaparamiento de las entradas por los agentes". Estas personas que tenían un trato preferente actuaban en muchas ocasiones, según la investigación realizada, negociando con terceros, con agencias que eran quienes tenían los clientes. "En realidad, no compraban entradas, reservaban entradas y luego se les daba nombre y DNI de clientes. Muchos actuaban de buena fe, pero no todos. Se había creado un mercado al amparo de las entradas de la Alhambra, por lo que el sistema debía desaparecer", señaló Del Pozo.

Las Torres Bermejas, dentro del complejo de la Alhambra. (EFE)
Las Torres Bermejas, dentro del complejo de la Alhambra. (EFE)

Ahora se fija un sistema libre de compra directa. Desaparece la reserva privada de los agentes autorizados. Se simplifican los canales. Solo habrá dos canales de comercialización. Para la venta institucional, se reserva un 18%. Del otro 82%, el 70% será de venta directa y el 12% estará vinculado a la pernoctación en Granada.

"Hemos puesto ya alguna denuncia, referida a venta de entradas cuando la Alhambra estaba cerrada. Son conductas delictivas que hay que renunciar. No se puede revender una entrada con un precio público de 14 euros. Lo hemos puesto todo en conocimiento de la Justicia", informó la titular de Cultura.

Sobre las críticas de las agencias de viajes y de la asociación de empresas de mediación turística, que aseguran que no se resuelven los problemas sino que empeoran, Del Pozo replicó que "no tienen que tener ningún temor". "Es todo lo contrario. Los agentes, agencias de viajes, hoteles no tienen nada que temer. Ahora los hoteles podrán comprar también de manera directa. Lo único que pedimos es una persona, un cliente. Un nombre y DNI y tendrá su tique. Estamos facilitando el trabajo", insistió. Además, "se blinda un cupo para todos los turistas que pernoctan en Granada, lo que debería ser una buena noticia para los hoteles", señaló.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios