ESTE LUNES DECLARA LA ACUSADA DE ASESINATO

¿Por qué Ana Julia mató al niño de Almería? La pregunta clave del juicio del caso Gabriel

La exnovia del padre del menor de ocho años, asesinado en febrero de 2018, hablará el primer día para esclarecer la motivación de los hechos lo más rápidamente posible

Foto: Ana Julia Quezada, junto al padre de Gabriel en una concentración por el niño. (EFE)
Ana Julia Quezada, junto al padre de Gabriel en una concentración por el niño. (EFE)

Un año y medio después de la muerte del niño, ya hay juicio. Será mañana y empezará con la declaración de Ana Julia Quezada, la asesina confesa de Gabriel Cruz, de ocho años. La exnovia del padre del menor hablará el primer día para esclarecer la motivación de los hechos lo más rápidamente posible.

La celeridad es una de las claves del juicio. Se trata de "simplificar" el desarrollo de la vista oral, "al concretar los hechos que deben ser acreditados por la acusación y evitar la dilación que conllevaría desarrollar un esfuerzo probatorio específico para tratar de demostrar datos o elemento tácticos, centrales o meramente periféricos pero relevantes, que son admitidos por los propios acusados", como confirma el auto de hechos justiciables del pasado mes de mayo.

A la implicada se le dará la primera y última palabra, pero no solo a Quezada. La celeridad también se ampliará a las testificales periciales que serán practicadas únicamente por dos intervinientes. Se ha prescindido del testimonio de los que excedan de dos, a fin de "agilizar su práctica y dotar de mayor claridad al contenido de la prueba, evitando repeticiones innecesarias". Las periciales también serán efectuadas por dos peritos, excepto el informe de autopsia.

El juicio tendrá una pregunta clave: ¿Por qué Ana Julia Quezada asesinó a Gabriel Cruz? ¿Lo tenía previsto o no? Los abogados defensores pedirán homicidio imprudente y tres años de cárcel. En principio no han barajado argumentar pérdida de las facultades mentales para que la pena sea menor. "Habrá que comprobar si fue un acto impulsivo o bien organizado; saber los motivos del crimen", señalan a El Confidencial expertos en este tipo de casos.

Ocho sesiones

Justo antes de que la acusada empiece a declarar, se constituirá el jurado popular y será el momento de la presentación de las alegaciones previas de las partes personadas. Habrá ocho sesiones y el 18 de septiembre está previsto que acabe el juicio. No está previsto que haya sesiones por la tarde.

En la segunda jornada declararán diez testigos, entre ellos familiares del menor (incluidos sus padres, Patricia y Ángel David). Las declaraciones testificales de los familiares más cercanos al menor serán a puerta cerrada, ni señal de televisión, ni público, ni periodistas en la sala de vistas.

El tercer día continuarán los testigos así como guardias civiles; el cuarto la declaración de doce testigos-peritos, todos ellos guardias civiles. Y la quinta jornada continuará con la declaración de siete peritos, también todos ellos guardias civiles de Homicidios y del laboratorio de criminalística.

En la segunda semana del juicio, el día 16 de septiembre, está prevista la declaración de los médicos forenses. Está sesión será a puerta cerrada completamente. Como en el caso del día 10, con la declaración de los familiares más cercanos, no habrá señal ni habrá público ni periodistas en la sala de vistas. El 17 de septiembre está prevista la prueba documental (reproducción del audio del vehículo y reconstrucción de los hechos). El 18 se entregará al jurado el objeto del veredicto.

Quezada, "de forma súbita y repentina cogió al menor, le golpeó reiteradamente con violencia y con sus manos le tapó la nariz y la boca"

En relato del escrito judicial se explica que Quezada, "de forma súbita y repentina cogió al menor, le golpeó reiteradamente con violencia y con sus manos le tapó la nariz y la boca hasta provocar su fallecimiento por asfixia". "Tras comprobar el fallecimiento del menor, la acusada cavó en el exterior de la vivienda una pequeña fosa, valiéndose de una pala que días antes había llevado al lugar para proceder a desnudar el cuerpo del niño e introducirlo en el hoyo".

La acusada Ana Julia se trasladó a la finca de Rodalquilar (Almería) para proceder al traslado y desaparición del cadáver del niño y tras desenterrar su cuerpo lo introdujo en el maletero su vehículo para abandonar seguidamente la finca, "profiriendo durante el trayecto expresiones como 'donde la puedo llevar yo…', 'a algún invernadero… ¿no quieren un pez?', 'Les voy a dar un pez por mis cojones'", hasta que finalmente fue interceptada en la localidad de Vícar donde fue detenida.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios