PUERTA DE ENTRADA EN EUROPA

Frontera de Ceuta con Marruecos: cámaras, reconocimiento facial y sin concertinas

Las infraestructuras de la ciudad autónoma con el país vecino se enfrentan a grandes cambios, pero aún la mayoría carecen de fechas concretas para su puesta en marcha

Foto: El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante la visita que realizó en febrero al puesto fronterizo de El Tarajal y el perímetro fronterizo de Ceuta (EFE).
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante la visita que realizó en febrero al puesto fronterizo de El Tarajal y el perímetro fronterizo de Ceuta (EFE).

La frontera de Ceuta con Marruecos continúa con problemas. Algunos siguen enquistados, otros sí se acaban de solucionar tras un largo tiempo de espera. La mayoría no tienen puesta en fecha de funcionamiento. Son imprescindibles para esta puerta de Europa que significa la ciudad autónoma orillada entre tres reinos (el de España, el de Marruecos y el Reino Unido, con Gibraltar).

En la cuenta del haber figura la reciente actualización por parte del Ministerio del Interior del sistema de circuito cerrado de televisión (CCTV) en todo el perímetro fronterizo de Ceuta. Se han sustituido 41 cámaras DOMOS y 11 fijas y se han instalado 14 nuevas cámaras técnicas y una plataforma de control del sistema CCTV más moderna. La mayoría de las cámaras databan de mitad de la década de los noventa y ya estaban obsoletas.

Una de las medidas estrella anunciadas por Interior es el llamado reconocimiento facial que se pondrá en marcha no solo en la frontera de Ceuta con Marruecos, sino en la de Melilla. El objetivo pasaría por acortar los plazos en el control de fronteras y aumentar la seguridad en los pasos, donde a diario transitan miles de personas.

El ‘Plan Renove’ de más trascendencia será la desaparición de las concertinas, que había prometido el minisfro Fernando Grande-Marlaska nada más llegar al cargo hace ahora un año y que aún no ha cumplido. La empresa que las fabrica (el grupo Mora Salazar) tiene su sede en Cártama (Málaga) y maneja un volumen de negocio de seis millones de euros, como publicó este diario.

Evitar las avalanchas

Mientras, al otro lado de la frontera, Marruecos está instalando sus propias concertinas. De modo oficial, Interior no sabe nada sobre este sistema anti inmigración. “Entiendo que tratan de evitar las avalanchas y opta por la misma medida que adoptó España: colocar concertinas. Tampoco sé si hay otras opciones disuasorias menos lesivas en el mercado”, señala a El Confidencial un empresario ceutí.

La nueva valla marroquí tiene su origen en los acuerdos alcanzados con la Unión Europea que contemplaba una ayuda de 140 millones de euros para controlar la migración. Según eldiario.es, las concertinas impulsadas por Marruecos se comenzaron a construir antes de recibir la donación europea.

“Es parte de un proyecto de refuerzo de los dispositivos de Marruecos en el Mediterráneo sobre 1.000 kilómetros. Proviene de un análisis que se inició en 2016, cuando habíamos identificado algunas mejoras y ahora estamos incorporándolas”, expresó el director de Inmigración y Vigilancia de Fronteras del Ministerio del Interior marroquí, Khalid Zerouali.

Todo indica a que Interior esperará a que se completen las concertinas marroquíes para eliminar las del lado español.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios