el doctor está inhabilitado

La Fiscalía denuncia al médico chamán que extorsionaba a sus pacientes

El doctor Ángel Lara fue inhabilitado de forma cautelar por el Colegio de Médicos de Sevilla, que abrió un expediente para investigar las prácticas del grupo chamánico que lideró

Foto: Imagen del encuentro que el grupo de Ángel Lara llevó a cabo en una playa. (YT)
Imagen del encuentro que el grupo de Ángel Lara llevó a cabo en una playa. (YT)

La Fiscalía de Sevilla comunicó que ha abierto denuncia contra el médico chamán Ángel Lara, tras recibir del Colegio de Médicos traslado de un expediente de suspensión cautelar de su ejercicio profesional. La entidad actuó a raíz de la denuncia interpuesta por El Confidencial tras destapar las irregularidades en la actividad de este médico y el supuesto daño infligido a muchos de sus pacientes.

En un comunicado, avanzado por ‘Diario de Sevilla’, la Fiscalía recoge que Lara era titular de una consulta privada que derivó en “reuniones grupales como un medio para el crecimiento personal y su salud psicológica”. “Dicho médico habría pasado a tener un completo dominio y control de las actividades personales e incluso íntimas de los miembros del grupo”, recoge el escrito del ministerio público. Señala también que el chamán “manipulaba psicológicamente” a sus pacientes y les creaba “una dependencia absoluta”.

Imagen del encuentro que el grupo de Ángel Lara llevó a cabo en una playa. (YT)
Imagen del encuentro que el grupo de Ángel Lara llevó a cabo en una playa. (YT)

“En las reuniones del grupo se producían agresiones físicas entre sus pacientes”, indica el escrito del fiscal, y “actividades de tipo masoquista”. “Tales hechos de ser acreditados podrían ser constitutivos de delito de trato degradante, acoso y en su caso extorsión”, señala el ministerio público. El médico ponía precio a la libertad de sus pacientes y llegó a cobrar 6.000 euros para permitir a uno de los miembros del grupo chamánico abandonar las actividades.

Inhabilitación en curso

El Colegio de Médicos de Sevilla abrió un expediente informativo con carácter reservado al médico Ángel Lara García-Saavedra después de que este periódico pusiera en conocimiento de la institución los hechos denunciados por algunos de sus expacientes y las actas de sus terapias. El caso fue también recogido y difundido por un programa de ‘Salvados’ en La Sexta, donde se revelaron las prácticas del grupo chamánico.

Tras abrir ese expediente, el Colegio de Médicos de Sevilla decidió suspenderlo cautelarmente del ejercicio profesional hasta que se culmine la investigación —que podría acabar con su inhabilitación definitiva— tras las informaciones sobre sus malas prácticas. Este jueves se volverá a reunir esa comisión al cumplirse los seis meses de la suspensión cautelar y para avanzar en una resolución definitiva. En una resolución sin precedentes, según fuentes de esta institución, la junta directiva resolvió por unanimidad esta medida cautelar. Además, decidió poner el caso en conocimiento de la Fiscalía ante indicios de delitos penales y dar traslado a la Consejería de Salud.

La resolución fue adoptada el pasado 5 de octubre, según la documentación recibida por este periódico, tras el estudio de la documentación en manos de la comisión de Ética y Deontología. El acuerdo no es susceptible de recurso.

Ángel Lara, médico colegiado desde hace “más de 40 años”, según él mismo defendió en una entrevista a raíz de los reportajes sobre sus terapias, ejercía la medicina homeopática desde los años ochenta. Tras 20 años de ejercicio profesional, según los datos de su propio relato, comenzó a ejercer además una medicina chamánica que trata de 'espabilar' al ser humano.

Indicios de extorsión

En 2012 se puso al frente de la Asociación en Defensa de la Salud Universal, un grupo que varios expertos consideran que tenía rasgos compatibles con“un movimiento sectario”. Expacientes entrevistados por El Confidencial narraron historias de “abusos psicológicos, vejaciones y humillaciones”. Sus víctimas relatan prácticas abusivas verbales y emocionales en sus ‘pseudoterapias’. Para abandonar el grupo, les exigía importantes cantidades de dinero en una práctica que tiene indicios de extorsión. El 'precio de la libertad' de las personas que integraban su grupo iba de los 6.000 a los 8.000 euros. Los expacientes aportan mensajes del médico cargados de amenazas y alguno pagó en estado "de pánico".

Las tarifas del homeópata eran elevadas. Desde 180 euros por consulta a 300 euros más mensuales por pertenencia al grupo. Un enviado recogía el dinero a las puertas de su consulta y pedía que se entregara en billetes de 100 euros. El ánimo de lucro, que el médico niega, estaba siempre presente.

El homeópata, con consultas en Sevilla y Cádiz, imponía una serie de prácticas abusivas a sus pacientes con las que supuestamente conseguía doblegar su voluntad. A ellos los convencía de que practicaban una medicina de “altísimo nivel” en ese grupo de “brujos blancos”. Su “proceso de radicalización” comenzó a partir de 2013 y los integrantes del grupo llegaban a “perder el control sobre su voluntad y todos los aspectos de su vida”, señalan varios testimonios en primera persona.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios