pide apertura de juicio oral

La Fiscalía pide 8 años de prisión para los inmigrantes que saltaron la valla de Ceuta

La entrada masiva el pasado 26 de julio de 602 personas procedentes del territorio marroquí al puesto fronterizo de la ciudad autónoma fue "perfectamente organizada y organizada"

Foto: Un coche de la Guardia Civil patrulla en Ceuta la frontera que separa España y Marruecos. (Reuters)
Un coche de la Guardia Civil patrulla en Ceuta la frontera que separa España y Marruecos. (Reuters)

La Fiscalía pide 8 años de prisión para los cabecillas de los 602 inmigrantes que saltaron la valla de Ceuta el 26 de julio del año pasado, a las 6.30 horas, procedentes de territorio marroquí. Según el Ministerio Fiscal, se trató de una actuación “previamente planeada y organizada”. Se utilizaron hierros, cizallas, lanzallamas en spray, piedras y botes con cal viva y heces.

Los inmigrantes utilizaron la violencia, atentaron contra el principio de autoridad de la Guardia Civil y alteraron el orden y la paz social, como consta en el informe. Las contusiones, quemaduras químicas y conjuntivitis irrativa de los agentes heridos figuran en el escrito de acusación ante el Juzgado de Instrucción número 5 de Ceuta, encargado de estas diligencias.

La reparación del vallado tuvo un coste de 10.511,64 euros. Las camisolas, pantalones, guantes de intervención y pantallas de casco antidisturbios fue de 2.914,14 euros; la reparación del Toyota Land Cruiser de los agentes, una terminal (495 euros) y pantalón y zapatos técnicos (200,35 euros).

Atentado y desórdenes públicos

A cada acusado se le pide una pena de seis años de prisión por un delito de desórdenes públicos y, de modo subsidiario, cinco años de prisión por un delito de atentado. También dos meses de multa con una cuota diaria de 25 euros por cada uno de los delitos graves y también dos años de prisión y 18 meses de multa con una cuota diaria de 25 euros por el delito de daños.

En agosto también intentaron el salto más de 300 personas. Lo hicieron 115. Siete heridos. Cal viva, heces, sangre… El mismo 'modus operandi' que en julio. "Esto lo tienen que cortar, pero ya. Si no, nos van a matar. Los migrantes vienen muy agresivos, cada vez más”. Quien hablaba era un experimentado guardia civil destinado en Ceuta, harto de la desproporción de efectivos: solo 10 agentes.

“¿Cómo nos vamos a defender si nos echan cal viva, heces y sangre y no podemos utilizar ni porras, ni pelotas de goma ni protección antidisturbios?", se preguntaba un guardia civil de Ceuta.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios