en 2026 se cumplen 5 siglos de los cimientos

Catedral de Málaga: el debate de la segunda torre que oculta las miserias del templo

Denuncian su falta de mantenimiento con goteras, humedades, grietas e incluso pequeños desprendimientos. Una nueva cubierta y completar el edificio costaría 10,1 millones de euros

Foto: Emmanuel y Ana, en la terraza del hotel AC Málaga Palacio. Al fondo la catedral de Málaga con la torre sur inacabada (Toñi Guerrero).
Emmanuel y Ana, en la terraza del hotel AC Málaga Palacio. Al fondo la catedral de Málaga con la torre sur inacabada (Toñi Guerrero).

Parece un personaje de una novela de Paul Auster. O un amigo del escritor. Mira muy atento la fachada del edificio como si lo quisiera fotografiar solo en su memoria. Aviso: no lleva ni móvil en la mano ni mapa que le acompañe. Vive en Syracuse, Nueva York. El hombre, alto, fibroso, de 69 años, de ruta ibérica con próximo destino Sevilla y Lisboa, se hace llamar Anonymous y observa que la Catedral de Málaga está 'uncompleted'. "Es una pena que no la terminen. Es muy hermosa", lamenta Anonymous. Ese es el debate. Segunda torre: sí o no. Pero hay otro más urgente: fugas de agua, filtraciones, humedades y pequeños desprendimientos amenazan el primer templo de la segunda ciudad andaluza. ¿Hasta cuándo?

Los primeros cimientos de la Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación (su nombre completo oficial) datan de 1526. En 1588 se detienen las obras. Se trataba de aunar el estilo renacentista con el barroco, recogido en la fachada principal. Siguen las obras 140 años después. Finalmente se paralizaron tras destinar el dinero previsto, cuenta la leyenda (no hay datos precisos), para la Guerra de la Independencia de Estados Unidos. El resultado: no solo falta la segunda torre (la sur) que da nombre al apodo del templo (la Manquita); tampoco se construyeron las cúpulas de las torrecitas, las balaustradas ni se construyó una cubierta.

Una vista de la Catedral desde la Plaza del Obispo (Toñi Guerrero).
Una vista de la Catedral desde la Plaza del Obispo (Toñi Guerrero).

La cubierta es clave. Fue el arquitecto Ventura Rodríguez quien en 1764 planteó un tejado a dos aguas, respaldado por Antonio Ramos, el maestro de obras de la catedral, para solucionar los problemas de goteras. No le hicieron caso. En 1782 se acabó el dinero. No fue hasta finales del siglo XX cuando se impulsó un Plan Renove del templo. La solución no llegó hasta 2009, pero volvió a ignorar la opción 'Ventura' y se aplicó una segunda piel sobre las bóvedas. La Junta de Andalucía, el Ministerio de Cultura y el Ayuntamiento de Málaga se gastaron 1,7 millones de euros en una obra que se ha mostrado ineficaz. Cada vez que llueve hay que colocar unos cubos de agua en la solería de la catedral. Y las redes y mallas, situadas a 42 metros de altura, amortiguan los trozos de piedra que han caído alguna vez del techo.

Sin presupuesto para este año

La Consejería de Cultura asegura haber invertido en la catedral cuatro millones de euros desde la década de los noventa "mejoras destinadas especialmente a las cubiertas, presbiterio y las naves". La Junta no contempla en el presupuesto de 2018 "ninguna dotación presupuestaria ya que se trata de un inmueble propiedad del Obispado". "Cualquier inversión que se pueda acometer en la catedral está sujeta a la existencia de un proyecto y a la disponibilidad presupuestaria", subrayan a este diario fuentes del Gobierno andaluz.

El coro de la catedral de Málaga (Toñi Guerrero).
El coro de la catedral de Málaga (Toñi Guerrero).

El Obispado presentó a finales de 2016 un plan director en el que colaboran técnicos del Obispado de Málaga, de la delegación territorial de Cultura en Málaga y del IAPH. "Uno de estos retos es la clara convicción de establecer una solución definitiva a la cubierta, para evitar las filtraciones que inexorablemente dañan la estructura fundamental de la catedral. Hay que salvar la catedral de Málaga", señaló el Obispado en una nota de prensa de julio de 2017.

La cubierta está embalsada de agua, como si fuera una piscina. Los desagües están obstruidos y el arquitecto responsable de la obra de hace apenas nueve años, el gaditano Juan José Jiménez Mata, ya jubilado, no tuvo en cuenta las oscilaciones de temperatura de la ciudad, con hasta 40 grados de diferencia entre invierno y verano. Ya en 2010 empezaron las fisuras y grietas. "La Junta no respetó la autoridad intelectual de Ventura Rodríguez", critica un profundo conocedor del templo.

La administración autonómica andaluza siempre deja claro que la propiedad del monumento no es suya, ya que le pertenece al Obispado

El Confidencial se ha puesto en contacto con responsables de la Iglesia en Málaga que declinaron hacer declaraciones. "No queremos hablar de eso", señalaron. Tan solo dijeron que "pronto" habría novedades. Se prevé un acuerdo entre la Junta y el Obispado, pero las condiciones serán duras, toda vez que la administración autonómica andaluza siempre deja claro que la propiedad del monumento no es suya. Incluso la Junta de Andalucía utilizó el término "polémica" cuando este diario le preguntó por el templo.

Vista de la catedral de Málaga desde el hotel AC Málaga Palacio (Toñi Guerrero).
Vista de la catedral de Málaga desde el hotel AC Málaga Palacio (Toñi Guerrero).

El arquitecto Juan Manuel Sánchez la Chica es el responsable del plan director. Tiene claro que hay que solucionar el problema de las cubiertas, "si se quiere que el templo permanezca en pie otros 500 años". En este plan se recoge la necesidad de construir una sacristía más amplia que la actual, que en distintas manifestaciones religiosas resulta insuficiente. Otra de las opciones planteadas es ubicar la sillería del coro en otro lugar. Ahora mismo está en medio de la nave central de la Catedral. Se trataría de trasladar el coro para hacer la nave más diáfana con lo que el templo ganaría en funcionalidad. La Junta impulsó la incoación del expediente para que este elemento artístico, obra del insigne escultor Pedro de Mena, quedara incluido en el Catálogo General del Patrimonio Histórico y sea declarado BIC (Bien de Interés Cultural).

Solería original y "fantástica" iluminación

Surgen voces menos críticas con la salud del templo. Un antiguo colaborador profesional del Obispado cuenta a El Confidencial que la solería sigue siendo la original, que las vidrieras de la parte norte son las más transparentes y están "muy bien mantenidas". También alaba el trabajo de la Escuela-Taller de la catedral, donde se han formado más de 500 alumnos con una tasa de reinserción laboral cercana al 100%. "El estado de conservación es magnífico, las fisuras que tiene son históricas, las mismas que las del siglo XVII y la fantástica iluminación artificial la realza. Lo que hace falta es rematar elementos arquitectónicos para lograr dar una visión de edificio completo", subraya.

Una imagen del altar principal y la cúpula de la catedral de Málaga (Toñi Guerrero).
Una imagen del altar principal y la cúpula de la catedral de Málaga (Toñi Guerrero).

La referencia de las obras de la Sagrada Familia de Barcelona (una interpretación de los bocetos de Antonio Gaudí con el uso de moderna tecnología) se tiene en cuenta en el plan director de la catedral de Málaga, catalogado como "crudo" por el director del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, Román Fernández-Baca, responsable de dar el visto bueno a la remodelación del templo, según relata Diego Estrada, arquitecto e ingeniero industrial, vicepresidente de la Fundación Por Amor al Arte, la Catedral, recién constituida ante notario y presidente de la Asociación Ciudadana Málaga por su Catedral.

"Los días de lluvia habría que exteriorizar el culto y a este paso, si no se pone remedio pronto, vamos a tener que entrar con casco protector. Tenemos que evitar el bochorno de los cubos de agua multicolor cuando llueve. Hay un alto grado de inseguridad. ¿Recordamos que una piedra de la Catedral de Florencia le cayó a un turista y le mató?", cuenta Estrada, quien cifra en 11 millones la puesta a punto del templo andaluz. "Se pedirían fondos europeos. Lo que tiene que haber es voluntad. Lo más delicado es desmontar la obra de la cubierta que se hizo en 2009 y sufre una sobrecarga de 500 kilos por metro cuadrado e incide sobre la bóveda original. Se tardaría tres meses en demolerla y seis meses en construir el tejado a dos aguas".

"El mote de la Manquita no se corresponde con la realidad. ¿Por qué no la llamamos la Inacabada?"

¿Y la segunda torre? El cálculo de Estrada es que en ocho meses ya estaría la construcción completada. Abomina el arquitecto del término la Manquita y no cree ni que sea una singularidad ni que no deba culminarse. "El mote no se corresponde con la realidad. ¿Por qué no la llamamos mejor la Inacabada? Y yo les digo a los que se oponen: habéis disfrutado de un gran monumento renacentista sin terminar. Dejad que otras generaciones disfruten de que se culmine. Además, quien efectúe apología de no terminarla deberá caer sobre su propio peso el Código Penal. El PGOU contempla que todos los edificios civiles y militares tienen que acabarse".

El interior de la catedral de Málaga (Toñi Guerrero).
El interior de la catedral de Málaga (Toñi Guerrero).

Unos operarios montan los andamos para limpiar parte de la no culminada segunda torre. Los trabajos durarán seis meses en total. Los malagueños y turistas que se pasean delante de la catedral, en la fachada de la Plaza del Obispo, tienen diferentes opiniones sobre si terminar o no la segunda torre. Alejandro, comercial, de 49 años, opina: "¿Para qué hay que cambiar ahora la Historia? No vamos a tocar una cosa que no se ha hecho antes. Ya es una imagen de la ciudad y está en todas las postales".

"¿Que le falta una torre? Ni lo sabía"

José Antonio, de 53 años, natural de Villanueva de la Concepción (municipio situado al norte de la provincia de Málaga), ni sabía que le faltaba una torre. "¿Qué le falta una? Ja, ja. Ni me había dado cuenta. He pasado muchísimas veces por aquí y porque me lo has dicho... Yo creo que mejor que siga así. Y ahora meterse en obras… La cosa está muy mala. En España hay cuatro millones de parados, buscas a gente para trabajar y no la encuentras".

Detalle de la bóveda y la malla protectora de la catedral de Málaga (Toñi Guerrero).
Detalle de la bóveda y la malla protectora de la catedral de Málaga (Toñi Guerrero).

La hija de una familia de finlandeses que viven en Fuengirola considera que es "de vagos" no acabar la catedral. Un grupo de amigas de Córdoba tienen claro que el templo es mejor así. "Perdería su encanto y es original por eso". Hana Lee, coreana de 50 años, sale de la catedral por el patio que conduce a la iglesia del Sagrario. Se encuentra sorprendida de lo que ha visto. "Es bella", dice en inglés. Muchos malagueños autocríticos piensan que la segunda torre no terminada simboliza cierta dejadez propia de la idiosincrasia local.

Desde la terraza del hotel Málaga Palacio se divisa una vista clásica de la catedral. Una pareja se hace un 'selfie' cuando el sol empieza a agonizar. Al fondo, la Manquita. Él se llama Emmanuel, tiene 31 años, y es argentino. Ana, su pareja, tiene 32 años, y es malagueña. Al principio considera que se tenía que haber terminado. Luego reflexiona: "Lo mismo habría que dejarla así. Es como poner derecha la Torre de Pisa. No tiene mucho sentido". Y Ana remata: "¿Para qué la van a cambiar si lleva así toda la vida? Yo la dejaba tal cual". Así, como se la encontró Robert de Niro cuando ofició misa como obispo en la película 'El puente de San Luis Rey' (2004).

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios