auge de la venta de urnas para depositar cenizas

Málaga, líder nacional de cremaciones: apenas se entierra al 25% de los difuntos

La media nacional de exhumaciones se sitúa entre el 37% y el 40%. La mayor parte de las provincias andaluzas supera este porcentaje, que en Madrid y Barcelona llega al 50%

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

‘A dos metros bajo tierra’ fue una serie estadounidense de éxito tanto de crítica como de espectadores de una familia que regentaba una funeraria. Se desconocen los datos de audiencia que esta serie alcanzó en Málaga. Pero a juzgar por los escasos entierros que se producen en la ciudad andaluza, no parece que calara mucho entre los malagueños el trabajo de maquillar difuntos. La capital malagueña es el territorio nacional donde se produce el mayor número de cremaciones de toda España: el 75% de las defunciones, frente al 25% de entierros.

Este auge se explica por el gran crecimiento de los columbarios en las cofradías de la Semana Santa de Málaga. Las hermandades ubican urnas con diversas capacidades: desde dos personas hasta una docena en un espacio en sus sedes o en los bajos de las parroquias. La Archicofradía de la Esperanza y Congregación de Mena, vinculada al Cristo de la Buena Muerte, protector de la Legión, fue una de las pioneras. Desde finales de la década de los ochenta cuenta con columbarios. Ya tiene 1.000 urnas. De la cuarta fase ya se ha vendido el 80%.

El precio medio de una urna con capacidad para seis restos es de 3.000 euros. No cobran cuota de mantenimiento (como sí ocurre en Parcemasa, la empresa municipal que gestiona los cementerios de la capital) y en el caso de Mena no es necesario ser congregante (hermano de la congregación) para comprar un columbario. “La venta es constante y es una buena fuente de ingresos para las cofradías”, admite José Lorente, fiscal de Mena.

El cierre en 1995 para nuevos entierros del histórico Cementerio de San Miguel, creado a finales del siglo XIX y donde se conservan los restos de familias malagueñas de renombre como los Loring o los Heredia, aparte de insignes poetas como Alfonso Canales, Salvador Rueda o la escritora Jane Bowles, aumentó el interés de los malagueños por la cremación. En la última década, el crecimiento ha sido mucho más acusado: se ha pasado de 3.185 incineraciones a 4.010 en 2017, mientras que las inhumaciones pasaron de 1.621 en 2007 a 1.075 el año pasado, según cifras del Ayuntamiento de Málaga.

La media nacional de cremaciones se sitúa entre el 37% y el 40%. La mayor parte de las provincias andaluzas supera esta media. Madrid y Barcelona alcanzan el 50% de cremaciones y el otro 50% de entierros, indican los datos ofrecidos a El Confidencial por la Asociación de Funerarias y Cementerios Municipales (AFCM). En Galicia ocurre justo al revés que en Andalucía: solo se opta en un 25% por la cremación.

Todos los estudios y análisis a medio y largo plazo sobre cremaciones en Europa señalan la clara tendencia al alza de estas. “Es algo que ya no tiene marcha atrás. Se prevé que en 15 años la mayoría de los países de Europea estén por encima del 50%”, subraya Jordi Valmaña, presidente de esta asociación.

La AFCM, que consta de 37 socios (solo se admite un socio por ciudad) y que agrupa cementerios de carácter municipalista, recomienda la cremación por un “tema higiénico y de respeto al medio ambiente; también por una falta de espacio”, subraya Valmaña, que considera que además del auge de los columbarios de las cofradías de Semana Santa hay otro factor en el crecimiento de las cremaciones: la residencia de jubilados europeos.

Cripta de los columbarios de la Congregación de Mena. (www.cofradiamena.es)
Cripta de los columbarios de la Congregación de Mena. (www.cofradiamena.es)

¿Cuánto cuesta una cremación en Málaga capital? Este año el equipo de gobierno municipal planteó una subida del 1,5% de las tarifas funerarias. La inhumación o entierro en nicho pasaría de costar 249 euros a 252,9; mientras que una cremación o incineración de un cadáver, que hasta ahora costaba 489 euros, iba a pasar a costar 496 euros. La oposición tumbó la iniciativa.

Parcemasa sostenía que el recargo no lo iban a soportar los ciudadanos. A su juicio, el 70% de los servicios se paga con cargo al seguro de deceso que pagan las compañías de seguros. “Hoy en día los familiares prefieren la incineración. En Málaga pueden pasar muchos meses sin que tengamos contratado ningún entierro”, indica a El Confidencial un portavoz de Interfunerarias. Las tarifas de Parcemasa estaban congeladas desde 2013.

Una imagen del Parque Cementerio de Málaga. (EFE)
Una imagen del Parque Cementerio de Málaga. (EFE)

El gerente de Parcemasa, Federico Souviron, indica otra ventaja de la cremación. El Parque Cementerio de Málaga, inaugurado en 1987, no necesita en estos momentos de más ampliaciones. “Cada vez habrá menos necesidad de nichos y sepulturas. Lo que sí estamos buscando es espacio para los depósitos de cenizas y hemos puesto en servicio el llamado ‘Jardín del recuerdo”, explica Souviron.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios