El PSOE andaluz trata de frenar cualquier reconocimiento de Cataluña como nación
  1. España
  2. Andalucía
díaz considera un error meterse en esa cuestión

El PSOE andaluz trata de frenar cualquier reconocimiento de Cataluña como nación

Se firmó la paz: Susana Díaz aplaude por vez primera a Pedro Sánchez como "un gran candidato" y augura una victoria de su partido en las generales

Foto: El presidente catalán, Artur Mas (d), y la presidenta andaluza, Susana Díaz. (EFE)
El presidente catalán, Artur Mas (d), y la presidenta andaluza, Susana Díaz. (EFE)

El PSOE debate a puerta cerrada qué recogerá finalmente el documento que tiene previsto aprobar hoy sobre la futura reforma de la Constitución. Pasada la una de la tarde, el secretario general, Pedro Sánchez, dará lectura a una resolución de su partido sobre este asunto.Frente al interés del PSC y Miquel Iceta porque se reconozca la condición de nacionalidad histórica de Cataluña, Susana Díaz y el PSOE andaluz han dejado claro que sería un error calar ese melón a pocos meses de las elecciones generales.

Fuentes de los socialistas andaluces advierten de la confusión que se puede generar en la opinión pública con concesiones a Cataluña y advierten de que el borrador inicial que ha llegado a este Consejo de Política Federal que se celebra en Sevilla pasa de puntillas sobre la nomenclatura de las comunidades. Antes de que diera comienzo del cónclave socialista, Iceta ha asegurado que el reconocimiento de un Estado plurinacional es "totalmente" posible aunque ese tratamiento diferenciado de las comunidades no conlleve diferencias ni privilegios en cuestiones económicas o fiscales.

Estas declaraciones han llevado la confusión a la reunión del PSOE, donde la mayoría de los barones daban este tema del PSC por superado. Desde Andalucía, la federación más potente, insisten en que abrir ese debate en este momento puede ser contraproducente por más que insistan en que no hay diferencias de fondo con los socialistas de Cataluña. Díaz trata de sumar a los otros barones de su partido a sus tesis. Sin embargo sí advierten de que puede generar confusión en la opinión pública a meses de las generales.

Aunque las elecciones catalanas están a la vuelta de la esquina, señalan que remontar en Cataluña es prácticamente imposible, los sondeos sitúan al PSC como quinta fuerza política. Sin embargo, advierten que mostrar debilidad en este momento en el debate territorial puede perjudicar mucho a Pedro Sánchez en el resto de España.

En su intervención pública, Susana Díaz ha lanzado un mensaje claro a su partido. El PSOE debe ocupar "la centralidad" y no enredarse en debates que no preocupan a los ciudadanos. "No es el momento de trazar lineas rojas sino de ocupar el espacio de la centralidad", ha dicho. Sus dos palabras clave han sido "igualdad", que ha defendido forma parte del ADN del partido, y "unidad" de España. La líder andaluza, que presidente el Consejo de Política Federal, ha abierto la puerta a reconocer la "diversidad" de España pero "sin caer en la tentación" de que se prime a unos territorios frente a otros. Su posición es clara, el PSOE "dio un paso muy importante en el 78" y no puede volver atrás.

Por vez primera y después de muchos intentos frustrados de Pedro Sánchez, la presidenta de la Junta de Andalucía ha reconocido los méritos como candidato de su secretario general. Es lo que el líder federal llevaba intentando meses, la última vez en un mitin en la campaña de las andaluzas, cuando proclamó aquella polémica frase de "Tú a San Telmo, yo a la Moncloa", que sentó tan mal a Díaz y quedó sin respuesta. Esta mañana en Sevilla, la líder andaluza por vez primera le ha comprado ese reparto de papeles. "Tenemos un gran candidato y vamos a ganar las elecciones", ha proclamado. Sánchez no podía disimular su satisfacción. Es la prueba fehaciente de que hay cierre de filas, al menos hasta que pasen las generales. Díaz ha defendido como un gran valor del PSOE "la unidad".

Aunque el tema de la reunión de los socialistas hoy es el modelo territorial y la futura reforma de la Constitución ya nada se aborda sin perder de vista las elecciones generales. Los socialistas entienden que el momento en el que los sondeos daban al PSOE por detrás de Podemos quedó atrás y aseguran que la división de la izquierda en varias candidaturas van a debilitar a sus adversarios de este lado político. Advierten de que toca concentrarse en recortar al máximo las diferencias con el Partido Popular, incluso vencer a Mariano Rajoy, y saben que tienen un asunto clave por resolver ante la futura política de pactos que puede cambiar el Gobierno de España. En esto también hay voces enfrentadas.

Susana Díaz Cataluña Junta de Andalucía Andalucía
El redactor recomienda