POR 2,8 MILLONES DE EUROS

El jefe tributario de Almería ‘contrató’ el catastro a la empresa de su mujer

La Diputación de Almería adjudicó servicios a la empresa Tracasa por 2,8 millones. En esta compañía trabaja como responsable Ana Gutiérrez Pérez

Foto: Gabriel Amat (izquierda), junto a Mariano Rajoy y Javier Arenas, en 2008. (Efe)
Gabriel Amat (izquierda), junto a Mariano Rajoy y Javier Arenas, en 2008. (Efe)

La Diputación Provincial de Almería adjudicó servicios del catastro a la empresa Tracasa por un valor de 2,8 millones de euros. En esta compañía trabaja como responsable en Almería Ana Gutiérrez Pérez, esposa de Francisco Maldonado Sánchez, jefe de servicio de la Administración Tributaria del organismo que preside Gabriel Amat, también número 1 del PP de Almería, alcalde de Roquetas de Mar, e imputado por prevaricación urbanística.

Fue en octubre de 2011 cuando el vicepresidente segundo y consejero de Economía del Gobierno de Navarra, Álvaro Miranda, firmó con el diputado de Hacienda de Almería, Manuel Alías Cantón, el convenio de colaboración entre ambas instituciones, que permitía “mejorar la gestión urbanística a los 102 municipios de la citada provincia andaluza”, según aseguró Tracasa en su web. La anterior compañía que tramitaba la gestión catastral de la diputación almeriense era Obalroy, donde también trabajó la mujer de Maldonado, como ella misma admitió a este diario. “Me avala la experiencia. Llevo ya nueve años en el sector. No tengo nada más que decir”, subrayó Gutiérrez en declaraciones a El Confidencial.

Tras contratar los servicios de Tracasa, el equipo de Amat creó una estructura para la gestión catastral formada por un arquitecto, un técnico en Administración General y dos delineantes para coordinar los trabajos de la empresa. “La Dirección General del Catastro no tiene conferidas o delegadas las competencia en materia catastral con la Diputación Provincial”, según fuentes cercanas a la institución consultadas por este diario. Fuentes oficiales de la diputación rechazaron hablar con El Confidencial.

Pinche aquí para acceder a la concesión.
Pinche aquí para acceder a la concesión.

La interconexión entre la compañía con sede central en Pamplona y el organismo supramunicipal controlado por el Partido Popular de Gabriel Amat, el “hermano mayor” de Javier Arenas, no acaba en el matrimonio Gutiérrez/Maldonado. Tracasa también mantiene como empleada María del Mar Martínez Ruiz, hija de Emelina Ruiz, jefa de Departamento de Informática de la Gerencia del Catastro de la Diputación de Almería, que emplea a 1.200 personas.

El PSOE: “La responsabilidad es de Amat”

“Normalmente quien hace la contratación pública es el equipo de Gobierno. No sé si puede haber influido los funcionarios políticamente afines. La responsabilidad es de Amat, no de los funcionarios. La funcionarización viene por la reforma de la Administración Local y hay una serie de competencias que no son de la Diputación y esa funcionarización se hace para una selección de determinados empleados que son susceptibles de ser privatizados y otros que dejarán sus competencias”, explicó Esperanza Pérez, portavoz del PSOE de la Diputación Provincial.

'Normalmente quien hace la contratación pública es el equipo de Gobierno. La responsabilidad es de Amat, no de los funcionarios', explica Esperanza Pérez, portavoz del PSOE de la Diputación ProvincialComo adelantó El Confidencial, el pleno del pasado 5 de diciembre de la diputación almeriense aprobó de forma inicial -con la abstención del PSOE y la negativa de Izquierda Unida- la RPT (Relación de Puestos de Trabajos y Plantillas) que incluiría en 2015 la incorporación como funcionarios a personas que no han pasado por un concurso-oposición. El Gobierno de Amat pretende incorporar como funcionarios a 500 personas. La incorporación de 300 empleados apenas supone la primera fase. Faltarían otros 200 más. “Hay que darle la oportunidad a todos los empleados públicos de la diputación. Si entran 313, ¿por qué no se les da oportunidad al resto?”, remató Pérez.

El vicepresidente primero de la Diputación, Javier Aureliano García Molina, negó a El  Confidencial que esta funcionarización masiva guarde alguna relación con personas afines al PP o al clan Amat, compuesto por 108 sociedades familiares. “No hablamos de personas, sino de puestos. Todos los empleados estaban trabajando cuando llegamos al Gobierno de la Diputación en 2011. En cuatro años no hemos sacado ni una sola plaza de funcionario, los laborales fijos tenían la misma condiciones que los propios funcionarios. Alguien les metió e hicieron su proceso de selección”.

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios