‘PASAN’ DE LOS CINCO GRUPOS DE MANIFESTANTES

Díaz y Pastor estrenan el Metro de Málaga: ni wifi, ni mamparas... y 5 manifestaciones

El inacabado Metro de Málaga se ha estrenado hoy al mediodía sin cobertura de teléfono móvil en el trazado subterráneo, ni las puertas de andén

Foto: Ana Pastor (centro d) y Susana Díaz (centro i), durante la inauguración del metro de Málaga. (EFE)
Ana Pastor (centro d) y Susana Díaz (centro i), durante la inauguración del metro de Málaga. (EFE)

El inacabado Metro de Málaga, el sexto de España, que costará 2.000 millones de euros y no llega al centro de la ciudad, se ha estrenado este miércoles sin cobertura de teléfono móvil en el trazado subterráneo, ni las prometidas puertas de andén, llamadas mamparas antisuicidio, nacidas hace más de una década en el Metro de Tokio.

- ¿Te funciona el wifi?- se preguntaban los primeros viajeros deseosos de subir a las redes sociales sus primeras fotos en la nueva infraestructura.

- No, a mí no.

- Pues a mí tampoco.

No es que el wifi se hubiera caído, es que no existe red de telefonía desde la parada Ciudad de la Justicia hasta Perchel, ubicada junto a la estación de Renfe María Zambrano de Málaga. La Junta de Andalucía prevé solucionar esta falta de cobertura a partir de septiembre. “Queremos dar un servicio conjunto, también en el Metro de Sevilla”, señalan a este diario fuentes de la Junta. El metropolitano de la capital andaluza también carece de esta tecnología que tendrá que autorizar la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo del Gobierno andaluz.

Por culpa de los recortes

Las puertas de andén fueron prometidas en el proyecto inicial. Aún no se ha adecuado su instalación. “No hay fecha concreta, pero nuestra voluntad es instalarlas”, apuntó un portavoz oficial de la consejería de Fomento y Vivienda. Ninguna red de Metro en España (excepto el de Sevilla) cuenta con este dispositivo. Estas puertas cuestan 20 millones de euros, sin contar otros 20 millones para el sistema de señalización. La Junta de Andalucía precisa que está hecha la infraestructura. Los recortes han impedido que esté en funcionamiento.

Diez minutos antes de la salida del primer convoy, a las 12.35, los invitados a la inauguración en el vestíbulo de la estación El Perchel (en la estación de Renfe María Zambrano) se dieron cuenta que allí no había aire acondicionado. “No lo hay. Tenemos, como en todos los Metros de España, un sistema de ventilación a través de la rejilla que sirve para el encauzamiento del aire”, precisan en la Junta de Andalucía. El calor era sofocante.

Cuando Susana Díaz y la ministra de Fomento, Ana Pastor, salieron a la calle se encontraron con cinco pancartas que reivindicaban hasta cinco asuntos totalmente diferentes, todos ellos contra la presidenta del Ejecutivo andaluz: Comisiones Obreras denunciaba despidos en el Metro de Sevilla; otra de seguidores de Podemos; un grupo de trabajadores contra la discriminación; la de los bomberos forestales y otra de trabajadores de Automóviles Portillo. Incluso había un grupo de malagueños de la Asociación Rayya que denunciaban el centralismo autonómico de Sevilla. 

Pancartas de los manifestantes. (A. Rivera)
Pancartas de los manifestantes. (A. Rivera)

Díaz y Pastor, sin atender ni siquiera mirar las pancartas de los manifestantes, se metieron muy rápido en un microbús que le llevó de vuelta a sus coches oficiales en las cocheras del Metro. La presidenta tenía un encuentro por la noche en Almería. Ninguna de las dos políticos, que se sentaron juntas en la primera fila del vehículo, se volvió, claro está, en el Metro que ellas mismas hacía sólo unos minutos habían estrenado. 

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios