El exconsejero de Trabajo andaluz se jubiló firmando cursos con el grupo de su sobrino
  1. España
  2. Andalucía
OLIVA DIRIGÍA una ESCUELA DE HOSTELERÍA pública

El exconsejero de Trabajo andaluz se jubiló firmando cursos con el grupo de su sobrino

Francisco Oliva, consejero de Trabajo de la Junta de Andalucía con Manuel Chaves, firmó un acuerdo en mayo de 2012 para dar cursos de formación a Vértice

Foto: El expresidente de la Junta de Andalucía Manuel Chaves. (EFE)
El expresidente de la Junta de Andalucía Manuel Chaves. (EFE)

Francisco Oliva, consejero de Trabajo de la Junta de Andalucía con Manuel Chaves entre 1990 y 1993, dejó listo un acuerdo en mayo de 2012 para conceder cursos de formación al Grupo Vértice, donde su sobrino Alfonso Ochoa Oliva es un alto directivo, justo al mes que se jubiló como director de la Escuela de Hostelería de La Cónsula que gestiona el Gobierno andaluz y el Ayuntamiento de Málaga.

El anuncio del acuerdo data del 3 de mayo de 2012, según aparece en la propia web de La Cónsula, apenas cuatro días después de que Oliva dejara oficialmente su responsabilidad como director de la prestigiosa escuela de hostelería, donde aprendió el cocinero marbellí Dani García, con sede en Churriana, una barriada de la capital. La Cónsula se convirtió en 1959 en la residencia del escritor Ernest Hemingway durante la escritura del reportaje "Un verano peligroso".

El objetivo de estas acciones del Grupo Vértice, que consiguió 150 millones de euros de contratos programas de Comisiones Obreras, como ayer adelantó El Confidencial, se centraban en el "reciclaje" de los trabajadores de la hostelería y “una apuesta por la formación especializada en este sector”, según informó el propio Grupo Vértice en un comunicado. Además, la empresa anunció que ofrecía al empresario la posibilidad de financiar esta labor “a través de la cuota de formación que las empresas tienen”. Los cursos formativos trataban sobre el vino "Los vinos: su servicio; La cocina de los arroces e Iniciación al chocolate", estaban vinculados al certificado de profesionalidad y tendrían como máximo 20 participantes.

placeholder

El Confidencial contactó ayer por teléfono con Francisco Oliva para que se pudiera explicar sobre la conexión entre La Cónsula y el Grupo Vértice. “No quiero hablar con usted”, zanjó el exconsejero de Trabajo de la Junta de Andalucía. Este diario le insistió en preguntarle sobre La Cónsula y el Grupo Vértice, pero no demoró mucho tiempo su respuesta: apretó el botón rojo de su móvil de modo contundente.

La Junta le reclama 575.330 euros

Oliva, hermano del prestigioso abogado penalista Horacio Oliva, que llevó la defensa de Jesús Polanco en el caso Sogecable y ahora de la exministra y exconsejera de la Junta Magdalena Álvarez en el caso de los ERE (también antes de Jesús Gil), se ha visto envuelto en una polémica tras reclamarle la Junta de Andalucía a La Cónsula la devolución de 575.330 euros de fondos para cursos de formación profesional durante 2008 y 2009. El exdirector de la escuela de hostelería fue director entre 2006 y 2012.

La denuncia la presentó el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Luciano Alonso, en el Parlamento andaluz el pasado martes. Alonso es declarado enemigo político de Oliva en el PSOE de Málaga. El exconsejero de Trabajo de Chaves estuvo muy vinculado a la UGT (le arrebató a Eduardo Martín Toval unas elecciones primarias municipales gracias a "votos a granel" del sindicato, como denunció este último). En el Ayuntamiento de Málaga fue teniente de alcalde en el primer Gobierno democrático y portavoz de la oposición municipal.

El ‘conseguidor’ Mejía

Un exdirectivo del Grupo Vértice, que llegó a ser uno de los grupos líderes en formación en toda España, relató a este diario que la organización que dirigen Juan Cruzado y Jesús Gallardo, socios y examigos que mantienen un largo litigio judicial por el control de la compañía, recurrieron a La Cónsula por la fuerte caída del negocio de la formación a partir de 2011. Carlos Mejía, gerente de la Fundación Objetivo 1, cuñado de Alfonso Ochoa Oliva e hijo de Mari Pepa García, la secretaria del exconsejero Oliva en la escuela de hostelería, habría sido 'el conseguidor' de este acuerdo.

Juan Cruzado, presidente del grupo, que declaró a este diario que la relación con Comisiones Obreras era “un asunto privado”, necesitaba de aliados políticos y sindicales para conseguir acuerdos de alcance. Para ello, promocionó de una manera constante a Ochoa Oliva hasta situarlo como uno de sus principales directivos como consejero delegado de IDE Instituto y Desarrollo Empresarial, una de las empresas de Vértice, después de haber sido “director de Empresa de IDE”.

Ochoa fue el encargado de negociar con Comisiones Obreras los acuerdos de los contratos-programa, junto a Mejía. La estrecha relación del tándem Mejía & Ochoa (son cuñados, pues sus mujeres son hermanas) resulta clave para entender cómo Comisiones Obreras se convirtió en el principal cliente en la última década del Grupo Vértice y en el responsable de transformar una academia de barrio en la zona de la Carretera de Cádiz donde se aprendía mecanografía o contabilidad (empezó con un capital de 15.000 pesetas) a facturar 25 millones de euros.

Responsabilidad Estafa de la formación Junta de Andalucía
El redactor recomienda