LA INSTITUCIÓN SIGUE EN NÚMEROS ROJOS

El consejero de Empleo andaluz ignoró un pufo de 5 millones en el Puerto de Málaga

En apenas ocho meses en el cargo, José Sánchez Maldonado, consejero de Empleo miró para otro lado en la investigación de la presunta corrupción

Foto: Imagen del puerto de Málaga.
Imagen del puerto de Málaga.

En apenas ocho meses en el cargo, José Sánchez Maldonado, por entonces presidente de la Autoridad Portuaria de Málaga y ahora consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía, miró para otro lado en la investigación de la presunta corrupción denunciada por su director, José Antonio Caffarena, que investiga el Juzgado de Instrucción número 5 de Málaga.

Las irregularidades en las obras del recinto habrían supuesto un sobrecoste de al menos 5,3 millones de euros, según un informe firmado por el Ministerio de Hacienda. UGT lo cifra en ocho. “Esto es apenas un 20% de lo que hay. Es sólo la punta del iceberg”, resalta a El Confidencial Juan Antonio Triviño, delegado sindical ugetista y miembro del consejo de administración de la Autoridad Portuaria.

Todo empezó en 1998. El Puerto de Málaga, entonces comandado por Enrique Linde, que fue director de Política Interior en el Ministerio de José Barrionuevo y consejero de la Junta con Rodríguez de la Borbolla, quería crecer. En enero de ese año empezaron las obras de ampliación de la prolongación del Dique de Levante, adjudicadas a una UTE integrada por las constructoras Dragados y Sando. Los trabajos acabaron en julio de 2001 y contaron con una inversión de 58,9 millones de euros. En este proyecto, por ahora, no se ha verificado ninguna irregularidad.

El nuevo consejero de Economía, Innovación Ciencia y Empleo, José Sánchez Maldonado. (EFE)
El nuevo consejero de Economía, Innovación Ciencia y Empleo, José Sánchez Maldonado. (EFE)

Tres años después, la misma UTE finalizó la construcción del muelle número 9, también denominado muelle de contenedores. Para realizar estas obras, presupuestadas en 187  millones de euros, se utilizaron “escombros y no piedras o áridos para los rellenos de los cajones y de las explanadas del muelle”, según la denuncia presentada por José Cosín, abogado que representa al Comité de Empresa de los trabajadores del puerto.

Uno de los principales problemas radica en los 16 metros de calado (profundidad) necesarios para acoger a los grandes barcos, una diferencia sustancial frente a otros puertos, como el de la competencia de Algeciras, que no cuenta en todos sus muelles con este calado. Detectadas las deficiencias, el coste de la reparación del muelle se cifró en 2012 en 600.000 euros. Esta obra aún no ha finalizado. El sobreabono de esta construcción se eleva a 3,7 millones de euros, según el informe del Ministerio de Hacienda que obra en poder del juzgado.

La colisión del ‘Stolt Capability’

El Puerto de Málaga también vio la necesidad de construir nuevos atraques para cruceros. La salida a concurso tuvo a lugar el 12 de diciembre de 2003. La adjudicación de las obras, también a Sando y Dragados (el 24 de marzo de 2004), se elevó a 8 millones de euros. El proyecto acabó el 6 de julio de 2009 y costó finalmente 12,2 millones de euros. Los errores se visualizaron el 13 de febrero de 2008. Ese día, el buque Stolt Capability, de 76 metros de eslora y 37.000 toneladas, colisionó contra el muelle sur de cruceros, en la mitad de un fuerte temporal de Levante.

Un año después, al llegar Caffarena a la dirección del Puerto malagueño, tras suceder a Manuel Conde Gutiérrez del Álamo, hermano de Rosa Conde, exportavoz del Gobierno con Felipe González, descubrió que había algo turbio en ese incidente. Comprobó que el estado real de la infraestructura dañada no coincidía con el proyecto de liquidación de las obras. ¿Qué descubrió Caffarena? “Un daño patrimonial causado a la Autoridad Portuaria y un enriquecimiento injusto de Sando en la ejecución de tal contrato”, como consta en la querella presentada por los trabajadores. Sando negó estas irregularidades en la declaración en el juzgado de uno de sus directivos.

Diferencias técnicas entre proyectos

Las presuntas deficiencias fueron verificadas por un equipo de control de Puertos del Estado, que cuantificó en su informe de 20 de octubre de 2010 que el daño se había elevado a 515.182,92 euros, “concluyendo que no existían razones ni administrativas ni técnicas que justificaran la diferencias existentes entre los pilotes incluidos en el proyecto original y abonados y los realmente construidos en tal infraestructura”. Hacienda desvela en un informe que el Puerto pagó 1,6 millones de euros por trabajos no realizados.

Caffarena fue confirmado en el cargo por Sánchez Maldonado, que asumió la presidencia de la Autoridad Portuaria en noviembre de 2012 tras la jubilación de Linde. El ahora consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta permitió que el director asumiera más responsabilidad que en la anterior etapa y dejó que Caffarena fuera quien diera la cara en los juzgados y ante la plantilla.

“Nos utilizó: no quería ‘comerse el marrón’ laboral”

Los empleados consideran que antes de la llegada del ahora consejero a la Presidencia del Puerto de Málaga carecía de problemas laborales y que este incluso les animó a que se reivindicaran sus derechos. “Haced ruido, a ver si se enteran en Madrid estos del PP”, animó Sánchez Maldonado, según relata Juan Antonio Triviño, delegado sindical de UGT y secretario provincial de este sindicato en la década de los noventa, en entrevista con este diario.

Juan Antonio Troviño, delegado sindical de UGT en el Puerto de Málaga (A.R.)
Juan Antonio Troviño, delegado sindical de UGT en el Puerto de Málaga (A.R.)

“Nos utilizó descaradamente, abandonó el barco y no estaba dispuesto a comerse el marrón laboral”, destaca Triviño. “Buscó una coartada. Nos dijo que estuviésemos tranquilos, que todo estaba en los tribunales; pero el iceberg es mucho más grande y se ha intentado ocultar”. Sánchez Maldonado tenía que gestionar un ERE en el Puerto de Málaga: 40 empleados de 180 existentes. El catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Málaga dimitió a finales del pasado mes de mayo de la presidencia del puerto malagueño alegando problemas de salud, en concreto, hipertensión.

Nada más entrar al cargo, Plata decidió no renovar la confianza en la dirección a José Antonio Caffarena. “Yo pensé que este señor había cubierto una etapa y era necesario un proceso de rejuvenecimiento en el cargo; la propuesta del nuevo director la llevaré al consejo de administración del mes de octubre”, confirma a El Confidencial el actual presidente de la Autoridad Portuaria. Los empleados consideran que sin las irregularidades en las obras y sin presunta “corrupción” no sería necesario un ERE. La Autoridad Portuaria de Málaga ha solicitado a Puertos del Estado 1,8 millones de euros para afrontar sus números rojos: en 2012 perdió 2,5 millones de euros.

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios