'PEPÍN' Y 'CHIQUI', NUEVOS HOMBRES FUERTEs

Díaz confía Empleo a quien no soportó un ERE y Presidencia a un edil denunciado

Se les conoce por sus apodos. Uno es Pepín; el otro Chiqui. El primero es Sánchez Maldonado, consejero de Empleo. Chiqui es consejero de Presidencia

Foto: El nuevo consejero de Economía, Innovación Ciencia y Empleo, José Sánchez Maldonado. (EFE)
El nuevo consejero de Economía, Innovación Ciencia y Empleo, José Sánchez Maldonado. (EFE)

Se los conoce por sus apodos. Uno es Pepín y el otro es Chiqui. El primero es José Sánchez Maldonado, nuevo consejero de Economía, Ciencia, Innovación y Empleo. Chiqui (Manuel Jiménez Barrios) es el consejero de Presidencia. Son los dos nuevos hombres fuertes del primer Ejecutivo de Susana Díaz, nombrado ayer por la nueva presidenta de la Junta de Andalucía. Ambos veteranos (61 y 56 años) con sombras en anteriores cargos: la Autoridad Portuaria de Málaga y la Alcaldía de Chiclana.

Sánchez Maldonado, catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Málaga, dimitió a finales del pasado mes de mayo de la presidencia del puerto malagueño alegando problemas de salud, en concreto, hipertensión. El profesor, de carácter afable y espíritu de diálogo, no estaba dispuesto a administrar la herencia recibida de Enrique Linde, un socialista histórico que fue director general de Política Interior en el Ministerio que comandaba José Barrionuevo. Maldonado tenía que gestionar un ERE en el Puerto de Málaga: 40 empleados de 180 existentes. Paulino Plata, mandatario de este organismo, otro exguerrista como Linde, asumió, sin comunicación alguna con los trabajadores, lo que el nuevo consejero no pudo soportar.

El catedrático, que se aparta del protagonismo (suele delegar muchas decisiones en su equipo), es un habitual de las espantadas. Ya las ha efectuado dos veces en su cargo electo de concejal del Ayuntamiento de Málaga. La última fue para asumir el cargo en la Autoridad Portuaria. En el Congreso de julio de 2012 en El Toyo (Almería), Griñán, con el que mantiene una excelente sintonía personal, le encargó la coordinación de la Fundación Alfonso Perales, pero, por decisión propia, duró muy poco tiempo en el puesto. Continúa como secretario de Ideas de la Ejecutiva regional. De hecho, ha sido uno de los ideólogos económicos de cabecera de Griñán. Su nombramiento como consejero respondería a un claro guiño de Díaz al ya expresidente.

“La presidenta me dijo esta mañana que existía esta posibilidad, y ahora se ratificará en la Ejecutiva regional”, señaló Sánchez Maldonado a El Confidencial ayer, a las 17 horas, una hora antes de que la presidenta de la Junta de Andalucía lo anunciara a la Ejecutiva del PSOE andaluz reunida en la calle San Vicente de Sevilla. “A mí me apetece el cargo; es un gran reto y un buen colofón a mi carrera. Es un orgullo que depositen en mí la confianza de una región, que es la mía, y tan grande como la andaluza. Ser consejero me llena de orgullo y satisfacción”, resaltó a este diario.

Del “reto” a la “burda coartada”

Juan Antonio Triviño, delegado sindical de UGT en el Puerto de Málaga, se intentaba recuperar de la “sorpresa” del nombramiento de Sánchez Maldonado como responsable de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo. “Me preocupa su salud. O se ha recuperado o su nuevo cargo confirma una burda coartada para no asumir su responsabilidad en suprimir la corrupción que existe en el Puerto; creo que el argumento que utilizó para su salida era ficticio”, señala Triviño a El Confidencial.

Combo de fotografías facilitado por la Junta de Andalucía del nuevo Gobierno autonómico. (EFE)
Combo de fotografías facilitado por la Junta de Andalucía del nuevo Gobierno autonómico. (EFE)
Pepín Sánchez Maldonado”, continúa el representante de los trabajadores del sindicato ugetista, “destapa la alfombra y lo que se encuentra allí no está dispuesto a administrarlo y a continuación articula el discurso de salida y utiliza el tema laboral”, remarca a este diario el delegado sindical, que, junto a una veintena de trabajadores, lleva 104 días de encierro en la sala de juntas de la Autoridad Portuaria de Málaga para que se readmita a varios empleados despedidos.

Caso Chiclana: 30.000 viviendas “ilegales”

Manuel Jiménez Barrios (Chiqui) asume la cartera de Presidencia, la misma que comandaba Susana  Díaz, aunque sin las competencias de Igualdad que agrupa la nueva consejera María José Sánchez, exdelegada del Gobierno en Granada. Jiménez Barrios es muy querido y respetado en Chiclana, gracias a un popularismo de éxito que le llevó a ser alcalde durante una década (1994-2004). Sobre su gestión recae la sombra de la duda por el llamado caso Chiclana, destapado tras una denuncia del PP ante la Fiscalía que se remonta al año 2007 por la construcción de 30.000 viviendas presuntamente ilegales durante su mandato municipal.

“No cumplían las normativas y el alcalde y su equipo de Gobierno se dedicaron a archivar 1.700 expedientes urbanísticos guardados en los cajones esperando a que prescribieran los supuestos delitos; se obvió toda vigilancia”, explica a El Confidencial Nicolás Aragón (PP), primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Chiclana. La Fiscalía aún no ha contestado a esta denuncia. El municipio gaditano sufrió la anulación de tres PGOU (Plan General de Ordenación Urbana) y ahora funciona con normas urbanísticas “sustantivas porque con las subsidiarias, según la normativa de la Junta, no se podía poner ni un solo ladrillo”, argumenta Aragón.

La juez Alaya también investigó en la trama de los ERE una subvención de 24.000 euros concedida en 2003 al Ayuntamiento de Chiclana para una Feria de Muestras cuando el Ayuntamiento lo regía Jiménez Barrios. La Feria de Muestras la organizaba en ese momento Ernesto Marín, actual alcalde del PP. Las ayudas las validó José Antonio Viera en su calidad de consejero de Empleo y presidente del antiguo Instituto de Fomento de Andalucía (IFA), actual Agencia de Innovación de Desarrollo de Andalucía (IDEA).

Jiménez Barrios, que fue vicepresidente segundo del consejero de Administración de Unicaja entre 1999 y 2004, actualmente ejercía en el plano institucional como delegado del Gobierno en la provincia de Cádiz y presidente del PSOE gaditano. Ejerció de secretario general para el Deporte de la Junta de Andalucía y presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias.

Sin ‘consejeros ERE’ y con Montero en Hacienda

Los consejeros relacionados con el caso de los ERE falsos que investiga en el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla la magistrada Mercedes Alaya salen del Ejecutivo Díaz. Se trata de Carmen Martínez Aguayo, consejera de Hacienda y Administración Pública, y Antonio Ávila, titular de Economía, Innovación y Empleo. Ambos provienen del equipo de Griñán en la Consejería de Economía y Hacienda. Luis Planas, que se enfrentó a Díaz en las primarias, decidió no continuar en un Gobierno post-Griñán.

María Jesús Montero, exconsejera de Salud y Bienestar Social, cambia de cartera. Montero será la nueva consejera de Hacienda y Administración Pública; María José Sánchez Rubio, delegada del Gobierno de la Junta en Granada, asume Igualdad, Salud y Políticas Sociales; Elena Víboras se encarga de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, mientras que María Jesús Serrano ficha como consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. Luciano Alonso, cuyo nombre sonaba para Presidencia, seguirá en Cultura y Deporte, además de asumir las competencias de Educación. Alonso sustituye a Mar Moreno, expresidenta del Parlamento y exportavoz del Gobierno. También continúa como consejero de Interior y Justicia Emilio Llera.

El resto del Ejecutivo de Susana Díaz se mantiene. Son los tres que representan la cuota de la coalición de Izquierda Unida: Diego Valderas (Vicepresidencia, Relaciones Institucionales y Administración Local), Elena Cortés (Fomento y Vivienda) y Rafael Rodríguez (Turismo y Comercio).

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios