Es noticia
Menú
Este está siendo el verano más mortal de los últimos 20 años en España
  1. España
Olas de calor y covid

Este está siendo el verano más mortal de los últimos 20 años en España

Guadalajara, Soria y León registran los peores excesos de mortalidad durante el mes de julio

Foto: Una turista bebe agua en Córdoba para aliviar el calor el 13 de agosto. (EFE/Salas)
Una turista bebe agua en Córdoba para aliviar el calor el 13 de agosto. (EFE/Salas)

Cuando parecía que las muertes por coronavirus podían dar una tregua a las estadísticas de mortalidad, llegó julio 2022 repleto de olas de calor. A principios de agosto, la Agencia Estatal de Meteorología confirmaba las sospechas de muchos: julio había sido el mes más caluroso en España desde que hay registros. El episodio de calor, duró más de la mitad del mes, desde el día 9 hasta el 26 en la península y Baleares: 18 días de bochorno solo superados por una ola de calor de 2015 que duró 26. En temperatura, la de este año ha sido la peor, con una anomalía de 4,8 °C.

Foto: Calor en Madrid. (EFE/Mariscal)

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publica hoy los datos de defunciones semanales por todas las causas hasta la semana 30 del año, justo cuando terminó julio, y las cifras son también de récord en mortalidad. Lo que va de verano ya es el más mortal desde el 2000, primero con información. Incluso por delante de otros muy calurosos como 2003, 2015 o 2017. Aunque en 2003 la ola de calor fue en agosto, las cifras más altas de muertes registradas esas semanas quedan bastante por debajo de lo que se ha visto en julio de este año.

Los registros son también peores que en los años de la pandemia, aunque precisamente la peor ola veraniega ha tenido lugar también en este 2022. Desde que empezó el mes de julio y hasta el 14 de agosto, según los informes difundidos por el Ministerio de Sanidad, han fallecido a causa del coronavirus 3.795 personas. Con los datos del INE, solo en julio, han fallecido 8.000 personas más de lo habitual por todas las causas, un exceso del 34,5% respecto a la media de los cinco años anteriores. La suma de las muertes asociadas al calor y al covid-19 explica buena parte de este exceso, aunque puede haber otros motivos, como la menor atención a otras enfermedades que ha provocado la pandemia, que también sumen causas a esta excepcionalidad.

A principios de este mes, alarmado por la evolución de la mortalidad en León, el alcalde de la ciudad, José Antonio Diez, pedía a la Junta una auditoría para determinar las causas del exceso de mortalidad registrado por sistema de monitorización de la mortalidad (MoMo) del Instituto de Salud Carlos III, informó Europa Press.

Los datos del INE confirman que León ha sido una de las provincias con mayor exceso de mortalidad registrado en julio. Entre las semanas 26 y 30, que engloban todo el mes de julio y parte del final de junio, murieron allí 822 personas en total, mientras que lo habitual en los años previos era ver unos 560 fallecimientos. Guadalajara y Soria han tenido incluso más exceso, con incrementos por encima del 50% respecto a la media de 2017 a 2021. Se incluyen los datos de los años de pandemia porque, en esas semanas, las cifras fueron similares a las de otros años.

En general, el exceso de muertes en el fatídico mes de julio es del 34,5%, y la mayor parte de las provincias superan estas cifras. Solo unas pocas se libran de la subida o se mantienen en niveles similares a los de otros años: Teruel, Lleida, Cuenca y Melilla.

Algunas de las provincias más afectadas por el incremento en el número de fallecidos durante el mes del julio están, además, entre las más envejecidas del país. Tanto si es por covid o por altas temperaturas, la población mayor es más vulnerable. El análisis de los datos por grupos de edad refleja que, este mes, la edad ha jugado un papel fundamental en el exceso de mortalidad. Entre los mayores de 80 años, el exceso ha sido del 33% respecto a la media de 2017 a 2021 en ese periodo, mientras que la cifra se reduce para los más jóvenes. Con todo, la mortalidad en julio creció en prácticamente todos los grupos de edad.

Los datos recogidos por MoMo van en la misma línea que los del INE. Según su registro anual, solo en el mes de julio de este año se estima que las muertes atribuibles a las altas temperaturas superaron las 2.200, y hasta mediados de agosto la cifra ha ascendido ya a más de 3.300. Desde 2016, primer año con datos para los meses de julio y agosto en el sistema MoMo, las muertes atribuibles al calor rondaban las 1.500, siendo 2017 el peor de la lista con más de 1.700. Este año prácticamente duplica esos registros y todavía no ha terminado agosto.

El objetivo original de MoMo, explica su web, es “identificar las desviaciones de mortalidad diaria observada con respecto a la esperada según las series históricas de mortalidad” y ahora se usa para “estimar de forma indirecta el impacto de cualquier evento de importancia en salud pública”.

En realidad, estos datos son estimaciones del exceso de muertes durante estos días de calor extremo, no muertes registradas que tengan como causa de muerte, directa o indirecta, el calor. El sistema MoMo “hace estimaciones estadísticas de excesos de mortalidad para un día determinado comparando series históricas”, por lo que no se pueden leer directamente como número de personas fallecidas por calor.

Cuando parecía que las muertes por coronavirus podían dar una tregua a las estadísticas de mortalidad, llegó julio 2022 repleto de olas de calor. A principios de agosto, la Agencia Estatal de Meteorología confirmaba las sospechas de muchos: julio había sido el mes más caluroso en España desde que hay registros. El episodio de calor, duró más de la mitad del mes, desde el día 9 hasta el 26 en la península y Baleares: 18 días de bochorno solo superados por una ola de calor de 2015 que duró 26. En temperatura, la de este año ha sido la peor, con una anomalía de 4,8 °C.

Ministerio de Sanidad Coronavirus León Calor
El redactor recomienda