Es noticia
Menú
Un etarra que mató a una niña de seis años saldrá de permiso tras reunirse con víctimas
  1. España
En la cárcel de Logroño

Un etarra que mató a una niña de seis años saldrá de permiso tras reunirse con víctimas

Andoni Otegi se sentó cara a cara con damnificados de ETA y los responsables del programa creen que ha completado con éxito los talleres con arrepentidos de la banda reactivados por Interior en las prisiones

Foto: Andoni Otegi en el juicio por el atentado en Santa Pola. (EFE/Emilio Naranjo)
Andoni Otegi en el juicio por el atentado en Santa Pola. (EFE/Emilio Naranjo)

La Audiencia Nacional ha concedido un permiso de salida de la cárcel de cuatro días de duración al preso de ETA Andoni Otegi Eraso. Este terrorista, detenido hace veinte años, está condenado por varios atentados, entre ellos el que perpetró la banda en Santa Pola, en el que asesinaron a una niña de seis años. Se ha beneficiado de su participación en los talleres de la llamada justicia restaurativa puestos en marcha por el actual Ministerio del Interior, que incluye careos entre etarras y víctimas. En el caso concreto de Otegi Eraso, se han mantenido "varios encuentros", según el auto judicial al que ha tenido acceso El Confidencial.

Este preso etarra fue condenado también por el asesinato del concejal de UPN José Javier Múgica, asesinado en 2001. Durante el juicio, prestó declaración su viuda, quien relató entre lágrimas cómo su marido ardió en llamas dentro del coche donde los terroristas del 'comando Argala' habían colocado un artefacto explosivo. La jueza que presidía el tribunal apreció que los acusados, entre los que estaba Andoni Otegi, se estaban riendo. "Encima se ríen estos cabrones", dijo la jueza sin darse cuenta de que tenía activado el micrófono. Al año siguiente de matar a este concejal, pusieron la bomba en la casa cuartel de Santa Pola. Además de la menor, también murió un hombre de 57 años.

placeholder Andoni Otegi Eraso (izquierda) ríe junto a un compañero de la banda durante el juicio celebrado en 2013, cuatro años después de su presunta ruptura con ETA. (EFE/Emilio Naranjo)
Andoni Otegi Eraso (izquierda) ríe junto a un compañero de la banda durante el juicio celebrado en 2013, cuatro años después de su presunta ruptura con ETA. (EFE/Emilio Naranjo)

Otegi Eraso se encuentra recluido desde 2020 en el Centro Penitenciario de Logroño, una de las prisiones más activas en las actividades de justicia restaurativa reactivadas tras la llegada al Gobierno de Pedro Sánchez. Hubo una primera experiencia hace más de diez años, al calor de la llamada 'Vía Nanclares', en la que participaron reclusos de la banda que rompían con la organización. Fue durante el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero, y uno de esos talleres inspiró la película 'Maixabel' que llevó recientemente al cine la directora Icíar Bollaín con la actriz Blanca Portillo en el papel protagonista. Interpretaba a Maixabel Lasa, viuda del dirigente socialista vasco asesinado por ETA en el año 2000 Juan María Jáuregui. Ella se sentó con los asesinos de su marido, Luis Carrasco e Ibon Echezarreta.

La idea de esta iniciativa es resarcir a las víctimas que lo deseen con una entrevista personal con sus victimarios. Por su parte, el preso culmina un proceso que favorece su reinserción el día que recupere la libertad. Lo que recoge el auto del Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria es que, al menos en lo que afecta a Andoni Otegi Eraso, esos talleres habrían dado resultado a juzgar por el consenso de todas las autoridades implicadas. La iniciativa de concederle un permiso de salida de cuatro días partió de la Junta de Tratamiento de la cárcel, compuesta por los profesionales que tienen trato directo con los internos. Estos profesionales elevaron su propuesta el pasado 7 de abril. La Fiscalía no se opuso a su salida atendiendo al "exhaustivo informe" elaborado por el psicólogo del centro y el del propio director de la cárcel.

Cara a cara con un el padre de un asesinado

Otegi Eraso mostró su disposición a participar en los talleres restaurativos el 21 de julio de 2021, después de asistir a una reunión grupal con los responsables del programa en el que se les informó de esa posibilidad. Los requisitos para entrar son asumir antes su "responsabilidad individual en el daño generado" y tener intención de "reparar emocionalmente a sus víctimas directas", en su caso a las víctimas de ETA que accedieran a reunirse con él. Otra de las condiciones que imponen estos talleres es mantener la confidencialidad. El etarra participó en nueve sesiones individuales de dos horas de duración cada una desde julio de 2021.

La Audiencia Nacional detalla al menos uno de esos encuentros con víctimas. En marzo de este año, nueve meses de preparación después, se reunió durante tres horas con el padre de un asesinado por la organización terrorista. El informe de su participación en esta experiencia dice que el encuentro con esta víctima "fue altamente satisfactorio en niveles de reparación moral y emocional para esta". Así se lo trasladó esta persona a los responsables del programa que dieron por cumplidos los objetivos de la entrevista. Uno de los motivos del éxito, siempre según el expediente, es que en el encuentro se manifestaron expresiones de lo que llaman "reflexión crítica sobre la violencia ejercida".

placeholder Otegi en otra visita a la Audiencia Nacional. (EFE/Emilio Naranjo)
Otegi en otra visita a la Audiencia Nacional. (EFE/Emilio Naranjo)

El informe psicológico al que alude el fiscal lleva fecha del 30 de mayo. Se destaca que la última sanción en prisión que se le impuso a Otegi Eraso fue en 2016 y por su reacción nerviosa tras conocer la muerte de un familiar cercano. Dice que antes de sumarse al programa de justicia restaurativa, sus actividades se centraban en el deporte o estudios de antropología y algunos cursos de formación profesional. Antes de llegar a la cárcel de Logroño ya había manifestado su deseo de desligarse de la banda, lo que supone renunciar a sus abogados y su red de apoyo y solidaridad cuando recuperan la libertad. Según dice el informe, también pidió perdón a las víctimas. "Esta evolución personal cada vez resultaba más visible", sostiene el psicólogo.

Andoni Otegi Eraso dice que dejó ETA en 2009, dos años antes de que la organización terrorista decretase el cese definitivo de cincuenta años de violencia con más de 800 asesinatos, un tercio de ellos pendientes de esclarecer todavía. En 2012 apoyó protestas colectivas de los presos etarras, pero ahora dice que eso fue un "error" por su parte y que en ese momento lo entendió como un gesto de solidaridad con reivindicaciones concretas que él compartía y que no tenían relación con los objetivos generales de ETA. Desde 2019 paga la responsabilidad civil derivada de sus atentados. En los informes se hace alusión en varias ocasiones a que Otegi Eraso ha asumido públicamente el coste de sus decisiones personales.

"Resulta sincero, ya que ha afrontado de forma satisfactoria el programa de justicia restaurativa"

"El recorrido por él realizado —concluye el auto judicial— de introspección y asunción del daño causado resulta sincero y profundo, ya que ha afrontado de forma satisfactoria y notable el programa de justicia restaurativa, así como varios encuentros restaurativos en los que ha añadido, como señala la psicóloga, elementos en el desarrollo de la empatía, la culpa, la percepción de la gravedad, profundidad y efectos del terrorismo, así como el abordaje y la asunción de las emociones derivadas". Para avanzar en esta evolución, la Audiencia Nacional ha accedido a que salga cuatro días de la cárcel. Lo normal en estos casos es que sea el propio interno el que elija qué días disfrutar de ese permiso.

La legislación penitenciaria permite a los presos solicitar al menos 36 días de salida al año —repartidos en tramos no superiores a siete días seguidos— para todos aquellos que hayan cumplido un cuarto de su condena y estén clasificados en segundo grado penitenciario, como es el caso de Otegi Eraso. Este terrorista ingresó en la cárcel en octubre de 2002 en Francia, donde cumplió ocho años de prisión por integración en ETA. En España su condena es tan larga que tiene una pena acumulada de 30 años, el máximo de cumplimiento en prisión antes de la reforma del Código Penal de 2003 [actualmente el máximo son 40 años o prisión permanente revisable]. El etarra terminará de cumplir su condena el 7 de octubre de 2038.

La Audiencia Nacional ha concedido un permiso de salida de la cárcel de cuatro días de duración al preso de ETA Andoni Otegi Eraso. Este terrorista, detenido hace veinte años, está condenado por varios atentados, entre ellos el que perpetró la banda en Santa Pola, en el que asesinaron a una niña de seis años. Se ha beneficiado de su participación en los talleres de la llamada justicia restaurativa puestos en marcha por el actual Ministerio del Interior, que incluye careos entre etarras y víctimas. En el caso concreto de Otegi Eraso, se han mantenido "varios encuentros", según el auto judicial al que ha tenido acceso El Confidencial.

ETA (banda terrorista) Ministerio del Interior Presos etarras
El redactor recomienda