Es noticia
Menú
La OTAN incluye la "instrumentalización de la migración" como nueva amenaza
  1. España
CUMBRE DE MADRID

La OTAN incluye la "instrumentalización de la migración" como nueva amenaza

Otro de los logros que celebran fuentes del Gobierno tiene que ver con la inclusión de las referencias al refuerzo del flanco sur con una mención específica al Sahel por primera vez

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), conversa con el vicesecretario general de la OTAN, Mircea Geoana, durante la primera jornada de la cumbre de la OTAN. (EFE/Rodrigo Jimenez)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), conversa con el vicesecretario general de la OTAN, Mircea Geoana, durante la primera jornada de la cumbre de la OTAN. (EFE/Rodrigo Jimenez)

"La instrumentalización de la migración" se ha recogido en el nuevo documento estratégico de la OTAN, cuya parte central pivota sobre el desafío de Rusia, como una de las amenazas híbridas de los aliados. Un concepto sobre el que ha empujado el Gobierno español y en que en Moncloa celebran al reconocerlo como una de sus propuestas incluidas en el texto que ha salido de la cumbre de Madrid. El punto álgido de este tipo de amenazas híbridas se produjo el pasado año en Ceuta y Melilla, con una crisis migratoria que se interpretó como fruto de una aquiescencia y pasividad de las autoridades marroquíes. Tras la normalización de las relaciones diplomáticas con el reino aluita, el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha modificado su discurso para agradecer la colaboración de las fuerzas de seguridad en la defensa de las fronteras españolas. Otra de las nuevas amenazas híbridas recogidas en el documento estratégico es la manipulación flujos energéticos, en clara referencia a Rusia.

El Ejecutivo español, anfitrión de la cumbre, también ha celebrado la inclusión de las referencias al refuerzo del flanco sur. Algo que asocian también al acuerdo de Rota con Biden para incrementar la presencia militar norteamericana en la base naval de Cádiz. Como ya había adelantado el presidente del Ejecutivo esta mañana, se hace una mención específica al Sahel, por primera vez, calificando esta región como de interés estratégico de la Alianza. Lo que más valoran en Moncloa es que se recuperan los términos de defensa de la soberanía nacional y de la integridad territorial, que casi habían desaparecido en el anterior documento estratégico de 2010.

Foto: Pedro Sánchez, junto a otros líderes de la OTAN. (Reuters/Jonathan Ernst)

Ahora se incluye en dos ocasiones con una referencia a la "integridad territorial de los países aliados", en lugar "de la Alianza". Esta precisión jurídica tiene un gran valor para la delegación española porque, de este modo, quedaría cubierta la integridad territorial de España, sin necesidad de aludir directamente a Ceuta y Melilla. Se considera que así se despejan las dudas tendentes a una interpretación basada en el artículo seis del tratado de Washington, donde estos territorios podrían quedar fuera de la defensa común. Si bien fuentes del Gobierno indican que no tienen dudas de que Ceuta y Melilla tendrían protección de la Alianza ante una amenaza a su soberanía, entienden que de este modo se refuerza desde el punto de vista jurídico. Una cuestión sobre la que apenas ha habido discusión, que se incluyó ya en los primeros borradores y que tuvo un apoyo unánime de los países miembros.

El incidente con Marruecos el año pasado no es ni el primero ni el último caso de uso de la inmigración como método de presión. Antes, en 2020, Turquía, otro socio de la OTAN, permitió a miles de solicitantes de asilo continuar su camino hasta Grecia, lo que provocó fuertes tensiones entre la Unión Europea y Ankara. En 2021, Bielorrusia fabricó una crisis migratoria en la frontera con Polonia para aumentar la presión sobre los Veintisiete con el objetivo de que retiraran las sanciones contra Minsk.

La última crisis con Polonia fue una sacudida entre los socios europeos. Normalmente, solo los países de primera línea, como España, Italia o Grecia, se ven sujetos a los flujos migratorios y al uso interesado de los mismos por parte de terceros países. El Gobierno polaco, uno de los más duros en el debate migratorio europeo, vivió en sus propias carnes la crisis de 2021 y eso ha provocado un cierto cambio de postura en Varsovia al mismo tiempo que los socios de primera línea, como por ejemplo España, han endurecido su propio discurso.

Las negociaciones para la elaboración del Concepto Estratégico son complejas porque el documento marca la hoja de ruta de la Alianza para la próxima década. Los embajadores representantes permanentes de los distintos socios tratan de llevar el texto hacia sus intereses, y solamente EEUU tiene el peso suficiente como para forzar en solitario la inclusión de una referencia determinada.

Así, el resto de países tienen que generar sus propias alianzas y trabajar en fórmulas relativamente abiertas que les sirvan tanto a ellos como para otros socios. Es el caso de la instrumentalización de la migración, útil tanto para Polonia como para España o incluso Grecia. Es también el caso de la “manipulación de los flujos energéticos”, una referencia incluida fundamentalmente por las maniobras rusas para reducir el gas que llega a los socios europeos, pero que también puede servirle a España como un mensaje a Argelia.

En lugar de apuntar a Marruecos, que no reconoce como españolas Ceuta y Melilla, Sánchez ponía el foco en una entrevista en la Cadena SER al inicio de la jornada sobre la influencia de Rusia en el Sahel. Los rusos, según ha denunciado, estarían expandiéndose por esta zona a través de la empresa paramilitar Wagner, "que opera en una zona de importancia estratégica para África y España que es el Sahel. Somos conscientes de su mayor presencia en el Sahel y también en Libia y otras partes del Mediterráneo", ha apuntado para concluir que "debemos anticipar esas amenazas y poner en marcha estrategia que nos permitan responder de manera eficaz ante cualquier desafío de Rusia".

Fuentes de Moncloa recalcan su "satisfacción" y "orgullo" tanto por el documento estratégico salido de la cumbre, que "recoge todas las preocupaciones que tenía España", como por su organización y las felicitaciones recibidas. Marca España, según destacan. Los países miembros han coincidido en que se trata de una de las cumbres más importantes de la historia de la Alianza, tanto por el actual punto de inflexión en las relaciones internacionales como por los desafíos que están sobre el mapa de operaciones.

"La instrumentalización de la migración" se ha recogido en el nuevo documento estratégico de la OTAN, cuya parte central pivota sobre el desafío de Rusia, como una de las amenazas híbridas de los aliados. Un concepto sobre el que ha empujado el Gobierno español y en que en Moncloa celebran al reconocerlo como una de sus propuestas incluidas en el texto que ha salido de la cumbre de Madrid. El punto álgido de este tipo de amenazas híbridas se produjo el pasado año en Ceuta y Melilla, con una crisis migratoria que se interpretó como fruto de una aquiescencia y pasividad de las autoridades marroquíes. Tras la normalización de las relaciones diplomáticas con el reino aluita, el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha modificado su discurso para agradecer la colaboración de las fuerzas de seguridad en la defensa de las fronteras españolas. Otra de las nuevas amenazas híbridas recogidas en el documento estratégico es la manipulación flujos energéticos, en clara referencia a Rusia.

OTAN Pedro Sánchez Inmigración