Es noticia
Menú
Yolanda Díaz rechaza candidaturas lideradas por Podemos para las locales y autonómicas
  1. España
PROCESO DE ESCUCHA

Yolanda Díaz rechaza candidaturas lideradas por Podemos para las locales y autonómicas

Tras las dificultades para configurar la candidatura andaluza, desde la formación morada señalan cierta sensación de 'vendetta' por parte del resto de partidos de izquierdas

Foto: La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en una concentración de trabajadoras del hogar. (EFE/Zipi)
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en una concentración de trabajadoras del hogar. (EFE/Zipi)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El proyecto político de Yolanda Díaz ya cuenta con una hoja de ruta definida tras fijar el calendario de su 'proceso de escucha'. Una gira por todo el país para recabar propuestas y establecer vínculos con la sociedad civil que arrancará el próximo 8 de julio. Lo hará con un gran acto en Madrid, donde se ha reservado un recinto municipal al aire libre con capacidad para medio millar de personas, según avanzan en su entorno, que rematará en diciembre. Será entonces cuando oficialice la decisión de liderar una candidatura para las elecciones generales. La metodología, los grupos de trabajo o las aspiraciones de lo que denominan un "nuevo proyecto de país" son cuestiones que llevaban tiempo perfiladas, pero la principal incógnita que rodea a esta plataforma es el papel de los partidos. Concretamente de Podemos, actual fuerza hegemónica a la izquierda del PSOE, como se encargan de remarcar en la organización que encabeza Ione Belarra.

Lo que sí pueden asegurar desde el equipo de Díaz es que su objetivo pasa por superar la marca de Unidas Podemos para los comicios municipales y autonómicos de mayo del próximo año. Solo se respaldarán candidaturas unitarias de la izquierda, "sin cortedad de miras" o encabezadas sistemáticamente por Podemos. Entienden que antes se debe abrir un proceso participativo "de abajo a arriba" que priorice el potencial fuera de las organizaciones políticas. Se menciona directamente a los morados porque se le atribuyen en solitario las resistencias a facilitar este proceso. En definitiva, a perder su rol protagonista.

Foto: La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz (c). (EFE/Kiko Huesca)

Con IU, los comunes de Ada Colau o el PCE, estas mismas fuentes descartan cualquier tipo de desencuentro. Incluso se confía en el pragmatismo de formaciones que ahora no están integradas bajo el paraguas de Unidas Podemos, como Más País o Compromís. No en vano, Díaz ha multiplicado sus apariciones públicas con la líder de Más Madrid, Mónica García, y compartirá mítines en Andalucía con Íñigo Errejón, además de haber mantenido encuentros con otros dirigentes de Compromís, como Mónica Oltra o el diputado en el Congreso de la coalición valenciana, Joan Baldoví.

"Las dificultades son con Podemos", reconocen. Especialmente con la dirección estatal, pues señalan la sintonía existente con el partido en la mayoría de territorios. Es por ello que algunas voces implicadas en el lanzamiento de la plataforma de Díaz confían en que las diferencias se vayan solventando a medida que avance el proceso de escucha y se vaya abriendo el debate estratégico en el seno de Podemos. De hecho, en la cúpula de los morados se comienzan a vislumbrar posiciones más duras contra las cesiones que desdibujen el papel de Podemos, como la de Irene Montero, y otras que se han flexibilizado más, como las de la propia secretaria general y ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, o la secretaria de Organización, Lilith Verstrynge.

Fuentes oficiales de Podemos insisten en reiterar su "total apoyo a Yolanda Díaz como candidata a presidenta del Gobierno". Pero matizan: "Por el espacio que hoy representa Unidas Podemos". Otras voces cercanas lamentan que por el momento carecen de información sobre el proyecto que busca impulsar Díaz y, sobre todo, qué pretende hacer con los partidos. No están formando parte del debate. Como ejemplo, explican que esta semana el jefe de Gabinete de la vicepresidenta segunda, Josep Vendrell, trasladó a la dirección de los morados que se iba a anunciar el arranque de la gira de Yolanda Díaz, el denominado proceso de escucha, pero sin profundizar más allá de informar sobre las fechas. Sin debate previo, advierten, difícilmente se podrán reconocer los suyos apoyando ciertas posiciones.

Foto: La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz. (EFE/Javier Lizón) Opinión

La mesa confederal, el órgano político de la coalición Unidas Podemos, lleva meses sin convocarse. Desde que Díaz asumió el liderazgo del socio minoritario en el Gobierno de coalición, solo se celebraron dos reuniones de este órgano. En su lugar, la ministra de Trabajo ha optado por cambiar el modelo y solventar los debates internos en reuniones de los miembros morados del Ejecutivo. Un formato más centrado en la gestión y menos en lo político. De ahí que en Podemos atribuyan las diferencias en la coalición a la falta de debate previo, que también echan en falta por no convocarse la mesa confederal para clarificar el papel de los partidos en el proyecto de Díaz.

Tras las dificultades para configurar la candidatura andaluza, en Podemos señalan cierta sensación de 'vendetta' por parte del resto de partidos que conforman Unidas Podemos. De que los partidos pequeños se conjuren para restarles peso. Poner distancias para así contar ellos con una posición de más fuerza. Lo ocurrido en Andalucía, donde hubo una fuerte batalla por quien encabezaba las listas, optando finalmente por la dirigente de IU, Inma Nieto, en lugar del candidato propuesto por Podemos, Juan Antonio Delgado, encendió todas las alarmas al producirse sin primarias. Se reprocha también que durante la campaña, el líder de Más País, Íñigo Errejón, pueda vetar actos con los morados. Con todo, insisten en que su único plan pasa por Yolanda Díaz.

En IU, por su parte, reprochan a Podemos que ponga zancadillas al proyecto de Díaz y generar tensiones. Un alto cargo de la formación no esconde su preocupación de cara al proceso de escucha y pone el foco en la necesidad de "desescalar y proteger a nuestra candidata".

La constante refundación de la izquierda

El proyecto de Díaz mira a las elecciones generales y no pretende aglutinar bajo una misma marca las candidaturas para las municipales y autonómicas. Eso sí, se entiende que la marca de Unidas Podemos está quemada y debe superarse con procesos paralelos en los territorios al que emprenderá Díaz. La máxima es retener los Gobiernos de coalición autonómicos y de las principales ciudades, para lo que consideran crucial sellar candidaturas unitarias. "Sumar, sumar y sumar", repiten en el equipo de la vicepresidenta. Se está mirando con interés procesos que ya se están dando a la izquierda del PSOE en Navarra y Canarias. Su aval dependerá de que tengan un marchamo nuevo y representen un sentir similar al del proceso de escucha.

Una suerte de refundación de la izquierda que modificará por completo el tablero construido tras el surgimiento de Podemos en 2014. Entonces, fue IU quien se resistió a ceder su patrimonio político. Su por entonces coordinador, Cayo Lara, no aceptó el órdago de Pablo Iglesias con el resultado de mantener intacto el capital de la histórica organización a costa de reducir a la mínima expresión su representación institucional.

Como ahora ocurre con Yolanda Díaz, el fundador de Podemos contaba con una gran proyección mediática y simpatía entre el electorado progresista, pero carecía de una organización con implantación territorial detrás. La gran diferencia es que Iglesias era un 'outsider' y Díaz ostenta la vicepresidencia segunda del Gobierno de coalición, pero los mensajes fuerza de aquella refundación vuelven a encajar. "Izquierda Unida es una condición necesaria, pero no suficiente, hace falta más generosidad y una visión de largo plazo, que permita que se entiendan con el importante proceso político que se está dando en la actualidad y con las coyunturas del momento. De hecho, mucha gente mayor que se había desencantado de la política de Izquierda Unida ahora vuelve a participar en este proceso", aseguraba Iglesias en una entrevista con este diario unas semanas antes de oficializar el lanzamiento Podemos. Los actores cambian, el trasfondo no tanto.

El proyecto político de Yolanda Díaz ya cuenta con una hoja de ruta definida tras fijar el calendario de su 'proceso de escucha'. Una gira por todo el país para recabar propuestas y establecer vínculos con la sociedad civil que arrancará el próximo 8 de julio. Lo hará con un gran acto en Madrid, donde se ha reservado un recinto municipal al aire libre con capacidad para medio millar de personas, según avanzan en su entorno, que rematará en diciembre. Será entonces cuando oficialice la decisión de liderar una candidatura para las elecciones generales. La metodología, los grupos de trabajo o las aspiraciones de lo que denominan un "nuevo proyecto de país" son cuestiones que llevaban tiempo perfiladas, pero la principal incógnita que rodea a esta plataforma es el papel de los partidos. Concretamente de Podemos, actual fuerza hegemónica a la izquierda del PSOE, como se encargan de remarcar en la organización que encabeza Ione Belarra.

Yolanda Díaz
El redactor recomienda