Es noticia
Menú
"No tengo inconveniente en que una comisión independiente investigue los abusos"
  1. España
ENTREVISTA A CARLOS OSORO

"No tengo inconveniente en que una comisión independiente investigue los abusos"

Pide que se busque la verdad y que se investigue este tipo de comportamientos en todos los ámbitos de la sociedad. Se ha reunido con las víctimas que lo han pedido y confiesa que ha sentido un "profundo dolor"

Foto: Entrevista a Carlos Osoro. (Alejandro Martínez Vélez)
Entrevista a Carlos Osoro. (Alejandro Martínez Vélez)

El arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, nos recibe en plena vorágine política sobre la comisión que Podemos, ERC y Bildu han pedido en el Congreso para investigar los abusos a la Iglesia. No huye del tema porque su posición siempre ha sido clara: los obispos deben liderar la lucha contra esta mancha que no solo afecta a la Iglesia sino a la sociedad en su conjunto. Reconoce que sufre y siente dolor cuándo escucha el relato de las víctimas de abusos que recogen los medios de comunicación. Él ha recibido a las que se lo han pedido porque defiende que la Iglesia no puede ser un muro. Tira de diplomacia cuando se le pregunta por las relaciones con el Gobierno de Pedro Sánchez pero deja claro que sobre la resignificación del Valle de los Caídos tiene mucho que decir aunque aún nadie le ha preguntado.

PREGUNTA. El Congreso ha empezado a trabajar para crear una comisión que investigue los abusos en la Iglesia. ¿Es el lugar donde debe abordarse este asunto?

RESPUESTA. Me gustaría empezar diciendo que los abusos son intolerables y que un solo caso de abusos en la Iglesia ya son demasiados. Eso sí, la comisión quizá debería ser para ver todos los casos que hay, no solamente en la Iglesia sino en todos los grupos sociales. Si se trabaja en esta dirección puede ser un buen marco para hacerlo.

placeholder Foto: A. M. V.
Foto: A. M. V.

P. Los partidos que la han solicitado solo piden una investigación a la Iglesia. ¿Se busca una causa general contra la institución?

R. No quiero pensar mal; suelo pensar bien. Prefiero creer que los que plantean esta comisión estarán buscando la verdad, pero la verdad se busca en todas las dimensiones reales que tiene este problema y en todos los grupos humanos donde se da en España.

P. En España la Iglesia no ha sido muy proactiva. ¿No hubiera sido mejor encargar una investigación a un organismo independiente?

R. En otros países la han encargado, la Iglesia se ha puesto al frente. Aquí se trató cómo abordar el tema de los abusos y cada diócesis ha hecho lo que ha creído conveniente. En Madrid pusimos en marcha hace tiempo el Proyecto Repara, que cuenta con un centro de atención a las víctimas y también trabaja en formación y prevención.

P. ¿Cómo se trabaja en el Proyecto Repara?

R. El Proyecto Repara está abierto a todas las víctimas de abusos, a víctimas de abusos sexuales en la Iglesia y en otros entornos, como el familiar, y también a víctimas de abusos de autoridad y de conciencia eclesiales. En el centro siempre se pone primero a la víctima, a la que se le da atención y, en paralelo, también nos volcamos en la formación y la prevención para que no se vuelva a producir ningún caso de este tipo.

"Cuando me han relatado los abusos he sentido un tremendo dolor porque para mí la Iglesia no es un nombre, sino que es mi vida"

P. ¿Usted estaría dispuesto a que una comisión independiente investigue los casos en su diócesis?

R. No tengo inconveniente en que lo haga quien sea, pero que se haga desde la verdad y en todos los ámbitos. Yo solo puedo responder por lo que se ha producido en la Iglesia y lo haré con todas las consecuencias.

P. La Iglesia no se ha reunido con víctimas ni ha pedido perdón. ¿Usted ha estado con alguna de las personas que denuncian abusos?

R. No he tenido ningún inconveniente en reunirme con las personas que lo han pedido.

P. ¿Qué les ha dicho? ¿Cómo se ha sentido?

R. Cuando me han relatado los abusos he sentido un tremendo dolor porque para mí la Iglesia no es un nombre, sino que es mi vida, es mi pasión, es a donde el Señor me ha llamado a pertenecer. Es algo sagrado y, cuando veo una mancha, me duele y, cuando la mancha es de este tipo, me duele más. En Madrid intentamos que la Iglesia dé una respuesta clara.

placeholder Foto: A. M. V.
Foto: A. M. V.

P. ¿Cómo funciona el Proyecto Repara?

R. Cuando llega un caso se da una primera respuesta en menos de 24 horas. Hay una trazabilidad de todo lo que se hace. Se atiende tanto si los abusos están relacionados con un sacerdote como si afectan a cualquier otra persona. No solo nos llegan casos de Madrid sino también de otras diócesis y de otros entornos. Si se trata de un menor se acude a la Fiscalía y, si es un adulto, se le informa de las opciones que hay en la vía judicial. En paralelo, si se refiere a un sacerdote de otra diócesis o a un religioso, se da traslado a la institución de turno. Si afecta a un sacerdote de Madrid, se inicia la vía canónica automáticamente. Es importante que quede claro que no vamos a ver si nos salvamos, sino a dar respuesta a la víctima.

P. ¿Y con los verdugos…?

R. Se escucha la denuncia de la víctima e inmediatamente se abre una investigación previa; yo mismo firmo un decreto designando a dos personas que garanticen que haya la máxima imparcialidad. Sin que los hechos tengan que estar 100 % probados en este momento procesal, cuando hay indicios de verosimilitud, se inicia la fase de instrucción con otras dos personas, asegurando la posibilidad de defensa del acusado y recabando todo tipo de pruebas. Al término de la misma, informan dos peritos canonistas y se decretan las medidas que adoptar en función de la gravedad de los hechos. Hay que reseñar también que, cuando la víctima es un menor, además de dar cuenta a la Fiscalía como exponía antes, se informa a la Congregación para la Doctrina de la Fe en Roma.

P. ¿Considera que la Iglesia está dando una respuesta suficiente?

R. Aunque nunca haremos lo suficiente para aliviar el dolor de las víctimas, creo que estamos tomando medidas necesarias. Trabajamos para buscar la verdad, atendemos a las personas y, en el caso de sacerdotes diocesanos, tomamos las decisiones oportunas.

"Aunque nunca haremos lo suficiente para aliviar el dolor de las víctimas, creo que estamos tomando medidas necesarias"

P. ¿Hay que reparar económicamente a las víctimas?

R. En general, las víctimas lo que quieren es que se sepa la verdad de lo que les ha sucedido y que se las acompañe. En muchos casos es la primera vez que lo cuentan y este hecho ya es suficientemente duro para ellas. Les cuesta incluso poner nombres. No buscan dinero y, en Madrid, no nos han pedido indemnizaciones, pero, llegado el caso, naturalmente se tendrá en cuenta.

P. Cuando se reflexiona sobre la gravedad del problema no sé si hay alguna forma de explicar en qué se ha fallado. ¿Por qué ha habido abusos?

R. Tenemos que ser valientes todos. Los obispos lo queremos ser, yo quiero serlo y por eso pusimos en marcha Repara. Con que hubiese en la Iglesia un solo caso es lo suficientemente grave para que estemos preocupados y ocupados en que esto no suceda nunca más. Ensucian la vida de la Iglesia y de la misión. Pero hay que preguntarse por qué sucede en todos los ámbitos de la sociedad. ¿Cómo estamos construyendo la vida de las personas en nuestro mundo?, ¿qué valores les estamos entregando?

P. El Papa Francisco es para muchos un revolucionario, pero en los abusos ¿ha sido verdaderamente un punto de inflexión?

R. El Papa Francisco es valiente porque alza la voz contra todo tipo de abusos. Consciente de que esto estaba también dentro de la Iglesia, ha querido que lo tomáramos con toda seriedad y ha liderado la batalla. Quiere que nos ocupemos de por qué está sucediendo en este momento o ha sucedido.

placeholder Foto: A. M. V.
Foto: A. M. V.

P. En España hay grupos conservadores muy críticos con el fondo y las formas de su Pontificado.

R. El Papa Francisco es el sucesor de Pedro. A mí me nombró obispo san Juan Pablo II, arzobispo de Valencia, Benedicto XVI y arzobispo de Madrid, el Papa Francisco. Todos son sucesores de Pedro. Los escritos del Papa Francisco alcanzan mi corazón y marcan mi vida y, lo más importante, están marcando el mapa y la dirección que debe tener la Iglesia de nuestro Señor en estos momentos. No le importa ver las oscuridades que tenga la Iglesia y entrar en esas oscuridades para darnos la luz de Jesucristo, nuestro Señor, que es la misión que tenemos. En ese sentido, me parece que es providencial siempre. Que en este momento tengamos al Papa Francisco es una gracia inmensa para todos nosotros.

P. Habla de ver “las oscuridades de la Iglesia” y a mí me vienen a la cabeza las declaraciones del obispo de Tenerife contra los homosexuales a los que comparó con las personas que tienen problemas de alcoholismo.

R. La Iglesia tiene la misión de acercarse a todas las personas y a todas las situaciones en las que vivan. Eso para mí es claro y evidente en el Evangelio; es el camino que nos está marcando el Papa Francisco. La Iglesia no es una especie de fuerte, la Iglesia es salida y hay que ir a buscar a los hombres allí donde estén y en las situaciones que vivan para anunciarles la cercanía de un Dios que nos ama entrañablemente. Cuando uno se deja abrazar por este Dios, cambia su existencia radicalmente.

"La Iglesia no es una especie de fuerte, la Iglesia es salida y hay que ir a buscar a los hombres allí donde estén y en las situaciones que vivan"

P. ¿Hay que apartar de la Iglesia a las personas que piensan así?

R. A veces también son malentendidos. Yo no soy nadie para juzgar.

P. En España y en Europa están tomando fuerza partidos que fomentan discursos de exclusión como por ejemplo en el tema de la inmigración. ¿Le preocupa esta deriva de partidos como Vox?

R. Todo el que reza el padrenuestro, que es la oración que nos enseñó Jesús, sabe que los que tiene al lado son sus hermanos y también los que tiene lejos. Tengo que mirar por ellos y salir en su búsqueda para sacarles de las situaciones en las que estén viviendo.

P. Teme que se fomente un discurso del odio.

R. Cuando un cristiano hace el atrevimiento de decir 'Padre Nuestro', ese atrevimiento nos hace revisar toda nuestra vida. Para cualquier cristiano es válido esto.

placeholder Foto: A. M. V.
Foto: A. M. V.

P. En el tema de las inmatriculaciones han llegado a un acuerdo con el Gobierno.

R. La Iglesia inscribió bienes conforme a la legislación vigente y, al revisar la lista elaborada por el Gobierno de 35.000 bienes, la propia Iglesia ha detectado cerca de 2.500 incidencias. Hay bienes duplicados, que no son suyos, que son del pueblo o del ayuntamiento porque en su día se le adjudicaron mal o que ya no existen... Ha sido la Iglesia la que ha querido clarificar. Hay que recordar que todos los bienes de la Iglesia son bienes al servicio de la sociedad. Los templos, los locales parroquiales, los de Cáritas… Tenemos que mirar la vida de la Iglesia con esa generosidad de hombres y mujeres de bien que buscan la verdad, no que están buscando qué punto negro hay para machacar. Me parece que esto es muy importante y yo creo que es la generalidad, además, de los hombres y mujeres de España.

P. Ahora la batalla será si tiene que pagar el IBI.

R. Hay que mirar para qué son esos bienes. ¿Están haciendo un servicio a la sociedad o no? Además, están recordando una historia que es necesario recordar: el ser humano sin raíces cae rápidamente, es como un árbol que no tiene hondura. Hay cosas en la vida de la Iglesia que nos valen a todos. Los gobernantes, que tienen buena voluntad, mirarán estas cosas con hondura y no desde la pura ideología. Siempre toda ideología intenta machacar al contrario o al que cree que es contrario, pero, si se mira desde otras perspectivas, se valoran estas cosas.

P. ¿Cómo es la relación con el Gobierno de Pedro Sánchez en este momento?

R. Hay una relación normal, tanto con el Gobierno de la nación como con los locales y autonómicos. En mi caso hay una relación muy sincera, abierta y cercana. Somos muy libres todos para decir las cosas y caminar juntos porque entiendo que servimos a la gente.

"Hay que recordar que todos los bienes de la Iglesia son bienes al servicio de la sociedad"

P. Pero la nueva ley de Educación resta peso a la religión y recursos a la escuela concertada.

R. Un gobierno tiene que mirar a todos los que viven y a los que sirve, sean de una postura ideológica o de otra. Un gobierno debe buscar que el ser humano crezca en todas las dimensiones de su existencia. Que un gobierno decida negar alguna dimensión es gravísimo. Eso redunda en la falta de libertad. Eso hace esclavos. Y eso no puede ser. Entre estas dimensiones se encuentra la religiosa. Negarla sería un absurdo porque es una dimensión constitutiva del ser humano. La amparan no solo las leyes, sino la misma historia de cada persona que sabe que esa dimensión es real, existe, no se puede negar.

P. Usted estuvo en el centro de las negociaciones para la exhumación de Franco del Valle de los Caídos. Ahora el Gobierno quiere resignificar este monumento.

R. Lo desconozco. Conmigo no han consultado nada y tendrían que hacerlo.

P. También han promovido y aprobado una Ley de eutanasia.

R. Soy un defensor acérrimo de la vida, entre otras cosas por la fe que tengo y por la adhesión a Jesucristo que no me permite decir otra cosa distinta. Él nos ha dicho que es el camino, la verdad y la vida. Y él ha venido a dar vida, no a dar muerte. Y yo estoy en este mundo como obispo que soy para defender la vida desde el inicio hasta su término. Y para defender la vida incluso después de su término, porque sabemos, como dice el apóstol Pablo, que en la vida y en la muerte somos del Señor. Esta libertad que me da la fe, es también la libertad que me da para defender la vida con todas las consecuencias, siempre. Cualquiera que crea como yo va a hacer lo mismo. Es dramático que en España, en vez de apostar por los cuidados y por acompañar el sufrimiento, se opte por la muerte.

placeholder Foto: A. M. V.
Foto: A. M. V.

P. ¿Cuándo reconocerá la Iglesia el papel de la mujer?

R. Debe crecer su papel dentro de la Iglesia y sus responsabilidades. En mi diócesis y en todos los sitios donde he estado he dado cargos de gobierno a mujeres. En Madrid hay delegaciones que están gestionadas por mujeres o por matrimonios. Hace unos días en el Vaticano, el Papa Francisco otorgó el ministerio de catequista a un grupo de personas de todo el mundo y, entre ellas, había una madrileña.

P. De una madrileña a unos catalanes. La Iglesia apoyó y de forma especial la catalana a líderes del 'procés' que vulneraron la ley.

R. La Iglesia es verdad que va a las personas, pero tiene que enmarcarse en la defensa de toda la ley legítima que tenemos todos los españoles.

El arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, nos recibe en plena vorágine política sobre la comisión que Podemos, ERC y Bildu han pedido en el Congreso para investigar los abusos a la Iglesia. No huye del tema porque su posición siempre ha sido clara: los obispos deben liderar la lucha contra esta mancha que no solo afecta a la Iglesia sino a la sociedad en su conjunto. Reconoce que sufre y siente dolor cuándo escucha el relato de las víctimas de abusos que recogen los medios de comunicación. Él ha recibido a las que se lo han pedido porque defiende que la Iglesia no puede ser un muro. Tira de diplomacia cuando se le pregunta por las relaciones con el Gobierno de Pedro Sánchez pero deja claro que sobre la resignificación del Valle de los Caídos tiene mucho que decir aunque aún nadie le ha preguntado.

Carlos Osoro
El redactor recomienda