Es noticia
Menú
Moncloa asume los plazos de Díaz para la reforma laboral aun sin sumar a la CEOE
  1. España
ACUERDO ENTRE LOS SOCIOS DE COALICIÓN

Moncloa asume los plazos de Díaz para la reforma laboral aun sin sumar a la CEOE

El decreto sobre la reforma laboral se llevará a un Consejo de Ministros el próximo mes de diciembre, cuente o no previamente con el visto bueno de todas las partes implicadas en la negociación

Foto: Las vicepresidentas Nadia Calviño y Yolanda Díaz. (EFE)
Las vicepresidentas Nadia Calviño y Yolanda Díaz. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El Gobierno priorizará los plazos para la reforma laboral, comprometida para antes de final de año, al acuerdo con los agentes sociales. Así lo ratifican fuentes de Moncloa, que, a pesar de insistir en la necesidad de consensuar la reforma tanto con las organizaciones de empresarios como con los sindicatos, aseguran que no se flexibilizará el calendario previsto. El decreto sobre la reforma laboral, por tanto, se llevará a un Consejo de Ministros a lo largo del próximo mes de diciembre, cuente o no previamente con el visto bueno de todas las partes implicadas en la negociación, que se reinicia este miércoles, en el diálogo social.

Moncloa asume así la tesis defendida por Yolanda Díaz. La vicepresidenta segunda había negado cualquier poder de veto a los empresarios, asegurando que la reforma laboral saldría adelante antes del 31 de diciembre con o sin su acuerdo. Esta posición, junto a las propuestas llevadas a la mesa supuestamente sin informar previamente a sus socios, levantó las alarmas entre los ministerios económicos del PSOE, encabezados por la vicepresidenta primera, Nadia Calviño. Hasta el punto de que la intervención de Moncloa en la negociación sobre la reforma laboral, que había liderado en solitario Yolanda Díaz hasta hace dos semanas, se justificó para modificar la metodología e intentar favorecer con ello un consenso en el diálogo social "justo y equilibrado". Sin embargo, desde la parte socialista del Gobierno se reconoce, en sintonía con los planteamientos de Díaz, que el calendario de implementación es un compromiso adquirido con Bruselas, mientras que el deseado consenso en el diálogo social no sería una condición 'sine qua non'. La patronal no tiene derecho de veto en la negociación.

El Gobierno de coalición, ''comprometido'' con la derogación de la reforma laboral

El componente sobre la reforma laboral remitido a la Comisión Europea en el plan de recuperación, la ficha 23, se compromete a "abordar" los cambios "buscando el mayor nivel de consenso" sobre estos cambios normativos. Otra cuestión es que la presencia en la mesa de negociación de otros ministerios socialistas reequilibre las posiciones sobre el contenido para intentar contentar a todas las partes, después de atribuírsele a Díaz un mayor alineamiento con los sindicatos. También que se puedan suavizar aspectos que habían alejado a las organizaciones empresariales de un acuerdo, principalmente los relativos al porcentaje de contratos temporales en las plantillas. Desde Trabajo, se defendió limitarlos al 15%, una cifra que no es asumible para los sindicatos. La CEOE también pelea por modificarlo. Un ministro del Ejecutivo indica que se buscará reducir la temporalidad, pero no con los porcentajes que se habían filtrado.

Foto: Yolanda Díaz y Nadia Calviño, en el Senado. (EFE)

El acuerdo sellado este martes entre los socios de la coalición para apagar el conflicto interno sobre la reforma laboral camina en la dirección de reforzar la "voluntad" de consensuar la reforma con los agentes sociales. Si en su primer punto se ratifica que habrá derogación, en la terminología empleada por la vicepresidenta segunda y que los socialistas se resistían a hacer suya, en el segundo punto la parte socialista logra fijar la pretensión de alcanzar un pacto "con todas las partes justo y equilibrado". Esta voluntad, se añade en el comunicado remitido por el Gobierno sobre el acuerdo, "es la mejor garantía de obtener una reforma duradera dentro del acuerdo establecido con la Comisión Europea".

Se pone negro sobre blanco la pretensión de que los esfuerzos se orienten a facilitar un acuerdo en el diálogo social. Un aspecto en el que insistió este martes en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, felicitándose por un entendimiento entre los socios del Gobierno "para trazar bien la metodología para que el Gobierno pueda avanzar de forma rigurosa en el diálogo social". Desde Moncloa, se traslada un total optimismo sobre las posibilidades de mantener la senda del diálogo social, solamente rota con la última subida del salario mínimo interprofesional, señalando incluso que el escenario óptimo para llegar a un consenso sería este mismo mes de noviembre. En cuatro semanas, debería estar cerrado un acuerdo que Díaz tenía ya avanzado, insisten desde Trabajo.

Díaz: ''Vamos a acabar con los errores de la política laboral de PP ''

La prioridad será cumplir con el calendario, como pretendía Díaz, pero Moncloa y los ministerios económicos monitorizarán más de cerca el diálogo social para que se cumplan ambos objetivos. Cuando se produjo la crisis en el seno de la coalición por la reforma laboral, Economía y Moncloa aseguraron que había "más puntos de encuentro" entre los agentes sociales que los que se habían ponderado hasta ese momento en la negociación de la reforma laboral. Asimismo, su lectura era que las posturas del Gobierno que se estaban poniendo encima de la mesa se inclinaban más hacia las tesis de los sindicatos que hacia las de la patronal. Se reclamó entonces una mayor coordinación con otros ministerios.

Foto: Pedro Sánchez y Yolanda Díaz. (EFE)

El acuerdo de este martes entre Pedro Sánchez y Yolanda Díaz, 12 días después de que estallase el principal conflicto entre los socios de la coalición desde que echó a andar la legislatura, ha contentado a ambas partes. Desde la vicepresidencia segunda, se remarca que el texto recoge el verbo 'derogar', según los términos del pacto de gobierno. La parte socialista destaca más que se mire a "construir un nuevo modelo de relaciones laborales para el siglo XXI" y a disponer de herramientas equilibradas en la negociación colectiva. Moncloa también se muestra optimista y destaca haber desatascado una crisis en la que ninguna parte se sentía cómoda.

En las próximas reuniones de la mesa de diálogo social se irá aterrizando la letra pequeña de la reforma laboral, en base tanto al acuerdo de coalición como al plan de recuperación enviado a Bruselas. Los principales encargados de ir limando las diferencias serán los números dos de Economía y Trabajo, Gonzalo García y Joaquín Pérez Rey, liderados por el segundo. La negociación colectiva y los mecanismos para poner coto a la temporalidad son los principales puntos a desarrollar.

El Gobierno priorizará los plazos para la reforma laboral, comprometida para antes de final de año, al acuerdo con los agentes sociales. Así lo ratifican fuentes de Moncloa, que, a pesar de insistir en la necesidad de consensuar la reforma tanto con las organizaciones de empresarios como con los sindicatos, aseguran que no se flexibilizará el calendario previsto. El decreto sobre la reforma laboral, por tanto, se llevará a un Consejo de Ministros a lo largo del próximo mes de diciembre, cuente o no previamente con el visto bueno de todas las partes implicadas en la negociación, que se reinicia este miércoles, en el diálogo social.

Reforma laboral Pedro Sánchez Yolanda Díaz Nadia Calviño
El redactor recomienda