El yihadista de Málaga difundía vídeos de lealtad al Daesh y quiso adquirir una pistola
  1. España
Operación Jardín

El yihadista de Málaga difundía vídeos de lealtad al Daesh y quiso adquirir una pistola

Es un joven de 21 años que llegó hace dos semanas desde Melilla y tiene antecedentes por violencia, incluida una agresión a un policía. Marruecos ha compartido datos con España

Foto: Momento en que detienen a los dos individuos en plena calle.
Momento en que detienen a los dos individuos en plena calle.

La Guardia Civil llevó a cabo el pasado viernes una operación contra el terrorismo yihadista que se saldó con el arresto de dos personas. La Audiencia Nacional ha decretado el ingreso en prisión del principal objetivo de la investigación. Se trata de un ciudadano marroquí de apenas 21 años con antecedentes de episodios violentos. Había mostrado su radicalismo en foros de Internet y su arresto se precipitó cuando los especialistas detectaron su interés en adquirir una pistola y un cuchillo de tipo militar, informan a El Confidencial fuentes de la lucha antiterrorista.

El Instituto Armado llevaba cerca de año y medio tras los pasos de este joven al que ubicaban en Melilla. Desde hacía aproximadamente 15 días estaba en Málaga y ese viaje, sin razón aparente, despertó las alertas de los investigadores. El arrestado no tenía un oficio concreto, recurriendo en ocasiones a la delincuencia común. En la capital de la Costa del Sol se relacionó con otros perfiles también ligados a la delincuencia con acceso a armas y se instaló a vivir en un local con otras personas. Eso hizo extremar la vigilancia sobre sus movimientos.

Los trabajos han estado coordinados por la Fiscalía de la AN y el Juzgado Central de Instrucción número 2, que dirige Ismael Moreno

Los trabajos han estado coordinados por la Fiscalía de la Audiencia Nacional y el Juzgado Central de Instrucción número 2, que dirige Ismael Moreno. Según las fuentes consultadas, ya en Málaga manifestó su deseo de hacerse con una pistola. También con un cuchillo de tipo militar. De hecho, se ha podido acreditar que le llegaron a ofrecer uno, pero lo descartó por no ser de las características que estaba buscando. Los investigadores encontraron algún arma blanca en el registro posterior a su arresto. No se tiene constancia de que tuviera algún plan u objetivo concreto para cometer atentados.

Las operaciones policiales contra el yihadismo que realizan las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en España son en muchos casos preventivas. No es habitual esperar a que el sospechoso compre el arma ni se les permite avanzar en la preparación de ataques cuando está bajo vigilancia. Desde hace años, las instrucciones y la propaganda del Estado Islámico pide a sus seguidores que realicen atentados en sus países de origen o residencia con cualquier medio que tengan a su alcance.

El segundo detenido es precisamente una persona con la que contactó para tratar de adquirir estas armas. La Guardia Civil le ha dejado fuera de las investigaciones por yihadismo, ya que sospechan que desconocía el radicalismo del principal sospechoso. El domingo por la tarde quedó libre. Además de los seguimientos y vigilancias, la investigación se ha basado en buena parte en las pesquisas virtuales. Se han rastreado sus comentarios y contactos en foros radicales de Internet. Ha sido accediendo a foros semiprivados de la red, sin necesidad de pedir al juez la autorización para habilitar el trabajo de un agente virtual encubierto.

placeholder Cuchillo de grandes dimensiones hallado en el registro posterior al arresto. (Guardia Civil)
Cuchillo de grandes dimensiones hallado en el registro posterior al arresto. (Guardia Civil)

La deriva que había emprendido el joven radical no gustó a los investigadores. Había difundido vídeos con declaraciones de lealtad al Estado Islámico, es algo que hacen habitualmente los terroristas a modo de despedida antes de cometer un atentado para que no quede duda de su motivación. También comentarios alabando el martirio. No existe constancia de que hubiese viajado nunca a ninguna región en conflicto y se investiga entre sus contactos si tuviese alguna relación directa con algún miembro encuadrado en grupos yihadistas que le pudiese estar incitando a realizar alguna acción. Según ha informado la Guardia Civil por medio de una nota de prensa, en estos momentos los investigadores se encuentran todavía desarrollando labores de análisis del material incautado, ya que se trata de una de las investigaciones donde más material propagandístico se ha incautado en los últimos años.

Colaboración de Marruecos

Los testimonios recabados por los investigadores tras el arresto han refrendado algunas de las sospechas de los investigadores. Las investigaciones en torno a este individuo han contado también con la colaboración de las fuerzas de seguridad de Marruecos, concretamente de la DGST (Dirección General de Vigilancia del Territorio). Tras el arresto han aportado datos relevantes para confirmar el perfil del individuo. Se trata de una persona que vive con lo mínimo desde hace tiempo y con antecedentes de episodios violentos incluida la agresión a un policía.

La 'operación Jardín', como se ha denominado esta investigación, tuvo su epicentro en el barrio malagueño de Lagunillas, concretamente en un inmueble semi abandonado donde en varias ocasiones han tenido que intervenir los efectivos del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga por incendios supuestamente provocados por okupas. Un video captó la vertiginosa actuación de los agentes del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS), que tras llegar en una furgoneta camuflada corrieron hacia los investigados, reducidos y engrilletados antes de que los agentes del Servicio de Información comenzaran el registro del espacio donde estaba pernoctando el principal sospechoso.

Lagunillas es una zona de Málaga que el Ayuntamiento está tratando de rehabilitar y que durante mucho tiempo ha sido uno de los puntos de venta de drogas más activos de la ciudad, por lo que es habitual que por él transiten toxicómanos y rateros que pretenden dar salida a algún botín. En este ‘ecosistema’, con algunas casas y edificios en mal estado que sirven de refugio, era relativamente fácil que el joven radicalizado pasara desapercibido y que encontrara a receptadores que se quedaran con los objetos que pudiese hurtar o robar.

Foto: Operación de la Guardia Civil en Málaga

El despliegue de la Guardia Civil se inició pasadas las 15:30 y se prolongó durante varias horas, tiempo en el que distintas calles permanecieron cerradas ante la curiosa mirada de muchos vecinos que se agolpaban en las proximidades tratando de averiguar qué estaba pasando. En un barrio donde la presencia de agentes es habitual, y normalmente recibida con recelo, la espectacularidad del dispositivo, con media docena de furgones y guardias civiles portando armas largas, hizo que muchos se aproximaran para inmortalizar la escena con sus móviles.

Málaga Guardia Civil Delincuencia Audiencia Nacional Melilla Terrorismo Bomberos
El redactor recomienda