Alberto Rodríguez abandona Podemos tras ser inhabilitado y perder su escaño
  1. España
TRAS LA QUERELLA CONTRA BATET

Alberto Rodríguez abandona Podemos tras ser inhabilitado y perder su escaño

Su renuncia llega unas horas después de que el ministro Garzón asegurara que la querella contra Batet por prevaricación la hacía el político a título particular y no el partido

Foto: Alberto rodríguez abandona la militancia en Podemos. (EFE)
Alberto rodríguez abandona la militancia en Podemos. (EFE)

El diputado canario de Unidas Podemos, Alberto Rodríguez, ha anunciado que dejará el partido y la política después de ser condenado por agredir a un policía y, en consecuencia, ser inhabilitado como diputado y perder su escaño.

Su renuncia llega unas horas después de que Podemos anunciara que se iba a querellar contra la presidenta del Congreso, Meritxell Batet por presunta prevaricación. Esta mañana, sin embargo, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha desmarcado al partido de la querella.

El diputado de Unidas Podemos, Alberto Rodríguez, ha anunciado también que hará todo lo que esté en su mano jurídicamente para defender su inocencia. Estas han sido las primeras declaraciones del diputado canario después de que la presidenta del Congreso acordara ayer aplicar la inhabilitación dictada el Tribunal Supremo.

"Lo más grave es que se ha producido una interferencia con muy pocos precedentes del Poder Judicial en el Legislativo"

"Abandono la militancia partidista y abandono Podemos. Agradezco profundamente estos años que han sido muy intensos de muchísimo aprendizaje y de recibir muchísima leña", ha manfiestado Rodríguez, al tiempo que ha subrayado que entra en "otro momento personal" y que hay que saber "cerrar ciclos".

Alberto Rodríguez ha criticado que el PSOE se haya "plegado a las presiones del Poder Judicial, que ya sabemos en manos de quién está", y que la presidenta del Congreso, la socialista Meritxel Batet, no reuniera a la Mesa y pese a un "informe demoledor en contra" de los letrados optara por retirarle el acta. "Lo más grave es que se ha producido una interferencia con muy pocos precedentes del Poder Judicial en el Legislativo", ha abundado Alberto Rodríguez, quien ha explicado que no es que le hayan "robado" el acta a él, sino que "acaban de dejar a más de 64.000 canarios sin representación".

Ha opinado que en el aire flota "la sensación" de que "si no me apellidara Rodríguez, si no fuera un pibe de barrio, si no fuera de una zona obrera, canario... ¿me habrían quitado el escaño? Esa sensación la tiene muchísima gente", ha remachado. Ha advertido a quienes hacen estas "cacicadas contra Canarias" pensando que les va a "salir gratis": "Esta batalla la ganaron por ahora", pero "a ver si resulta" que en las próximas elecciones "la historia da una vuelta" y Podemos, en vez de "decenas de miles" obtenga en las islas "centenares de miles" de votos.

El detonante mensaje de Belarra

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet ejecutó ayer la sentencia del Tribunal Supremo que recibió este miércoles y, por tanto, comunicó al juez Manuel Marchena el inicio de cumplimiento de la pena de Alberto Rodríguez. La decisión supuso abrir la vía para la retirada del escaño al diputado canario. No fue, sin embargo, una decisión sencilla, ya que la mayoría de la Mesa de la cámara baja se mostró contraria a aceptar la decisión de la presidenta. Sin embargo, Batet hizo ver que el oficio de Marchena iba dirigido directamente a ella, y no a la Mesa. El embrollo jurídico fue importante y a eso se agarró podemos para lanzar una ofensiva contra Batet.

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) reprochó este viernes a la ministra de Derechos Sociales y líder de Podemos, Ione Belarra, un mensaje en redes sociales donde cuestionaba la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo contra el diputado Alberto Rodríguez y la posterior retirada del escaño por decisión de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet.

El CGPJ recordó que Belarra es "un miembro del Poder Ejecutivo" por lo que este tipo de declaraciones sitúan "las relaciones entre dos poderes del Estado en un plano completamente indeseable".

La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, pese a todo, esta misma mañana no respaldó la ofensiva pretendida por Podemos, uniéndose a Alberto Garzón en el enfriamiento del conflico entre socios de Gobierno. "Ahora tocan hechos y no palabras. La ciudadanía no quiere la política que no cumple: que dice una cosa y hacen otra. En esos hechos me encontraréis y desde esos hechos os aseguro que mi compromiso con el nuevo país que avanza, que a pesar de todo avanza, con la mayoría parlamentaria progresista y con el Gobierno de coalición es total", anunció Díaz.

Noadex