España y Marruecos mantuvieron intacta la colaboración antiyihadista durante la crisis
  1. España
Colaboración internacional

España y Marruecos mantuvieron intacta la colaboración antiyihadista durante la crisis

Los servicios de información tan solo detectaron un enfriamiento en aspectos secundarios y esta semana se han realizado dos operaciones con información conjunta

Foto: Efectivos de la Policía Nacional vigilan la verja que separa Ceuta de la localidad de Fnideq (Castillejos), el 18 de mayo. (EFE)
Efectivos de la Policía Nacional vigilan la verja que separa Ceuta de la localidad de Fnideq (Castillejos), el 18 de mayo. (EFE)

España y Marruecos han llevado a cabo en solo una semana dos operaciones conjuntas contra el terrorismo yihadista. Fuentes de los servicios de información españoles coinciden de forma rotunda en que estas detenciones se habrían practicado igual en mayo o en junio cuando ambos países mantenían una crisis diplomática. Aseguran que la colaboración en materia antiterrorista se ha mantenido intacta y al margen de este conflicto durante todos estos meses.

Cuando España decidió acoger en abril al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, en Logroño, Marruecos respondió semanas después permitiendo la llegada masiva de personas a Ceuta de forma irregular y el anuncio de que rompía relaciones. La mayor crisis entre ambas naciones en muchos años hizo saltar algunas alertas en la Policía Nacional y la Guardia Civil. La colaboración con el vecino del sur es clave para completar algunas investigaciones.

En la memoria estaba, además, el castigo que durante meses impuso Marruecos a Francia en este ámbito. Cortó en seco la colaboración en 2014 porque un juez galo quiso llamar a declarar a un alto responsable antiterrorista de Marruecos, Abdelatif Hamouchi, por dos denuncias de torturas llegadas a su juzgado. España se benefició de este conflicto —incluso convocó un acto para condecorar al mando marroquí agraviado— e incrementó en ese periodo sus intercambios ante el desplazamiento a Francia.

Foto: Valla de Melilla. (EFE)

El Confidencial consultó a los operativos españoles este mayo acerca de si habían notado cambios, pero la situación no daba muestras de haber empeorado por parte de sus colegas marroquíes. Nadie les comunicó novedad alguna en la forma de trabajar. En ese sentido, aclaran que las dos operaciones recientes no tienen que ver con el anuncio de pasar página y abrir una nueva fase de colaboración con España de finales de agosto hecho por Mohamed VI.

"Lo primero es lo primero, la seguridad", dice a este periódico un experto policial. Sostiene que ningún país renunciaría a neutralizar un objetivo terrorista por una crisis diplomática. "Nunca hubo restricción ninguna".

Otra fuente admite que la crisis ha coincidido con unos meses en que tampoco han tenido necesidades críticas con Marruecos a la hora de pedirle información concreta para poder evaluar con profundidad, pero insiste en su convencimiento de que estas operaciones de los últimos días se habrían hecho igual hace unos meses. A diferencia de otros servicios europeos, que emiten y comparten información de forma casi rutinaria, la relación con Marruecos no es así. Es una ventanilla a la que se acude cuando se precisa algo concreto.

Foto: Mohamed VI. (Getty)

Sí se detectó un cierto enfriamiento en otros niveles como el de la formación. Es habitual que los servicios españoles reciban invitaciones de Marruecos para acudir a cursos en ese país y aprender a intercambiar métodos de investigación. Pero esta fuente insiste en que en el ámbito operativo y de inteligencia todo permaneció intacto. Otro uniformado achaca ese descenso en las invitaciones a la situación de pandemia, que ha reducido significativamente los viajes y la organización de actos como esos.

El jueves, se conoció que agentes de la Policía Nacional llevaron a cabo una operación contra la radicalización yihadista en el Centro Penitenciario de Daroca (Zaragoza), frustrando la actividad de un preso que cumple condena por delitos comunes y que quería captar a otros internos, llegando a realizar amenazas a autoridades judiciales condicionadas a su próxima puesta en libertad.

La crisis ha coincidido con unos meses en que tampoco han tenido necesidades críticas con Marruecos a la hora de pedirle información

La operación fue desarrollada por agentes de la Comisaría General de Información y la Brigada Provincial de Información de Zaragoza, con la colaboración de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias y de la Direction Générale de la Surveillance du Territoire (DGST) marroquí. Las pesquisas empezaron hace meses, según la Policía Nacional.

Dos días antes, la Direction Générale de la Surveillance du Territoire (DGST) de Marruecos anunció el arresto en Tánger de un presunto yihadista marroquí acusado de intentar llevar a cabo atentados terroristas contra intereses turísticos, para lo que se estaba capacitando en la confección de explosivos. La investigación comenzó a finales de 2020, cuando la Comisaría General de Información de la Policía Nacional española detectó que el citado radical estaba enalteciendo a los autores de los últimos atentados yihadistas llevados a cabo en Europa.

Yihadismo Terrorismo
El redactor recomienda