El indultado que se fue de peregrinaje por Cataluña y puede ser el nuevo líder de JxCAT
  1. España
JORDI TURULL

El indultado que se fue de peregrinaje por Cataluña y puede ser el nuevo líder de JxCAT

A finales del pasado mes de junio, Jordi Turull comenzó en Portbou (Girona) una 'Marcha por la libertad'. La iniciativa esconde un nuevo capítulo de la lucha por el poder en Junts

placeholder Foto: El 'exconseller' indultado, Jordi Turull, y el 'president', Pere Aragonès. (EFE)
El 'exconseller' indultado, Jordi Turull, y el 'president', Pere Aragonès. (EFE)

A finales del pasado mes de junio, el indultado y exportavoz del Govern Jordi Turull comenzó en Portbou (Girona) una 'Marcha por la libertad' con la intención de cruzar caminando el territorio catalán de norte a sur. Lo hizo por etapas y fue agasajado en cada población por la que pasaba. Varios cientos de personas le arroparon en la localidad tarraconense de Arnes el pasado 24 de julio. "Hemos salido de la cárcel y no hemos pedido perdón, ni renegado de nuestras ideas ni, por supuesto, hemos dicho que no lo volveríamos a hacer, porque gracias a vosotros lo volveremos a hacer", advirtió en un mitin al final de la caminata. Un peregrinaje que algunas fuentes dentro de Junts per Catalunya apuntan a que constituye un nuevo capítulo dentro de la batalla por el liderazgo del partido.

Con esa frase grandilocuente, Turull se equipara con el artífice de esa consigna a Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, entidad de la que también es miembro. Y saca perfil propio en un momento en el que las cosas dentro de JxCAT no están del todo claras, con una dura pugna interna entre el secretario general, Jordi Sànchez, y la presidenta del Parlament, Laura Borràs. Precisamente, preguntada esta última por sus relaciones con Sànchez hace pocos días, respondió con evasivas, negando genéricamente una mala relación, pero subrayando, sin embargo, que el exportavoz del Govern "también es un líder del partido". Reconoció la presidenta de la Cámara que tiene asignado ese rol: "Los líderes lo son, no se hacen".

Foto: Fotografía de archivo de los líderes independentistas durante el juicio a Forn, Turull y Rull, entre otros. (EFE)

Fue un obús a la línea de flotación de Sànchez, un mensaje envenenado que parece destinado a desgastarle tras haber empezado a coger las riendas de la estructura territorial de Junts, pero que también coincide con las manifestaciones de determinados sectores que admiten que Turull, vicepresidente de la formación, es el 'tapado' para encabezar el partido en un futuro. Su liderazgo, además, contaría con amplios apoyos dentro de los círculos oficiales, del grupo parlamentario a cuyo frente está Borràs y de los 'baby boom'; es decir, del clan en torno a Elsa Artadi y Pep Rius (la primera es la líder del partido en Barcelona y el segundo, portavoz adjunto en el Parlament). Y, por supuesto, no tendría problema para lograr el visto bueno de Carles Puigdemont, cuya figura se blindaría en un puesto muy vistoso con generoso salario.

En la formación, Turull tiene un peso político considerable, puesto que proviene de la antigua estructura de Convergència Democràtica: fue portavoz del grupo parlamentario, presidente del grupo de CiU en el Parlament y consejero de Presidencia. Su trayectoria política es larga: en 1983, se afilió a las Juventudes de CDC y en varias ocasiones se presentó a alcalde de su pueblo, Parets del Vallès, aunque nunca consiguió la vara de primer edil.

Estrategia de línea dura

Turull ya comenzó esta semana a desplegar su estrategia: aseguró que confía poco en la mesa de diálogo y que con dos o tres reuniones ya se verá si hay ganas, por parte del Estado, de resolver el conflicto político. Es más, no cree que de la mesa salga nada positivo en los dos años que han dado de margen al Gobierno central para llegar a algún acuerdo. Su tesis es que es solo un instrumento utilizado por el Ejecutivo para "anestesiar al movimiento independentista" y apostó por hacer un frente común sólido "con diálogo entre las fuerzas independentistas". Estos son los mimbres con los que está forjando su discurso.

Con ese ideario, el 'pressing' sobre ERC será brutal, especialmente si proviene de Turull, que no es un advenedizo en la política y que fue uno de los portavoces más brillantes de CiU en el Parlament. Su capacidad para modular el discurso hasta el punto justo de fricción es una de sus habilidades. Pero de la misma forma que tensiona, sabe plegar velas y abrir negociaciones con sus rivales.

El 'pressing' sobre ERC será brutal, especialmente si proviene de Turull, que no es un advenedizo en la política

Con motivo del asedio que protagonizaron extremistas antisistema al rodear el Parlament en 2011, impidiendo que pudieran acceder los representantes políticos, Turull afirmó que esa acción no fue más que un "golpe de Estado encubierto. Un festín de los violentos contra todo lo que veían con corbata", denunció. Ocho de los 20 acusados fueron condenados a 3 años de cárcel.

En julio de 2017, asumió la Consejería de Presidencia, en sustitución de Neus Munté. El 2 de noviembre de ese año, era detenido y, tras ser juzgado por el Supremo junto al resto de líderes independentistas, fue condenado a 12 años de cárcel por sedición y malversación de caudales públicos. La condena fue avalada por el Tribunal Constitucional, resolución por la que ha interpuesto recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), esgrimiendo que tendría que haber sido sentenciado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y no por el TS.

Foto: El secretario general de JxCAT, Jordi Sànchez. (EFE)

Y en 2018 se presentó a la investidura como presidente de la Generalitat, con el respaldo de JxCAT y ERC. Pero la CUP hundió sus expectativas: la votación quedó muy ajustada, Turull obtuvo 64 sufragios frente a los 65 de la oposición. La abstención de la izquierda radical independentista le condenó al no haber obtenido los 68 necesarios que representan la mayoría absoluta para ser elegido. Antes de que se celebrase el segundo pleno, en el que podría ser designado por mayoría simple, fue detenido e ingresó en prisión. Así, los anticapitalistas saldaron cuentas con el convergente, a quien tacharon de "procesista" mientras reclamaban medidas sociales inasumibles para el candidato. Su liderazgo para establecer relaciones con los otros partidos secesionistas es, pues, limitado: los 'cuperos' le consideran su 'enemigo' y representante de la derecha convergente, mientras que con los republicanos sí que podría llegar a acuerdos sin mayores problemas.

Una fuente que le conoce de cerca señala a El Confidencial que la formación ideológica de Turull bebe de dos pesos pesados de Convergència: concretamente de Antoni Comas y de Josep Maria Violant. El primero, primo de Jordi Pujol, fue durante 11 años consejero de Bienestar Social de la Generalitat. El segundo fue su jefe de gabinete, pero a principios de este siglo recaló como administrador de UGT de Cataluña.

A finales del pasado mes de junio, el indultado y exportavoz del Govern Jordi Turull comenzó en Portbou (Girona) una 'Marcha por la libertad' con la intención de cruzar caminando el territorio catalán de norte a sur. Lo hizo por etapas y fue agasajado en cada población por la que pasaba. Varios cientos de personas le arroparon en la localidad tarraconense de Arnes el pasado 24 de julio. "Hemos salido de la cárcel y no hemos pedido perdón, ni renegado de nuestras ideas ni, por supuesto, hemos dicho que no lo volveríamos a hacer, porque gracias a vosotros lo volveremos a hacer", advirtió en un mitin al final de la caminata. Un peregrinaje que algunas fuentes dentro de Junts per Catalunya apuntan a que constituye un nuevo capítulo dentro de la batalla por el liderazgo del partido.

Jordi Turull Junts per Catalunya Cataluña Carles Puigdemont
El redactor recomienda