El Rey evita cualquier mención a los indultos tras aprobarlos el Consejo de Ministros
  1. España
DISCURSO EN UNOS PREMIOS

El Rey evita cualquier mención a los indultos tras aprobarlos el Consejo de Ministros

En su primer discurso tras la concesión de la medida de gracia, Felipe VI evitó cualquier referencia al debate político y se limitó a homenajear al periodismo comprometido y los premiados

placeholder Foto: Los Reyes a su llegada a la entrega de premios del 'ABC' esta noche. (EFE)
Los Reyes a su llegada a la entrega de premios del 'ABC' esta noche. (EFE)

El día en el que el Consejo de Ministros aprobó los indultos a los nueve condenados por el procés (que mañana saldrán publicados en el BOE con la firma del Rey), Felipe VI evitó cualquier mención a la medida de gracia u otra referencia que pudiera ser interpretada en el debate político del momento. En la noche de este martes el jefe del Estado y la reina Letizia presidieron la entrega de unos premios periodísticos del diario ABC en el que el monarca rindió homenaje “al periodismo comprometido” indispensable “para contribuir al espíritu crítico de una sociedad que reconozca el respeto a la libertad de información, la libertad de expresión y los principios y valores constitucionales que fundamentan nuestras leyes y sustentan la democracia”.

Pero, como era previsible, no se refirió en ningún caso a los indultos concedidos a los líderes independentistas por parte del Gobierno de Pedro Sánchez en aras de “recuperar la convivencia y la concordia” según los argumentos más repetidos por el Ejecutivo. El Rey sí puso en valor el papel del periodismo en la pandemia del coronavirus y advirtió que, como la sociedad, el sector “está inmerso en un claro proceso de transformación”.

Además de repasar los retos y desafíos que tienen por delante las empresas periodísticas en un contexto tan variable y complejo, también dedicó unas palabras a los premiados: Javier Cercas (Premio Mariano de Cavia), José María Carrascal (Premio Luca de Tena) y Ricardo Martínez Ortega (Premio Mingote).

La expectación por sus palabras esta noche era evidente por varias razones. La primera, porque finalmente el Consejo de Ministros aprobó los indultos que ya había anunciado Sánchez ayer en el Liceu de Barcelona. Y, porque, además, en las últimas dos semanas el papel del Rey se vio envuelto en una polémica estéril a raíz de unas declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, que reiteró días después a pesar del revuelo generado. Isabel Díaz Ayuso se preguntaba si el Gobierno pretendía “hacer cómplice” al Rey al obligarle a firmar el perdón a los independentistas y daba por hecho que “hiciera lo que hiciera le pondrían en tela de juicio”.

El PP se desmarcó de esas palabras y la dirección nacional dejó claro que la función del Rey está “claramente establecida” dentro de la Constitución y que, como dice el artículo 62, le corresponde “sancionar y promulgar las leyes” y, en el caso de los indultos, “ejercerá el derecho de gracia con arreglo a la ley”. En realidad, el jefe del Estado siempre ha mantenido un riguroso cumplimiento de sus funciones constitucionales y siempre se ha mantenido ajeno a los debates políticos.

Como publicó este diario, el Gobierno sí tiene interés en acompasar su agenda con la de la jefatura del Estado, primando las visitas a Cataluña conjuntas en mitad de la nueva etapa que Moncloa prevé que abrirá la concesión de indultos. Esa búsqueda de “devolver la normalidad institucional” a la comunidad autónoma pasa también por “normalizar” la presencia y convivencia del Rey con los políticos independentistas, que en los últimos años solo han plantado o boicoteado los actos del jefe del Estado.

La semana pasada, con motivo de la visita de Estado de Corea del Sur, el Rey se desplazó a Barcelona con el presidente del Gobierno para asistir a la cena inaugural de las jornadas del Círculo de Economía. Allí coincidió en un encuentro informal previo con el ‘president’ de la Generalitat, Pere Aragonès, que después ‘se borró’ de la foto oficial. Pero la hubo oficiosa. El Gobierno considera que fue el primer paso del deshielo y, por eso, insistirá en involucrar al Rey en la nueva hoja de ruta después de meses con una estrategia completamente opuesta en la que llegó a vetar su presencia en la ciudad condal.

Rey Felipe VI Indulto Pedro Sánchez