¿Cómo perjudicará a España la nueva ciclogénesis explosiva? El tiempo del fin de semana
  1. España
entre el verano y el invierno

¿Cómo perjudicará a España la nueva ciclogénesis explosiva? El tiempo del fin de semana

Un frente frío bastante activo, asociado a una borrasca atlántica, acabará con el anticipo del verano y provocará el domingo un descenso generalizado de las temperaturas con valores típicos de marzo

placeholder Foto: Un transeúnte se protege con un paraguas en el Puente Romano de Córdoba (EFE)
Un transeúnte se protege con un paraguas en el Puente Romano de Córdoba (EFE)

A pesar de que durante esta semana el tiempo está dando una tregua sin cielos nubosos y con temperaturas altas para la época más propias del comienzo del verano, el ambiente cálido no va a durar mucho y el fin de semana concluirá este domingo con "un brusco cambio de tiempo", en sintonía con lo que informa Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), por la entrada de un frente asociado a una borrasca situada en el entorno de las islas británicas que provocará un marcado cambio en el tiempo, con "lluvias en amplias zonas y un notable descenso de las temperaturas" a final de semana, una inestabilidad que se extenderá a los días siguientes. Todo vendrá motivado por la formación de una borrasca en aguas del Atlántico que se ha dado durante el jueves y el viernes, cuya profundización se ha llevado a cabo de manera muy rápida, apunta Del Campo, "por lo que podemos hablar de una ciclogénesis explosiva", un fenómeno que se produce cuando un ciclón se intensifica de forma "extraordinariamente rápida", de acuerdo con lo que recoge la AEMET en su diccionario ilustrado de meteorología.

Antes de ese cambio inesperado del tiempo, que el portavoz de la AEMET explica que "no es extraño" ya que en primavera se producen estas oscilaciones tan grandes en las temperaturas de un día para otro o en el transcurso de dos días, el país vivirá todavía una situación de pantano barométrico en la que la presión atmosférica "es muy similar en la mayor parte del territorio", explica Rubén del Campo. No obstante, antes del fin de semana, se ha formado el caldo de cultivo de esta ciclogénesis explosiva, provocada por una borrasca que aún no tiene nombre —aunque se considera "poco probable", la borrasca podría denominarse Mathieu si llega a activar avisos naranjas por rachas fuertes de vientos en amplias zonas, requisito para poder calificarla como una borrasca de gran impacto— y que se ha situado "lejos de la península ibérica", aunque ello no impedirá que en España se noten en parte sus efectos. "Esta borrasca, formada y profundizada por un proceso de ciclogénesis explosiva, se irá desplazando hacia Irlanda durante el fin de semana, de manera que no nos afectará de lleno aunque sí notaremos sus efectos", concluyen desde la AEMET.

Para cuando se adviertan los cambios que traerá consigo la borrasca atlántica, en casi todo el país se habrá vivido "un adelanto del verano", que se está notando especialmente en la mitad sur peninsular, de acuerdo con lo que manifiestan desde Meteored. Tanto el viernes como el sábado predominarán en general los cielos poco nubosos o con algunos intervalos de nubes en la mayor parte de España por la situación de pantano barométrico y la poca diferencia de presión en todo el país, señalan desde el AEMET. Existe la posibilidad de que se produzca alguna tormenta aislada en zonas de montaña y el paso de "sistemas frontales poco activos en el extremo norte peninsular" dejará nubes y algunas precipitaciones, débiles y dispersas, que caerán sobre todo en Galicia, en puntos de las comunidades cantábricas y en el entorno de los Pirineos.

El sábado predominarán los cielos poco nubosos en casi toda España, aunque por la tarde puede haber alguna tormenta en el entorno de los Pirineos y, a última hora del día, pueden registrarse lluvias más intensas en el oeste de Galicia. La borrasca provocará en este día que las temperaturas sigan en ascenso, siendo especialmente más altas en el Alto Ebro, el tercio norte peninsular y a orillas del Cantábrico, con un calor "extraordinario" en el interior de País Vasco, una zona en la que Rubén del Campo destaca que podrían subir los termómetros en más de 10 grados con respecto al día anterior. En este sentido, en ciudades como San Sebastián o Bilbao se superarán "probablemente" los 31 o 32 grados; mientras que en algunas zonas de Andalucía oriental se podrían rondar los 34 grados. La causa de este acusado aumento de las temperaturas serán los vientos del sur que impulsa la borrasca atlántica, que "llegan recalentados y secos" a esa zona tras atravesar toda la península y se calientan todavía más "al descender las montañas que cierran la meseta por el norte". Por todo ello, en buena parte de España, las temperaturas máximas serán entre 5 y 10 grados superiores a las habituales en esta época, situándose por encima de los 25 grados, con riesgo de incendios en la cornisa cantábrica.

Un frente frío provocará el domingo un cambio "brusco" del tiempo con chubascos generalizados en la mitad oeste del país

Para el domingo se producirá un cambio "brusco" del tiempo por la llegada de un frente frío bastante activo asociado a la "profunda" borrasca atlántica, cuyo centro se situará este domingo muy cerca de las costas occidentales de Irlanda. Este frente dará lugar, de oeste a este, a lluvias y chubascos generalizados, acompañados de tormentas, en toda la península, que pueden ser más intensas y persistentes en Galicia, oeste de Castilla y León y norte de Extremadura. Además, las precipitaciones se irán extendiendo a lo largo del día hacia el este y también podrían ser fuertes en los entornos montañosos de los Pirineos y del Sistema Ibérico; mientras que en el litoral mediterráneo y en el valle del Ebro serán menos probables estos chubascos, que en caso de darse serán débiles y dispersos.

A la par que se superarán los 30 grados en puntos de Alicante, Almería, Mallorca o en la Región de Murcia, en el resto de territorio bajarán de forma generalizada y "muy acusada" las temperaturas. El descenso será extraordinario en el valle del Ebro y en el oeste de ambas mesetas, por lo que en el oeste de Castilla y León a duras penas se alcanzarán los 15 grados. Al frío se unirán los vientos, que soplarán por el oeste y suroeste con rachas fuertes en buena parte del país, superando los 70 u 80 kilómetros por hora en puntos altos y litorales de la mitad norte.

Con el comienzo de la nueva semana el lunes, continuará el tiempo revuelto en España con más chubascos tormentosos en buena parte de la península y en Baleares, que hasta ese momento se habrá librado del frente. En las islas, las precipitaciones que tengan lugar estarán acompañadas de barro por la presencia de polvo en suspensión en la atmósfera, y los chubascos más intensos se producirán en las comunidades cantábricas, Pirineos y entornos del Sistema Central e Ibérico. Las temperaturas continuarán en descenso en "prácticamente todo el país", afirma Rubén del Campo, pero bajarán especialmente en el interior del cuadrante sureste peninsular y en Mallorca, por lo que serán más propias del mes de marzo. A orillas del Mediterráneo, sin embargo, los termómetros sí alcanzarán valores propios de esta época, con una ligera subida en el litoral valenciano. A partir del martes el tiempo comenzará a estabilizarse, con cielos poco nubosos en ese día y precipitaciones restringidas al extremo norte de la península, que pueden llegar a ser más intensas en el nordeste de Cataluña.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) Meteorología
El redactor recomienda