Sánchez agrieta el bloque de investidura con su nueva geometría variable y aísla a Iglesias
  1. España
DESCONCIERTO ENTRE SUS SOCIOS

Sánchez agrieta el bloque de investidura con su nueva geometría variable y aísla a Iglesias

Los socios de investidura no son un bloque. Además de tener agenda propia, el Ejecutivo está forzando su fragmentación para reducir su dependencia, lo que desactiva también a UP

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe los aplausos de la bancada socialista tras su comparecencia el pasado miércoles en el Congreso. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe los aplausos de la bancada socialista tras su comparecencia el pasado miércoles en el Congreso. (EFE)

"Los jueves se han convertido en un mercado persa en el que nos ponemos todos a esperar a ver si nos cae la pedrea". Así resume gráficamente el líder parlamentario de uno de los partidos que formaron el bloque de investidura para dar cuenta, no sin cierta sensación de desagravio, del nuevo método negociador en el Congreso del principal partido del Gobierno. Como viene sucediendo durante los últimos plenos, el PSOE ha pasado a negociar de forma independiente con cada formación, al margen de su color político o compromisos de investidura, y por tanto sin priorizar el apoyo de las formaciones que se consideran socios de legislatura.

Una nueva vuelta de tuerca a la geometría variable que ha llevado al Gobierno a sacar adelante decretos gracias a la abstención de Vox y Bildu y el voto en contra de socios como ERC, como fue el caso relativo a los fondos europeos, o gracias al inusual apoyo de JxCat y el también inusual rechazo del PNV, como fue el caso del decreto sobre el complemento de maternidad en las pensiones y la reforma del ingreso mínimo vital. Si bien Sánchez reduce el coste de los apoyos a sus decretos o los proyectos del Gobierno, echando mano del 'divide y vencerás' y multiplicando sus posibilidades al abrirse a pactar con unos o con otros, esta estrategia comienza a generar hastío entre las formaciones que se consideraban socios prioritarios. El PNV ha lanzado ya varios avisos, tanto en privado como desde la tribuna. No están solos en sus protestas cada vez más sonoras.

El pasado martes, durante la junta de portavoces, algunos de los portavoces que apoyaron tanto la investidura como los presupuestos se aliaron al final de la reunión, aprovechando el turno de varios, para recriminar que se abuse de los reales decretos ley. Decretos que, al no contar de antemano con el consenso de los grupos, se acaban tramitando mediante proyectos de ley por procedimiento urgente para posteriormente negociar enmiendas. Sin embargo, en no pocos casos se van prorrogando los plazos para ello desde la Mesa del Congreso paralizando así las tramitaciones. Es más, el Gobierno ha llegado a autoenmendarse a base de nuevos decretos, como en el caso del ingreso mínimo vital. Los grupos lo enmendaron y, sin llegarse a debatir, llegó al Congreso la modificación relizada por el Ejecutivo con otro decreto.

placeholder  El presidente del gobierno, Pedro Sánchez (i), y el vicepresidente Pablo Iglesias. (EFE)
El presidente del gobierno, Pedro Sánchez (i), y el vicepresidente Pablo Iglesias. (EFE)

El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, allí presente, se excusó en las urgencias de la pandemia para justificar el recurso a los decretos. Y es que uno de los ejemplos que se pusieron fue un decreto de medidas urgentes y extraordinarias para hacer frente al impacto del covid respecto al que se llevan un año ampliándose los plazos de enmiendas y sin poder modificarse. "Esto comienza a parecerse a la legislatura de Rajoy", protestaba uno de los portavoces tras la reunión.

Los socios de investidura no son un bloque. No solo porque cada uno tenga su agenda propia, sino porque desde el propio Ejecutivo se está forzando su fragmentación para reducir la dependencia que tendrían de estos partidos. Una fórmula con la que el PSOE también logra reducir al máximo el poder del socio minoritario, Unidas Podemos, que con tan solo 35 escaños lograba incrementar su influencia al erigirse como interlocutor con formaciones como ERC o EH Bildu. Así sucedió por ejemplo para sacar adelante los presupuestos, y ya antes con el fin de articular el bloque de la moción de censura que facilitó la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa.

El peso de Unidas Podemos se relativiza y la capacidad de influencia del bloque de investidura también. Iglesias queda así cada vez más aislado, sin capacidad de interlocución, y se disipa su objetivo de que tras los PGE "el bloque de la investidura se refuerce y sea de legislatura y de dirección de Estado". Se desactiva la capacidad de presión del bloque de investidura y también el uso que los morados hacen de este para elevar el precio de sus exigencias, como ocurrió con la enmienda conjunta a los presupuestos para la paralización de los desahucios.

Foto: Rueda de prensa Pedro Sánchez.

El malestar que comienzan a mostrar los que se consideraban socios de legislatura del Gobierno de coalición coincide con el que se expresa desde Unidas Podemos. Los morados incluso han intentado recientemente maniobrar con estas formaciones para aliarse junto a ellas en contra de la iniciativa de los socialistas para tramitar la denominada ley Zerolo. El PSOE logró frenar la operación, y es que los alicientes que pueden ofrecer los acuerdos con los socialistas, aunque sean en forma de optar a una "pedrea", no los tienen desde Unidas Podemos. A pesar de ello, avanzan que su intención será "darle la vuelta" a una estrategia que asocian directamente a la sala de máquinas de la Moncloa.

La nueva geometría variable de Sánchez, sin embargo, no está exenta de riesgos. Además de que difícilmente se podrá estirar durante un largo periodo (máxime si se sigue produciendo el bloqueo a las tramitaciones de los decretos mediante proyectos de ley). Desde Unidas Podemos son taxativos: "El PSOE está tensionando mucho el bloque de investidura". Y añaden en referencia a la regulación de los alquileres que "si incumple" podría perder los apoyos con los que ha contado hasta ahora.

La tesis de los morados es que "no hay alternativa" aritmética en el Congreso y que por tanto Sánchez está condenado a seguir entendiéndose con sus socios potenciales. "No hay alternativa posible para la estabilidad del país", insisten fuentes de Unidas Podemos. Nada más lejos de la realidad de las últimas semanas si analizan todas las votaciones en los plenos. Desde que Sánchez aseguró su continuidad con la aprobación de unos presupuestos que, gracias a los fondos europeos, podrían prorrogarse hasta cumplir al menos el tercer año de legislatura, está demostrando que sí hay alternativa. La nueva geometría variable, en la que si el PP se logra desprender de Vox también tendrá algo que decir.

Tramitaciones de "urgencia" bloqueadas

-Proyecto de ley de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19 (procedente del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo).

-Proyecto de ley por la que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19 (procedente del Real Decretoley 11/2020, de 31 de marzo).

-Proyecto de ley de medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el empleo (procedente del Real Decreto-ley 15/2020, de 21 de abril).

-Proyecto de ley por la que se establece el ingreso mínimo vital (procedente del Real Decreto-ley 20/2020, de 29 de mayo).

-Proyecto de ley de medidas de reactivación económica para hacer frente al impacto del COVID-19 en los ámbitos de transportes y vivienda (procedente del Real Decreto-ley 26/2020, de 7 de julio).

-Proyecto de ley de medidas urgentes de apoyo a la solvencia empresarial y al sector energético, y en materia tributaria (procedente del Real Decreto-ley 34/2020, de 17 de noviembre).

-Proyecto de ley de medidas urgentes de apoyo al sector turístico, la hostelería y el comercio y en materia tributaria (procedente del Real Decreto-ley 35/2020, de 22 de diciembre).

-Proyecto de ley de medidas urgentes para hacer frente a las situaciones de vulnerabilidad social y económica en el ámbito de la vivienda y en materia de transportes (procedente del Real Decreto-ley 37/2020, de 22 de diciembre).

Pedro Sánchez Unidas Podemos Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) PSOE Bildu PNV
El redactor recomienda