Illa se refuerza como favorito, aunque no logra romper el eje territorial en la campaña
  1. España
eleccones en cataluña

Illa se refuerza como favorito, aunque no logra romper el eje territorial en la campaña

Triple empate, con ligera ventaja del PSC y con JxCAT pendiente del voto útil y la movilización del votante independentista. La situación de los presos marca la agenda oficial de campaña

placeholder Foto: Salvador Illa, en un acto electoral, el viernes en Barcelona. (EFE / Enric Fontcuberta)
Salvador Illa, en un acto electoral, el viernes en Barcelona. (EFE / Enric Fontcuberta)

La primera parte de la campaña electoral de las elecciones catalanas del 14 de febrero concluye con la consolidación del PSC de Salvador Illa como favorito, pero con una especie de triple empate técnico con JxCAT y con ERC que deja el resultado en el aire. El margen, según las encuestas publicadas y la impresión de los principales partidos, es tan estrecho que el resultado final dependerá de factores como la movilización y cómo se decante el voto útil.

Es sabido que las encuestas en vísperas de elecciones funcionan como la física cuántica en la que la propia medición altera el resultado. La publicación de una encuesta puede influir en el resultado final, en este caso, porque puede provocar más movilización y puede agrupar el voto útil en torno a una opción determinada.

Las encuestas, especialmente la última del CIS, muestran desinterés por las elecciones y temor a acudir a las urnas en las actuales circunstancias de pandemia. Así lo prueba el elevado número de renuncias a formar parte de mesas electorales.

Foto: Aragonès e Illa. (EFE)

En ese contexto, la impresión de victoria clara del PSC que mostraba la encuesta del CIS puede desmovilizar a sus propios votantes que tengan ese temor a acudir al colegio electoral y que no tengan dudas de una supuesta ventaja holgada de la candidatura de Illa. Y, por contra, puede movilizar a votantes independentistas que asumen el riesgo para evitar su derrota. La desmovilización previa es obvia y está agravada por el temor a la pandemia.

Por eso, no es fácil entender el objetivo del CIS al publicar la encuesta de este jueves, con un formato y en un momento insólitos y con posibles daños colaterales a la candidatura de Illa. Sobre el voto útil, el efecto puede ser el de reunir en torno a JxCAT el voto de opciones que, como PDeCAT o PNC, no tienen posibilidad alguna de lograr escaño, según todas las encuestas.

Además, expertos consultados consideran que el CIS minusvalora al partido de Laura Borràs y Carles Puigdemont, al no darle más que el 14% de los votos. Ya ocurrió en 2017, cuando este partido acabó ganando a ERC con un resultado muy por encima del que le daban las encuestas, aunque fuera en las especiales circunstancias de ese momento, con la aplicación del artículo 155 y sin tanta fragmentación de las candidaturas soberanistas. JxCAT es la mayor amenaza para la lista del PSC y su victoria sería la peor noticia para Pedro Sánchez.

Expertos consultados creen que el CIS minusvalora al partido de Borràs y Puigdemont, al no darle más que el 14% de los votos

Respecto a ERC, en el ecuador de la campaña, el partido de Pere Aragonès y Oriol Junqueras ha perdido claramente la condición de favorito. Fuentes de este partido aseguran que empiezan a resignarse a una victoria del PSC. La estrategia de ERC es intentar confrontar solo con el PSC, evitando hacerlo con JxCAT, aunque se haya producido un encontronazo puntual por la situación judicial de Laura Borràs.

Los partidos consultados aseguran que Illa ha conseguido mínimamente cambiar el eje de discusión de la campaña electoral. El exministro de Sanidad pretendía que el eje dejara de ser el territorial, es decir, el del independentismo, para derivarlo al de la gestión y la pandemia, pero lo ha conseguido escasamente. Al menos en los debates en los medios, porque el PSC asegura que ese mensaje sí ha calado entre los electores y es precisamente el hecho de que Illa hable de otros asuntos lo que fortalece sus opciones de ganar.

Foto: Illa durante un acto de campaña para el 14-F. (Reuters)

De hecho, una de las grandes incógnitas de las elecciones es cómo se canaliza el malestar o enfado de los ciudadanos por la pandemia o de sectores que sufren las restricciones, como la hostelería o el comercio. Admiten varios partidos que lo que finalmente distorsiona el debate y lleva el foco al soberanismo independentista es la situación de los presos, que terminan marcando casi toda la agenda política catalana.

En la zona baja de las previsiones, arranca la segunda y última semana de campaña con la idea consolidada de que Vox puede superar al PP y que el partido de Pablo Casado puede ser el séptimo grupo del Parlament, lo que sería un fracaso notable del líder de la oposición. El PP tiene difícil arañar más votos a Ciudadanos. PSC y Vox no paran de hacerse con electores del partido de Inés Arrimadas. Si se confirmara el pésimo resultado del PP, sería un serio varapalo para Casado, volcado en la campaña electoral.

Por un periodismo responsable

El Confidencial nació hace 20 años con el objetivo de defender el derecho de los ciudadanos a la verdad. Hoy, ese principio es más necesario que nunca. ¡Conócenos!

La primera parte de la campaña electoral de las elecciones catalanas del 14 de febrero concluye con la consolidación del PSC de Salvador Illa como favorito, pero con una especie de triple empate técnico con JxCAT y con ERC que deja el resultado en el aire. El margen, según las encuestas publicadas y la impresión de los principales partidos, es tan estrecho que el resultado final dependerá de factores como la movilización y cómo se decante el voto útil.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Salvador Illa Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Elecciones Cataluña 2021 Pandemia Cataluña Campañas electorales
El redactor recomienda