Cs condiciona ahora los PGE a la ley Celaá, aunque seguirá en la mesa de negociación
  1. España
INSISTE: QUE SÁNCHEZ ELIJA ENTRE CS Y ERC

Cs condiciona ahora los PGE a la ley Celaá, aunque seguirá en la mesa de negociación

Arrimadas asegura que Sánchez "tiene que elegir" y pide al Gobierno "que rectifique" de inmediato y retire la enmienda que margina el castellano para contar con su apoyo

placeholder Foto: La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (Pedro Ruiz)
La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (Pedro Ruiz)

“Hasta el último momento Sánchez puede elegir entre ayudar a los españoles o ayudar a ERC a ganar las elecciones en Cataluña”. Inés Arrimadas sube el tono con el Gobierno, en plenas negociaciones presupuestarias, y deja claro que la vía de los republicanos catalanes y la de Ciudadanos son incompatibles. Si la semana pasada el partido naranja no introdujo en la ecuación de negociación la enmienda de la ley Celaá que suprimía el castellano como lengua vehicular en la enseñanza, ahora redobla el pulso y gira en su estrategia: el Gobierno “debe rectificar y retirar esa enmienda si quiere contar con nuestro apoyo”, zanjó la presidenta del partido naranja.

El partido de Arrimadas advirtió la semana pasada que acudiría al Tribunal Constitucional con la nueva ley educativa, pero fuentes del partido insistían en que “no caerían en la trampa” de Podemos y los independentistas, que buscan la marcha de Cs de la negociación. “Aguantaremos hasta el final”, decían en el entorno de la presidenta naranja. Ahora, el partido ha cambiado el paso. Y ha sido precisamente la líder la que compareció tras la reunión del comité ejecutivo permanente de este martes para explicarlo. “El Gobierno tiene que decantarse por la vía moderada y si es así no puede ceder con esa contrapartida que ha pedido ERC”, dijo Arrimadas, sin titubeos.

Es decir, ahora la formación insiste en que el Gobierno debe retirar la enmienda que margina el castellano en las aulas si quiere contar con el voto afirmativo de sus diez diputados en los Presupuestos de 2021. “Tendemos la mano para ayudar a las familias, pymes y autónomos”, volvió a decir Arrimadas recordando el plan de ayudas a fondo perdido para pequeños empresarios que su formación propuso la semana pasada, además de otro paquete de medidas sobre conciliación que añadió este martes a la negociación: que los padres tengan una baja laboral remunerada en casos de que sus hijos deban guardar cuarentena.

Además, Arrimadas introdujo una nueva exigencia que ataca a la línea de flotación de ERC. Pidió, además de retirar la enmienda de la ley educativa pactada con los independentistas, que el Gobierno “se comprometa por escrito” que “no habrá un referéndum de secesión en Cataluña”. Así lo anunció la presidenta de Ciudadanos, haciendo hincapié en que es una exigencia que ya pusieron en marcha en otras comunidades autónomas “donde el PSOE no ha tenido ningún problema”.

También lo firmó Sánchez en el pacto del abrazo de 2016 entre PSOE y Ciudadanos, e incluso es la misma condición que Sánchez le puso a Podemos hace un año para formar Gobierno: que se escenificara un rechazo total a un referéndum de independencia.

Si algo repitió en esta ocasión Arrimadas fue en que Sánchez “tendrá que elegir” entre las dos vías. “Ha llegado la hora. Tiene que decidir entre la vía del separatismo, la de quitar el castellano en las aulas, contentar a los independentistas y ayudar a Junqueras a salir antes de prisión, o la de Ciudadanos para ayudar a todos los españoles”, resumía la líder de Ciudadanos en su rueda de prensa. “Si los elige a ellos, toda España verá que había una alternativa y Sánchez no la quiso. No es un problema de que no tenga otra opción. Es lo que quiera elegir”.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Inés Arrimadas Leyes Ciudadanos Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Presupuestos Generales del Estado