Sánchez pide aplicar la doctrina de la ONU sobre la descolonización de Gibraltrar
  1. España
DISCURSO EN LA ASAMBLEA GENERAL DE LA ONU

Sánchez pide aplicar la doctrina de la ONU sobre la descolonización de Gibraltrar

El presidente del Gobierno subrayó en su intervención ante la asamblea general de la ONU que tiene especial interés en el estatus de Gibraltar "tras la salida del Reino Unido de la UE"

Foto: Sánchez pide aplicar la doctrina de la ONU sobre la descolonización de Gibraltrar
Sánchez pide aplicar la doctrina de la ONU sobre la descolonización de Gibraltrar

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha aprovechado su intervención ante la Asamblea General de Naciones Unidas para reclamar el cumplimiento de la doctrina de Naciones Unidas sobre Gibraltar, "con la que España se alinea plenamente". La doctrina sobre la descolonización del Peñón cuenta con varias resoluciones entre las que se defiende el derecho a la “integridad territorial” de España. En esta línea, Sánchez subrayó que tiene especial interés en el estatus de Gibraltar "tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea", así como por trabajar en el desarrollo de un "área de prosperidad social y económica que abarque todo el espacio de Gibraltar y el Campo de Gibraltar".

El mandatario español se pronunció también sobre el conflicto del Sáhara Occidental, para el que reclamó una "solución política justa, duradera y mutuamente aceptable", sin mencionar a Marruecos, "como establecen las resoluciones del Consejo de Seguridad y en el marco de disposiciones conformes a los principios, a los propósitos de la Carta de Naciones Unidas".

El grueso de su discurso, sin embargo, se centró en realizar un negativo diagnóstico sobre el actual modelo desarrollista, sin eludir las que considera sus causas y consecuencias, para rematar reclamando, desde la defensa de un multilateralismo "refundado", una transición hacia un modelo más justo e igualitario. "Hay que entender que muchas de las ideas que han condicionado el orden social, el desarrollo económico de los últimos años, yo diría que de las durante las últimas décadas, han dejado de ser viables", ha asegurado en su discurso pronunciado esta tarde por videoconferencia, para concluir que "no podemos seguir aspirando a un crecimiento desbocado e irreal" ni tampoco "construir un mundo basado en la destrucción de las garantías de servicios públicos o del medio en el que vivimos". Un discurso en línea con el de la ONU o la OCDE, que ya ha utilizado el lema de la "refundación del multilateralismo" y alertado sobre los efectos negativos de la actual globalización.

Autoetiquetándose como representante de "un Gobierno de orientación progresista", Sánchez ha alertado sobre el desafío de la emergencia climática, la nueva revolución industrial que acarrea la digitalización, las desigualdades sociales y las discriminaciones de género o culturales. Cuatro desafíos que también forman parte de la hoja de ruta de su programa de Gobierno para la reconstrucción tras la pandemia.

Desafíos que, en su opinión, se han acrecentado con la pandemia mundial del coronavirus -"frente al virus sí cuenta la pobreza". "La pandemia ha agravado las dificultades y las desigualdades. La pandemia ha ensanchado la brecha de la injusticia y la vulnerabilidad. La pandemia, además de ensanchar brechas, ha detenido súbitamente y bruscamente el progreso. Ha detenido la esperanza de millones y millones de ciudadanos", ha enfatizado. Sin embargo, a su freno tampoco habrían contribuido los nuevos liderazgos políticos que apuestan por una vuelta al unilateralismo y el proteccionismo.

"Sabemos bien a qué conduce el repliegue nacionalista y el proteccionismo: a la desigualdad, al aumento de las tensiones y, en última instancia, al enfrentamiento", ha argumentado para poner en cuestión que se reduzcan recursos a la OMS, -EEUU anunció en agosto su intención de abandonar esta organización- o se reviertan "las reglas del comercio internacional", en plena guerra comercial entre EEUU y China.

"Contemplamos el retorno de nacionalismos excluyentes, que pensábamos acabados, la xenofobia, de fantasías autárquicas, de autoritarismos impúdicos", ha seguido alertando, para añadir que "asistimos al auge de liderazgos basados en la demagogia, en la mentira, en el fomento del odio, la confrontación". Frente a ello, el presidente del Gobierno se ha limitado a un genérico reclamo de "dar al mundo el nuevo horizonte de crecimiento y de progreso".

Más concretamente, y en línea con los desafíos señalados, el presidente del Gobierno ha puesto énfasis en la necesidad de "salvar el planeta"; "acompasar la digitalización de la economía en todo el mundo"; "extirpar y erradicar la pobreza, reducir las desigualdades sociales opresivas; "acabar también con la desigualdad entre hombres y mujeres y con cualquier otro tipo de desigualdad, de discriminación por razón de creencia, tendencia sexual o identidad de género".

En el capítulo de soluciones, y en línea con el lema de la "refundación del multilateralismo", Sánchez ha enumerado la necesidad de "reforzar el sistema de salud global; revisar los compromisos climáticos; reforzar el sistema multilateral para el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales; defender más que nunca la democracia y los derechos humanos y apostar por el multilateralismo financiero. Respecto a este último punto ha llamado la atención sobre el rol de las instituciones financieras internacionales para contribuir a la "superación de esta crisis mundial, contribuyendo al desarrollo de una tecnología verde, digital, con especial énfasis en el sector sanitario, educativo, también el de las comunicaciones".

Conflicto de Gibraltar Brexit Gibraltar ONU Pedro Sánchez Digitalización Desarrollo económico
El redactor recomienda