PODEMOS PIDE "TOMAR NOTA" PARA LOS PGE

El Gobierno minimiza su gran derrota entre críticas a Hacienda y la falta de negociación

De cara a la negociación sobre los Presupuestos explican que tienen encarriladas las opciones de ERC y de Cs, ya que ambos mantienen su notorio interés por entrar en el acuerdo

Foto: La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, durante el pleno del Congreso celebrado este jueves. (EFE)
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, durante el pleno del Congreso celebrado este jueves. (EFE)

El Gobierno intenta minimizar la derrota parlamentaria que ha sufrido esta mañana en el Congreso al no ser capaz de convalidar el decreto sobre los remanentes de los ayuntamientos. El Ejecutivo explica que la falta de acuerdo con el resto de grupos no afectará en absoluto a las negociaciones de los Presupuestos. Incluso, aseguran que les puede servir para corregir errores en esas conversaciones. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha negado durante su valoración ante los medios sobre el resultado de la votación que no cree que "afecte a otras tramitaciones que se puedan hacer en el Congreso como el debate de Presupuestos". Sí ha reconocido que se trata "de un toque de atención del que tenemos que aprender todos" y por el que se ha mostrado dispuesta a "tomar nota y aprender" de cara a futuras negociaciones.

De hecho insisten en que han salvado el voto en bloque del grupo de Unidas Podemos y, además, de cara a la negociación sobre los Presupuestos explican que tienen encarriladas las opciones de ERC y de Ciudadanos, ya que ambos mantienen su notorio interés por entrar en el acuerdo. Otra cosa será hacer compatibles ambas opciones.

Eso no impide que fuentes del Grupo Socialista cuestionen la forma en la que se ha gestionado el decreto. Fue pactado con alcaldes socialistas de la FEMP, y ni siquiera todos los del PSOE eran favorables, pero sin tener cuenta que necesitan mayoría en el Congreso y, por tanto, acuerdos con otros partidos. Incluso, hubo foto de Pedro Sánchez con el presidente de la FEMP, Abel Caballero, pero Hacienda minimizó la capacidad de movilización de los alcaldes del resto de partidos. Asimismo reconocen que el texto del decreto debería haber sido negociado antes de que se aprobase en el Consejo de Ministros para asegurar su convalidación. Con todo, añaden que durante las negociaciones, algunos grupos pusieron sobre la mesa propuestas ajenas al decreto sometido a debate, y cuyo rechazo a la convalidación asocian a que no fuesen atendidas por desviarse de este objeto.

Fuentes de Ciudadanos explican también que el rechazo al decreto sobre los ayuntamientos no tiene nada que ver con los Presupuestos. Explican, de hecho, que en los últimos ha quedado claro que habrá Presupuestos, sea con el partido de Inés Arrimadas o con ERC, pero con seguridad los habrá. Según Ciudadanos, su giro para aceptar las conversaciones con el Gobierno para los Presupuestos ha servido para poner de manifiesto que Sánchez tenía la opción de sacarlos adelante con los partidos independentistas y ahora el presidente debe optar.

Fuentes del grupo parlamentario de Unidas Podemos, que negociaron tanto con Hacienda para acordar modificaciones como con otros grupos para atraer su apoyo, esperan que esta derrota sirva, al menos, "para tomar nota" de cara a la negociación Presupuestaria y elegir socios. Su posición siempre ha sido que se debe priorizar el bloque de la investidura a otras fuerzas moderadas como Ciudadanos. Con todo, trasladan que la negociación de los Presupuestos presentará todavía "más dificultades" que la relativa a este decreto, pero son optimistas respecto a que salgan adelante las Cuentas.

Desde Unidas Podemos esperan que esta derrota sirva, al menos, "para tomar nota" de cara a la negociación Presupuestaria y elegir socios

Socialistas y morados coinciden en el fondo, la necesidad de sumar para sacar adelante los Presupuestos y asegurar la estabilidad de la legislatura, pero difieren en las formas que no dejan de ser también estratégicas. Para el PSOE ofrecería una mayor estabilidad Ciudadanos, mientras que para Unidas Podemos la garantizaría el bloque de la investidura con ERC a la cabeza, "la única mayoría para construir una alternativa progresista". El PNV sería pieza clave para articular una u otra mayoría y en estas negociaciones han lanzado otro aviso: "Las conversaciones mantenidas con el Gobierno no han sido suficientes para superar las diferencias preexistentes", explicaban desde el grupo nacionalista vasco para justificar su rechazo al decreto de remanentes en la votación del Congreso.

Toque de atención de los minoritarios

El fracaso a la hora de convalidar este decreto apoyado solo por los grupos que sostienen al Gobierno vuelve a encarecer el precio de los pactos, que se habían devaluado gracias a que Sánchez había abierto el abanico para sacar adelante las Cuentas. Tanto el grupo de diez diputados liderado por Inés Arrimadas como los republicanos catalanes se han mostrado dispuestos a negociar sin querer establecer líneas rojas. Eso sí, insistiendo ambos en su incompatibilidad. Una cuadratura del círculo que hace tan solo ocho meses hubiese impedido la conformación del bloque de investidura, comenzando incluso por la entrada de Unidas Podemos en el Gobierno.

Ahora, hasta las formaciones minoritarias que apoyaron la investidura votarán en contra de este decreto. "El gobierno no tiene mayoría y debe acostumbrarse a sentarse a negociar y no dejar los deberes para el último día. Las comunidades autónomas han recibido dinero sin contrapartidas, no tiene sentido que se obligue a los Ayuntamientos a entregar los remanentes a recibir fondos. Hay que ponerse a negociar cuanto antes un nuevo fondo y comprometerse con la derogación de la Ley Montoro y el 135", explicaban fuentes de la formación liderada por Íñigo Errejón. "Se aprende más de las derrotas que de las victorias", subrayó el diputado de Compromís Joan Baldoví, al tiempo que exhortó al Gobierno a aprender a negociar mejor.

Socialistas y morados están acelerando la elaboración del borrador presupuestario para negociar sobre el papel con el resto de formaciones políticas. Su calendario idóneo sería amarrar los apoyos necesarios para que en torno a la tercera semana de septiembre se pudiesen votar los objetivos de déficit y unos días después llevar al Congreso el proyecto de Presupuestos, entre finales de septiembre y principios de octubre, habida cuenta de que a mediados del próximo mes se llevarán a Bruselas.

Desde febrero de 1979, solo se han dejado de convalidar tres decretos en el Congreso: el de la reforma de la estiba bajo el mandato de Mariano Rajoy en marzo de 2017 y el de alquileres en enero de 2019, ya con Pedro Sánchez, además de un tercero sobre labores del tabaco en 2006 durante la época de Zapatero aunque en este caso por un error en las votaciones.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios