UP intenta al menos salvar los 24.000M del rescate en la fusión Caixa-Bankia
  1. España
EVITANDO LA VENTA DE ACCIONES

UP intenta al menos salvar los 24.000M del rescate en la fusión Caixa-Bankia

Para ello defienden que la mejor manera es mantener la participación del Estado en el nuevo grupo que saldría de la fusión

Foto: UP intenta al menos salvar los 24.000M del rescate en la fusión Caixa-Bankia
UP intenta al menos salvar los 24.000M del rescate en la fusión Caixa-Bankia

La máxima de Unidas Podemos ante una fusión entre Bankia y CaixaBank, que consideran negativa, pasa por salvaguardar los 21.000 millones de euros del rescate que el Estado todavía no ha recuperado (sí se hizo con en torno a 3.000 millones). El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria estudiará la recuperación de ayudas en la fusión, aunque en privado fuentes económicas del partido morado reconocen que no son demasiado optimistas con su papel en esta operación. En Unidas Podemos desconocían que se estuviese estudiando la fusión y una de las principales reclamaciones que han lanzado es que el Estado no abandone su participación en el capital, reprivatizando la entidad. El FROB posee un 61,8% del capital de Bankia y, de consumarse la fusión, el Estado tendría en torno a un 14% del nuevo grupo.

"El Estado invirtió 24.000 millones en sanear Bankia y por tanto debe proteger a los contribuyentes, que rescataron con sus impuestos la entidad", exhortaba el responsable económico de Podemos y secretario de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, quien precisamente está negociando en estos momentos el borrador de Presupuestos con la ministra de Hacienda María Jesús Montero. Las ayudas públicas, añadía en esta línea, "deben servir para atender necesidades económicas generales, y no para mejorar la rentabilidad de otras entidades".

Una vez consumada la renuncia a la reivindicación histórica de una banca pública en el programa de Gobierno como condición para alcanzar un acuerdo de coalición con el PSOE, y para cuyo embrión se apuntaba a Bankia, los morados ponen ahora el foco en tratar de recuperar el dinero del rescate. Para ello, defienden que la mejor manera es mantener la participación del Estado en el nuevo grupo que saldría de la fusión.

Los 60.000 M se pueden recuperar en una década mediante la implementación de un impuesto a las transacciones financieras

Esto es, evitar que se vaya diluyendo la participación del Estado e ir vendiendo más adelante, con la subida del precio de las acciones. El rescate de Bankia en 2012 implicó la inyección de unos 24.000 millones de euros en ayudas públicas, de las que el Estado solo ha recuperado hasta la fecha una mínima parte tras la enajenación de dos paquetes accionariales y vía dividendos, calculándose que todavía quedan unos 21.000 por recuperar. Con todo, la propuesta electoral de "impedir la inminente privatización de Bankia" tampoco se logró incluir en el programa de Gobierno.

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, abundaba este viernes en la necesidad "recuperar" el dinero del rescate de Bankia, asegurando que "la mejor manera es manteniendo la participación pública". Nacho Álvarez, por su parte, argumentaba que "el Estado invirtió 24.000 millones en sanear Bankia y por tanto debe proteger a los contribuyentes, que rescataron con sus impuestos la entidad". Las ayudas públicas, subrayaba, "deben servir para atender necesidades económicas generales, y no para mejorar la rentabilidad de otras entidades".

En su programa electoral, se defendían también otras fórmulas para recuperar los 60.000 millones de euros de todo el rescate bancario a las cajas y los bancos españoles que el Banco de España dio por perdidos en 2017. Este dinero, se apuntaba, "se puede recuperar en una década mediante la implementación de un impuesto a las transacciones financieras, una reforma del impuesto sobre sociedades respecto a la tributación de las grandes corporaciones y un impuesto específico a la banca".

Foto: La fusión Caixa-Bankia abre otra brecha en la coalición: UP se opone y ni fue avisado

Esta reforma fiscal está siendo uno de los puntos nucleares en las negociaciones entre PSOE y Unidas Podemos para el borrador de Presupuestos con el que recabarán el apoyo de otros grupos. Es también el que más fricciones está generando y tanto el impuesto a la banca como la subida del impuesto de sociedades están ya prácticamente descartados.

La propia titular de Hacienda ya enfrió el alcance de la reforma fiscal tras el Consejo de Ministros del pasado martes, a pesar de que es uno de los puntos recogidos en el acuerdo de coalición y cuyo "espíritu" pretende recoger el borrador. "Se tendrá que modular y adaptar al actual momento del ciclo político", explicó respecto a la reforma fiscal, para añadir que "no podemos ser ciegos a la situación económica que atraviesa nuestro país". Desde Unidas Podemos, no renuncian a una reforma fiscal ambiciosa dirigida a las rentas más altas y a los beneficios de las grandes empresas, aunque reconocen que el actual contexto complica sus pretensiones.

Desde el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital se ha asegurado que "el equipo del FROB está permanentemente analizando las condiciones de mercado con el fin de proteger el interés público de la participación en Bankia". Asimismo, se ha señalado que la prioridad del Gobierno con la entidad nacionalizada pasa por "proteger el interés general de los ciudadanos españoles, maximizar el valor de la participación pública y reforzar la estabilidad financiera del país". Una estabilidad en el sector a la que, según Unidas Podemos, no ayudaría la fusión. "De la última crisis salimos con una importante concentración bancaria", por lo que según ha sostenido el responsable económico de esta formación, "seguir profundizando la oligopolización del sector financiero no es una buena noticia para la competencia del mercado, ni para la propia estabilidad del sector financiero".

Rescate FROB