Abu Dabi, un lugar que entronca con el pasado del Rey emérito
  1. España
hace oficial su traslado a Emiratos Árabes

Abu Dabi, un lugar que entronca con el pasado del Rey emérito

Don Juan Carlos efectuó estos años numerosas visitas privadas a la capital de los Emiratos para asistir a eventos deportivos. En 2011 le acompañó Corinna Larsen y en 2018, la infanta Cristina

Foto: Abu Dabi, un lugar que entronca con el pasado del Rey emérito
Abu Dabi, un lugar que entronca con el pasado del Rey emérito

La elección de Abu Dabi por el rey Juan Carlos para pasar los primeros días de su estancia fuera de España —confirmada este lunes por un comunicado de la Casa Real— pone, una vez más, de relieve los estrechos lazos del Rey emérito con las monarquías del Golfo tejidos a lo largo de sus 39 años de reinado y ahondados desde que abdicó en 2014.

Lejos de elegir un destino que rompa con un pasado presuntamente repleto de negocios y regalos entregados por los monarcas del Golfo, don Juan Carlos ha preferido refugiarse en uno de esos países que ha visitado con frecuencia y donde es agasajado a lo grande. Sabe además que el carácter autoritario de su régimen le pondrá a resguardo de las miradas indiscretas, empezando por las de los periodistas.

Bernardino León, que fue jefe de gabinete del presidente José Luis Rodríguez Zapatero y ahora dirige la Escuela Diplomática en Abu Dabi, expresó a principios de mes en RNE sus dudas de que el Rey emérito permaneciese mucho tiempo en los Emiratos a causa de las “altas temperaturas” del verano, que superan con frecuencia los 40 grados. Pese al calor, Abu Dabi es, junto con Dubái, la más cosmopolita, lujosa y la que más posibilidades de ocio ofrece entre las grandes ciudades del Golfo.

Hacía algo menos de dos años que don Juan Carlos no volvía a Abu Dabi, la capital de los Emiratos Árabes Unidos, una federación compuesta por siete monarquías árabes. A finales de noviembre de 2018, el Rey emérito estuvo allí, en compañía de su hija la infanta Cristina, para asistir al Gran Premio de Fórmula 1. Se alojó en una suite del hotel Emirates Palace, uno de los más lujosos del mundo, donde, según el diario 'ABC', se hospeda ahora de nuevo.

Foto: Así es la jaula de oro en la que se refugia el rey emérito Juan Carlos en Abu Dabi

Mohamed bin Zayed, de 59 años, el príncipe heredero de Abu Dabi y hombre fuerte de los Emiratos, extendió hace años una invitación permanente a don Juan Carlos para asistir a las carreras automovilísticas que tanto le apasionan. Desde que abdicó hace seis años, don Juan Carlos hizo tres viajes privados a Emiratos, otros tantos a Arabia Saudí y seis a Baréin, según las agencias de prensa oficiales de estos tres países.

Durante su estancia de hace dos años en Abu Dabi, don Juan Carlos, mal asesorado o quizás algo inocente, cayó en una trampa que dañaría su imagen. Se dejó fotografiar saludando sonriente a Mohamed bin Salman, el príncipe heredero de Arabia Saudí, al que numerosas ONG y hasta la propia CIA estadounidense consideraban el instigador del descuartizamiento, un mes antes en Estambul, del disidente saudí Jamal Khashoggi. El Rey emérito fue la primera personalidad occidental que le estrechó la mano y contribuyó así a banquearle. Esa instantánea, tomada por la agencia de prensa saudí (SPS), dio la vuelta al mundo.

Foto: Una foto tomada en el peor momento para la monarquía española

Juan Carlos I se desplazó también en años anteriores hasta el circuito de Yas Marina, de Abu Dabi, con otros acompañantes. En 2011, cuando aún era jefe de Estado, fue su amiga íntima, Corinna Larsen, la que estuvo a su lado, según reveló El Confidencial. Durante su estancia, fue agasajada como consorte del monarca español e invitada, por ejemplo, a un almuerzo ofrecido en el palacio Al-Bahar por la jequesa Fatima bint Mubarak para las esposas de los dignatarios.

El año anterior, en 2010, el acompañante de don Juan Carlos fue un varón: el rey de Baréin, Hamad bin Isa Al Khalifa, que comparte la misma pasión que el emérito por las carreras automovilísticas. Juntos, desde lo alto de la Sun Tower de Abu Dabi, que domina el circuito de Yas Marina, siguieron la competición junto con su anfitrión, Mohamed bin Zayed.

En sus conversaciones grabadas por José Manuel Villajero, el comisario encarcelado, Corinna Larsen dejó caer que Juan Carlos I recibió dinero de casi todas las monarquías del Golfo, incluidos los Emiratos. De los testimonios de los dos supuestos testaferros del Rey emérito ante el fiscal de Ginebra Yves Bertossa queda claro que los reyes de Arabia Saudí, Abdalá bin Abdul Aziz, y de Baréin le hicieron regalos pecuniarios, pero no así los jeques de los Emiratos.

Los dos Ferrari que el jeque de Dubái regaló en 2011 a don Juan Carlos. (EFE)
Los dos Ferrari que el jeque de Dubái regaló en 2011 a don Juan Carlos. (EFE)

Cuando estuvo en Abu Dabi con Corinna, en 2011, Mohamed bin Rashid al Maktoum, el emir de Dubái, otro emirato integrado en la federación, sí le obsequió con dos automóviles de marca Ferrari valorados en algo más de 700.000 euros. Don Juan Carlos solo se tomó la molestia de matricular uno de ellos para conducirlo. Acabó entregando en 2015 los dos vehículos a Patrimonio Nacional, que los subastó en 2017 por 443.842 euros.

El emir Al Makroum, que ostenta también el cargo de primer ministro de los Emiratos, ha saltado a la palestra estos últimos tiempos por el secuestro en 2018 de su hija, la princesa Latifa, en aguas de la India, adonde llegó en un barco huyendo de su país. El año pasado fue la princesa Haya, una de las esposas del emir de Dubái, la que es escapó a Londres con sus dos hijos.

Rey Don Juan Carlos Abu Dhabi
El redactor recomienda