sanidad destaca la detección temprana

España se defiende ante Europa esgrimiendo una menor letalidad que UK, Francia e Italia

Moncloa huye de la incidencia, que considera inflada por Aragón y Cataluña, y se agarra a la letalidad, un indicador de difícil comparación y en el que salimos peor que Alemania, Grecia...

Foto: Un graffiti con la imagen del director del centro de Coordinación de Alertas y Emergéncias Sanitarias, Fernando Simón. (EFE)
Un graffiti con la imagen del director del centro de Coordinación de Alertas y Emergéncias Sanitarias, Fernando Simón. (EFE)

¿Está España mejor o peor que sus vecinos europeos? Esa es la pregunta clave ahora mismo, pues de ella dependen decisiones tan importantes como el establecimiento de cuarentenas o la recomendación de no viajar, vitales para varias comunidades autónomas que tienen en el turismo la base de su economía. La respuesta no es tan sencilla como parece. La postura del Gobierno es obviar la incidencia acumulada (en los últimos 14 o 7 días), utilizada a nivel europeo y en la que España sale mal parada, y centrarse en defender su estrategia de detección temprana. Pero eso tiene un problema: ni siquiera Sanidad tiene certezas de cómo lo está haciendo el resto de países, por lo que la comparación es imposible. Tampoco la letalidad, utilizada por Fernando Simón este lunes, es del todo comparable.

Según los últimos datos publicados por el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), España tiene la tercera peor incidencia de Europa, solo por detrás de Luxemburgo y Rumanía: 47,2 casos por 100.00 habitantes en los últimos 14 días. La cifra publicada por el Ministerio de Sanidad este martes es más alta: 49,22.

El Gobierno se defiende utilizando otras estadísticas. Como la que dice que casi el 65% de los casos son de Cataluña y Aragón y que el resto del país está en una buena situación, que las muertes semanales están en seis o siete, que la presión hospitalaria es muy baja o que el 60% de los positivos son asintomáticos. "Lo cual pone de manifiesto el trabajo de cribado y detección de las comunidades autónomas", dijo este martes el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

"Nosotros estamos haciendo un esfuerzo de notificación y de detección muy importante, lo cual hace complicado hacer comparaciones con otros países", había dicho un día antes Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. "Pero sí que es cierto que hasta que no sepamos el esfuerzo de detección que están haciendo otros países no podemos realmente compararlo".

Simón sí señaló una cifra válida para comparar países. "La única variable de comparación que tenemos actualmente es la letalidad, en la que nuestro país está algo por debajo de algunos países europeos, algo por encima de otros. Lo cual quiere decir una de dos. O que estamos detectando más casos o en otros países fallecen más. O que en otros países fallecen menos o detectan más".

España se defiende ante Europa esgrimiendo una menor letalidad que UK, Francia e Italia

Lo que dijo el director del CCAES es cierto: España está mejor que unos países y peor que otros. La letalidad es el cociente entre el número de casos y el número muertes. Suele expresarse con un porcentaje (muertes por cada 100 casos) y varía bastante entre los países. A nivel global está en un 3,98%, según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En España es mucho más alta: un 10,13% si se utilizan las últimas cifras dadas por Sanidad. Un 10,2% según las cifras de casos que maneja el ECDC, que son las elegidas para los mapas que acompañan a este texto.

A 27 de julio, Reino Unido, Bélgica, Italia, Francia, Hungría y los Países Bajos estaban por encima. Suecia, Alemania, Grecia, Irlanda, Suiza, Portugal, Dinamarca o Finlandia estaban por debajo.

Pero las cifras de letalidad tampoco son comparables. No solo por lo que apunta Simón, también porque la forma de contabilizar las muertes no es la misma en todos los países. El dato de Bélgica incluye a sospechosos de tener la enfermedad, por ejemplo. El de España (28.436 hasta este lunes), solo los fallecidos con PCR positiva. "Esto está en desacuerdo con el criterio de la OMS", dice Joan Caylà, epidemiólogo y presidente de la Unidad de Investigación de Tuberculosis de Barcelona. "La OMS dice que hay que contabilizar a los que mueran y tengan la PCR positiva y a los que tengan la clínica y no hayan tenido acceso al análisis", añade el miembro de la Sociedad Española de Epidemiología y exjefe del servicio de epidemiología de la Agencia de Salud Pública de Barcelona.

España sí tiene los datos disponibles para calcular de manera más precisa la letalidad: el estudio de seroprevalencia. Si se asume que se ha contagiado el 5% de la población, la letalidad en España sería del 1,2% con las últimas cifras de fallecidos. "Si asumimos que ha habido 40.000 muertes, nos sale una letalidad aproximada del 1,7%. Eso sería una letalidad calculada en base a los infectados reales. También es difícil de precisar el número de muertes, aunque creo que estamos más cerca de 50.000 que de 28.000. Ese 1,7% sería la cifra de letalidad más precisa de acuerdo a los datos disponibles", explica Caylà. Y acorde a otros estudios, como el de Islandia, donde ese porcentaje era inferior al 1%.

Pero no todos los países tienen estudios de seroprevalencia a escala nacional, por lo que la comparación vuelve a ser muy difícil y tiene que realizarse con los datos de casos y fallecimientos. "En epidemiología siempre depende de con qué compares. Si nos comparamos con Alemania, lo tenemos peor. Si nos comparamos con Brasil, seguro que lo tendremos mejor", dice Caylà. El Gobierno defiende sus cifras para intentar salvar la campaña turística, pero siempre habrá estadísticas en las que España salga mal parada.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios