MARCA DISTANCIAS CON PEDRO SÁNCHEZ

Iglesias se niega a disociar a Felipe VI del Rey emérito: "La monarquía es hereditaria"

El líder de Unidas Podemos contradice la posición de sus socios de Gobierno argumentando que "resulta complicado también ignorar que la monarquía es una institución hereditaria"

Foto: El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros en el Palacio de la Moncloa este martes. (EFE)
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros en el Palacio de la Moncloa este martes. (EFE)

"Hay cosas que difícilmente se pueden disociar: resulta complicado desvincular los presuntos delitos cometidos por Juan Carlos I de su condición de rey, que ostentó durante 40 años; y resulta complicado también ignorar que la monarquía es una institución hereditaria en la que la legitimidad descansa precisamente en la filiación". El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha roto su silencio de los últimos días -y de la mayoría de dirigentes morados- sobre las últimas informaciones relativas a las actividades del rey emérito para marcar distancias con la estrategia trazada por el Gobierno, consistente en disociar a Felipe VI de su padre para proteger la institución monárquica.

A través de una reflexión difundida en redes sociales, el líder de Unidas Podemos contradice la posición de sus socios de Gobierno mostrando su rechazo a que "un Gobierno democrático pueda ser ajeno a los debates que preocupan a su pueblo, un pueblo que ya no está dispuesto a tolerar ni ciertos privilegios, ni la corrupción ni la impunidad". Todo ello mientras Zarzuela y Moncloa estudian salidas para el rey emérito y poner a salvo a Felipe VI, colocando un cortafuegos que proteja la institución. Todo apunta a que esta discrepancia pública ha sido pactada previamente, como siempre ha ocurrido hasta ahora, habida cuenta de que para cerrar la coalición de Gobierno se exigió lealtad a la línea que marcase el presidente en asuntos considerados de Estado como la monarquía o Cataluña.

Con esta posición pública, Iglesias es el primer miembro del Gobierno que se desentiende de la línea marcada por el presidente, que aunque califica de "valiente" deja entrever que es insuficiente, al menos, de cara a la opinión pública. Con todo, arranca su mensaje reconociendo que "en las últimas horas, el Presidente Sánchez ha manifestado una posición respecto a los escándalos que afectan a la monarquía española que supone unJuan Carlos Ia novedad muy importante respecto a la posición que tradicionalmente han adoptado los líderes del PSOE y los presidentes del Gobierno de España sobre la Corona y que creo que hay que poner en valor por su valentía y su sentido de Estado".

El choque sobre esta cuestión trascendental en el sistema político español no se limita a lo discursivo, sino que se cenrta en la estrategia política a seguir

La responsabilidad de Estado, continúa, "no solo debe mirar al pasado sino también al futuro y el Presidente demuestra con su reflexión su compromiso con un futuro mejor para España". Para Iglesias es evidente que este giro se debe a que "crece en la sociedad española un debate sobre la utilidad de la monarquía". Un debate, relata, que "volvió a hacerse presente al inicio del Estado de alarma, con la voluntad de Felipe VI de alejarse de la figura de Juan Carlos I anunciando su renuncia a su herencia, y que ahora gana fuerza a raíz de las últimas informaciones sobre las maniobras de Juan Carlos I en Arabia Saudí y en Suiza". Una voluntad de alejamiento por parte del Jefe del Estado que califica de sensata.

Las diferentes posiciones entre los dos socios de Gobierno sobre una cuestión trascendental en el sistema político español no se limitan a lo discursivo, sino que se extienden respecto a la estrategia política a seguir. El presidente del Gobierno ha planteado estos días, en su afán por levantar un muro que blinde a Felipe VI, una reforma de la Constitución ya solo para limitar los aforamientos, sino para poner topes a la inviolabilidad del monarca. Una salida que Iglesias pone en cuestión porque "a nadie se le escapa que la actual correlación de fuerzas en la política española y los procedimientos que fija nuestro ordenamiento jurídico hacen que un debate de esta naturaleza difícilmente pueda traducirse en cambios a corto plazo en nuestro sistema político".

Para cerrar la coalición de Gobierno se exigió lealtad a la línea que marcase el presidente en asuntos considerados de Estado como la monarquía

Frente a esta reforma, que si bien conllevaría una reforma agravada de la Constitución mediante dos tercios del Congreso, con elecciones y referéndum mediante, Iglesias recalca que su partido trabajará para cambiar la ley. "Unidas Podemos está comprometido con la Ley aunque algunas leyes no nos gusten y trabajemos para cambiarlas democráticamente".

Desde la formación morada ya avanzaban anoche sus reticencias con la posición adoptada por Pedro Sánchez. Fuentes del partido aseguraban así que "los escándalos que están apareciendo acorralan a Juan Carlos I, pero ponen en cuestión a Felipe VI y también abren un debate sobre la utilidad de la monarquía". Utilizando el plural, estas mismas fuertes concluían que "lo que se está destapando es que se ha estado utilizando la Jefatura del Estado para intereses y negocios privados que han servido para que sus miembros se hicieran millonarios aprovechando su posición".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
52 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios